Publicidad
Vie Mayo 26 2017
21ºC
Actualizado 07:48 am

Desarme | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2009-12-10 05:00:00

Desarme

La disposición del alcalde bogotano y veinte gobernadores prohibiendo el porte de armas con salvoconducto, (porque la prohibición de portar armas desamparadas es permanente), tiene tanto de ancho como de largo. Todos los ciudadanos de bien estamos de acuerdo en abolir las armas en manos de particulares, precisamente porque si todos somos ciudadanos así, aquellas sobran y hasta estorban. Ideal fuera que tampoco se requirieran las oficiales, lo que traduciría que imperaría el reino de la verdadera paz. Sin embargo, nos parece que la medida tomada es una jugada politiquera y pantallera para obtener dividendos.
Desarme

Para juzgar las razones de su determinación, debemos preguntar: -¿cuántos asesinatos, asaltos, atracos y delitos afines se cometieron utilizando armas amparadas con salvoconducto?-¿Los que puedan haberse cometido así, no generan la pérdida ipso facto del salvoconducto, la incautación del arma y el quedar reseñado para nunca más poder obtenerlo?-¿Está el Estado en capacidad de garantizarle plenamente la debida protección a la vida, bienes y honra, de todos los ciudadanos en cualquier parte del territorio nacional?-¿No creen que hay más armas ilegales, que amparadas legalmente?

Es lógico que los antisociales tengan ahora mayor campo de acción, gocen de menor riesgo para cometer sus fechorías, se atrevan mucho más y el tráfico ilegal de armas se incremente, porque la prohibición afecta solo a quienes acatan la norma. Los antisociales no se afectan. En los retenes militares y de Policía ocurre lo mismo que en los de Tránsito: Sólo se requisa y se esculca a los vehículos en buen estado, mientras las chatarras y los vehículos que transitan como verdadero peligro social, pasan desapercibidos o cuando son revisados, opera la influencia, el soborno, o la conveniencia para continuar tan campantes.

Cuando se vive y trabaja en ambientes sin Justicia, donde pulula y gobierna la inseguridad porque la autoridad legítima es insuficiente, o incapaz, o medrosa, o permisiva y tolerante por conveniencia, desgraciadamente la comunidad exige con qué defenderse. ¡Ojo!: Los antisociales colaborarán, calmándose por ahora, para que esta norma se mantenga. Les conviene. ¿Solución? Necesitamos Justicia y autoridades suficientes, honestas, capaces y valerosas. ¡Qué quimera!

Escritor Ito

 

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad