Los malabares de Lula | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2009-12-12 05:00:00

Los malabares de Lula

Lula ha demostrado que su condición de ex dirigente sindical, acompañada de talento, ponderación y liberado de dogmatismos ideológicos, da un perfil válido para dirigir un país. El buen suceso de su gobierno abona el argumento.
Los malabares de Lula

En alguna intervención pública, al aludir a un nuevo orden mundial, abogó por una “globalización con ética que ponga a las personas en el centro de nuestras acciones. Las respuestas deben ser socialmente justas y combatir la pobreza”. Su discurso y su praxis guardaban perfecta coherencia, inspirado en valores colectivos, como corresponde a quien pregona el bien común.

Cuando se radicalizaron las voces estridentes de Chávez, guardó prudente distancia y cuidó que no se confundiera el acento social de su gobierno con el trasnochado socialismo del siglo XXI.

Lamentablemente, ese prestigio edificado sobre el equilibrio y la sabiduría, de repente se ha venido desvaneciendo por cuenta de sus últimas posiciones, que develaron la verdadera entraña de su alma y el talante de sus intencionalidades. Veamos:

Ofreció su embajada en Honduras, so pretexto de un derecho de asilo absolutamente falseado, porque el depuesto Presidente no estaba en el país, luego su libertad o su vida no se hallaban en peligro. Y lo que es peor aún, convertirla en una tribuna de agitación política, contrariando perentorias prohibiciones del derecho internacional. Todo para proteger a un aventajado discípulo de Chávez.

El mundo repudia los proyectos nucleares de Mahmoud Ahmadinejad, porque nadie cree en las intenciones pacifistas de un personaje con un pasado cargado de violencia: participó en la toma de los rehenes en la embajada de E.U en Irán, y en la guerra con Irak fue instructor de los vasiji, grupo de niños organizados por Jomeini para limpiar los campos minados, cuyos actos heroicos aseguraban su entrada al paraíso -. Y pese a ello, Lula justifica su incondicional respaldo con el insólito argumento de que es preciso confiar en su palabra.

Se entienden los estrechos lazos que unen a Ahmadinejad con Chávez, porque pertenecen a la misma estirpe: son hijos del fundamentalismo, pero resulta incomprensible que pese más la búsqueda de un espacio en el espectro mundial, con alianzas indeseables, que su identidad con la democracia.

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad