Publicidad
Dom Abr 23 2017
24ºC
Actualizado 09:08 am

Los mares también mueren | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2008-08-23 05:00:00

Los mares también mueren

Tuve ocasión de conocer el mar de Aral, en Rusia, ya mermado su nivel, aunque recibía el caudal de los ríos Amú Daria y Sir Daria. Con el mar Caspio mares interiores de la ex URSS, depósitos de agua salada, abundante pesca, industria que daba trabajo a 10.000 personas.
Los mares también mueren

Tenía navegación, y, según informaciones recientes los barcos quedaron anclados en amplias playas cubiertas de arena, semejando cementerio de cascos y quillas. La navegación murió por disminución de las aguas y los pescadores perdieron su labor; buscaron peces de otras orillas para sostener el combinado industrial, que, finalmente fue clausurado.

Hay la perspectiva de petróleo y gas, cuya etapa inicial realiza un consorcio de compañías rusas y chinas, con posibilidad baja. Desde 1960 las aguas saladas del Aral se alejaron. Veinte años después cesó la navegación; se fundó una asociación internacional para salvarlo que no dio resultado satisfactorio. Las gentes han emigrado, y para muchos su desplazamiento ha sido duro.

Algunos establecieron embalses para criar el pescado que constituía su economía y continúan expendiéndolo en las calles de Muinak, la ciudad principal. Hay quienes se preocupan por la escasez de recursos hídricos para trabajar gota a gota en cultivos de hortalizas cuyo éxito está por verse. La mayoría trabaja la siembra de algodón que fue introducido en Uzbekistán desde la época zarista, y es fuente principal de ingresos.

El Estado se esfuerza por fijar planes de cosechas ante la insuficiencia de recursos derivados de la fibra.

Es hecho básico que al retirarse las aguas de su antiguo litoral, quedaron 140 kilómetros secos convertidos en arenales. La esperanza de redención está en el petróleo y el gas. Son cinco las repúblicas, hoy independientes, que necesitan crear una acción concertada para defender su economía y crear fuentes sustitutas, que de no tener éxito las exploraciones de hidrocarburos, tendrían factores difíciles para sus economías.

Es desolador ver el fondo seco de lo que estuvo cubierto por aguas en donde la pesca fue recurso diario para muchas gentes, cuyas tierras salinizadas por el momento no facilitan el trabajo campesino. Los geólogos trabajan incansablemente buscando la redención de hidrocarburos, cuyos registros no son promisorios. Se alude con nostalgia a que la época soviética no previó esta situación, y en cambio destinó el sector para un gran polígono militar y pruebas de armas biológicas.

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad