“Me tienes desilusionada” | Noticias de santander, colombia y el Mundo

Martes 21 de Octubre de 2014
Publicidad
Publicidad
Galería
2009-12-13 05:00:00

“Me tienes desilusionada”

“Me tienes desilusionada”
“Definitivamente mi pareja ya no es la misma de antes”. “No sabía que tenías tantos defectos”, “Por qué comes así”, “qué pereza ir con él, prefiero salir sola”.

Estas son algunas de las frases que pueden convertirse en señales de alerta si usted ya poco se entusiasma con su pareja y los momentos por compartir y sorprender al otro se hacen escasos.

Para cualquier persona puede ser difícil aceptar que llegó la desilusión hacia su pareja. Tal y como dice un antiguo bolero “odio quiero más que indiferencia, porque el rencor hiere menos que el olvido”.

Cuando una persona es capaz de admitir que se siente desilusionada de su pareja puede tomar dos caminos: tratar de salvar la relación o definitivamente sentarse a llorar, asumir el papel de víctima y dejar que el sentimiento caiga al vacío.

La desilusión termina siendo aliada del descuido hacia la pareja, hasta el punto de abrir una puerta para un tercero.

Por eso no se le haga raro que en el momento de presentarse la desilusión usted haya preferido descuidar a su pareja, mirar otros horizontes y cuando de reaccionar se trate, ella o él ya estén viviendo un nuevo idilio.

Reaccione a tiempo.

 

preguntas y respuestas

¿Por qué puede llegar la desilusión hacia la pareja? La desilusión hacia la pareja puede llegar por varios motivos:

La primera es que se ponen todas las expectativas y responsabilidad en la pareja para la felicidad propia, sin entender que cada persona es responsable de su propia felicidad.

Cuando la persona espera que la pareja sea su padre, su madre, su hermana, su compañero, su esposo, su amante. Eso hace que inconscientemente exija y solo reciba lo que se ajuste a sus deseos o carencias, sin aceptar plenamente las diferencias.  Si nos ponemos en el lugar inferior, en el del más necesitado, en el que desea que su pareja le supla todas sus carencias y no asume el lugar de dos que se complementan y se dirigen hacia un objetivo común dentro de una relación simétrica, se cae en la desilusión y la frustración.

El segundo caso es cuando se permite consciente e inconscientemente que no se dé un equilibrio entre dar y recibir.

Uno de los miembros de la pareja da y da y el otro toma y toma. En este caso los dos están sintiéndose incómodos pero no hacen nada, pues no se ha generado un diálogo abierto y espontáneo.

Este desequilibrio llega tarde o temprano a la ruptura de la pareja.

¿Qué pasa cuando llega la desilusión hacia la pareja? Aquí estarían las situaciones que se dan como las infidelidades, no darle prioridad a su pareja, el lugar que le corresponde, estando siempre otras prioridades por encima de ella, como el trabajo, la familia extensa, los amigos, el juego, la bebida, etc.

Existen casos en los que una de las partes ignora a su pareja, la descuida y cuando ya quiere cambiar se da cuenta que la otra persona encontró a alguien más o ya no le cree. Ante este panorama qué se puede hacer.

Lo primero es aceptar esa parte de responsabilidad que tengo, es decir, de no haber tenido en cuenta las necesidades emocionales de mi pareja.

La pareja también tiene que asumir la poca o mucha responsabilidad, pues estas dinámicas no se generan de un día para otro. ¿Por qué antes no  expresó su inconformidad? ¿eso que sentía? ¿Por qué asumió  un papel pasivo y de víctima?

¿Cuándo es bueno volver a creer en la pareja y cuándo no?

Si se logra una buena escucha y un nuevo compromiso, si se siente que realmente se ama a la pareja, se le reconoce lo bueno y que vale la pena luchar, se debe dar otra oportunidad para que se genere otro tipo de relación más satisfactoria y equilibrada en la pareja. Si esta situación se repite una vez más, tenemos que aceptar que esa pareja no es la adecuada y que no va a cambiar.

“La descuidé y ¿ahora?...”

Existen personas que permiten que la desilusión llegue hacia su pareja, pero como han caído en la rutina no buscan la forma de recuperar el amor hacia el otro.

Es por eso que muchos prefieren “voltear” sus ojos hacia otras personas, encontrar falsas ilusiones, pero después el golpe es más fuerte.

Si se mira atrás ya el tiempo pasó y dejó secuelas. Por eso el riesgo que se asume es que en el momento de querer recuperar al otro ya sea demasiado tarde.

Frente a este hecho la psicóloga de pareja Ana Tulia Montañez explicó que “hay que aceptar esta realidad, que a veces solo con el arrepentimiento o el decir “lo siento” no se logra recuperar la relación. Lo que hay que hacer es dejar a la pareja libre para que tome su propia  decisión. Si la decisión es irse, no se puede hacer nada”.

De haber aparecido una nueva ilusión por otra persona, lo mejor es cerrar la relación de manera adecuada, reconociendo lo bueno que se dio en ella y asumiendo cada uno su responsabilidad.  “El quedarse rogando y pidiendo perdón sin respuesta favorable de la pareja es un desgaste innecesario que solo va generando más rabia y decepción en ambas personas”, enfatizó Montañez.

Para la psicóloga Maritza Rodríguez, “si existe una ilusión es muy difícil recuperar la relación. Si ya se siente algo por un tercero lo mejor es asumirlo con madurez, aceptar el duelo y retirarse dignamente”.

Por eso la profesional explicó que lo más importante es no esperar a que un tercero llegue a la relación y conquiste a la pareja.

 

LISTA

Cómo salir de una desilusión

1 Haga un análisis personal de su actitud y asuma la parte de responsabilidad que le corresponde.

2 Mediante un diálogo sincero con su pareja busquen ayuda profesional. Esto les ayudará a detectar cómo llegaron a la desilusión. No asuma el papel de víctima. Deseche frases como  “Es que tú no…..” “es que tú nunca….es que tú siempre…”.  Así, si ambos asumen la parte de responsabilidad que les corresponde pueden salir de la situación generando una relación mucho más satisfactoria para ambos, reencontrándose nuevamente con el amor que los unió.

3 Reconozca las cosas buenas en el otro. Tenga presente que no todo ha sido negativo.

Publicada por
pbernal@vanguardia.comPAOLA BERNAL LEÓN
Publicidad

Zona Comercial

Publicidad
Todos los derechos reservados Galvis Ramirez & Cia S.A. - 2014 - Bucaramanga - Colombia. Prohibida su reproducción total o parcial, sin autorización escrita de su titular. Términos y condiciones