Publicidad
Publicidad
Jue Dic 8 2016
20ºC
Actualizado 06:16 pm

Obama o Mccain | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2008-08-23 05:00:00

Obama o Mccain

Se dice, por algunos analistas, que independientemente del resultado de las elecciones presidenciales de los E.U,
Obama o Mccain

no ocurrirán grandes cambios en las políticas fundamentales que orientan el quehacer estatal, porque éstas se hallan atadas a un ordenamiento institucional vigorosamente consolidado, que no es fácil de pernear con propuestas audaces. Aquí pesa más la tradición que el halago del cambio.

Sin embargo, en esta ocasión, al parecer, están en juego decisiones de fondo: la economía está afectada por una recesión inminente, engendrada en buena parte por una guerra absurda e inútil que le roba a la inversión pública la colosal cifra de US$5.000 millones mensuales.

Ninguna economía, por sólida que sea, se puede dar el lujo de dilapidar semejante fortuna sin resentir sus finanzas; y lo que es peor aún, sin comprometer la sostenibilidad del gasto social, esencialmente seguridad social, tan sensible en una comunidad que ha logrado en esta materia niveles inmejorables; más grave todavía en un país -como ocurre en el mundo desarrollado- con una población mayoritariamente envejecida, donde la franja productiva, soporte de la carga social, es cada día más reducida.

Los altos precios de los combustibles, la escasez de los alimentos y los daños ambientales irreversibles, permiten predecir que se avecinan nuevos tiempos: se podría estar bordeando los “límites del crecimiento” y el consecuente retorno a una vida austera y sin opulencias.

Sólo en ese dramático contexto se explica la irrupción, con gran perspectiva de triunfo, con un discurso inteligente y de impacto nacional, de un personaje de raza negra, con ancestros musulmanes, en un país de visibles preferencias por el conservadurismo  y con profundos rezagos de un racismo aún no superado.

Si Obama gana el favor de los electores significa que las mayorías son  conscientes de la necesidad de ajustar sus estructuras, de revisar su política internacional, de aplicar más humanismo y menos guerra.

Es la prueba de fuego para medir la vigencia de su histórico talante pragmático frente al seductor apego a un modelo de vida que hizo crisis, que podría haber agotado su capacidad de respuesta ante los desafíos del presente y la demanda de oportunidades para un futuro de quienes no han llegado.

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad