Locura ¬Ďdivina¬í | Noticias de santander, colombia y el Mundo | Vanguardia.com
Publicidad
Mié Dic 13 2017
24ºC
Actualizado 02:00 pm

Locura ¬Ďdivina¬í | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2009-12-13 05:00:00

Locura ¬Ďdivina¬í

Esta semana, Alfonso S√°nchez decidi√≥ que la √ļnica manera para serle fiel a su esposa, pese a que desde hace seis a√Īos lo rechaza, era amput√°ndose los test√≠culos. Sobrevivi√≥. Ahora dice que en su condici√≥n de castrado se ¬ďapartar√° de todo para ir al servicio de Dios¬Ē. Su historia es un coctel ya conocido que mezcla el fanatismo religioso con un grave trastorno mental.
Locura ¬Ďdivina¬í

Hace un a√Īo que Alfonso S√°nchez le avis√≥ a su esposa, la ¬ĎChurca¬í, que se quitar√≠a los test√≠culos. Su tragedia la anunci√≥ a los cuatro vientos. Incluso, sus vecinos en la vereda Bajo Taracu√© de San Pablo, en el sur de Bol√≠var, tambi√©n lo sab√≠an. Pero nadie imagin√≥ que este hombre de 40 a√Īos, que vive de vender limones y sembrar yuca, pusiera en pr√°ctica semejante idea, para, como dice √©l, mantenerse fiel a una mujer que desde hace seis a√Īos lo rechaza.

 

Mientras los que sab√≠an de su delirio bromeaban pensando en el intenso dolor que podr√≠a llegar a sentir, Alfonso repasaba dos vers√≠culos del Evangelio de San Mateo en una Biblia que conserva hace 30 a√Īos y que fueron, seg√ļn dice, los que le dieron el impulso definitivo para atentar contra su vida.

Pero Alfonso no lo ve de esta manera. √Čl afirma que su comportamiento es una victoria. ¬ďM√°s grande es el dolor de seis a√Īos de escarnio de la mujer, que este dolor que voy a sentir en este momento. Esto pasar√°, pero el escarnio no tiene fin¬Ē, dice.

Este hombre que naci√≥ en el sur de Bol√≠var, lleva 22 a√Īos participando en el grupo de oraci√≥n que tiene la iglesia Adventista del S√©ptimo D√≠a en San Pablo. Tambi√©n lo hacen su esposa, su hijo mayor y la mayor parte de su familia. √Čl, como todos los fieles de esta iglesia cristiana, ora los martes, mi√©rcoles y viernes en las tardes, y tambi√©n el s√°bado durante seis horas.

En medio de su práctica religiosa, Alfonso se ha  acercado con una pasión desbordada a los textos bíblicos, tanto, que hoy es capaz de repetir de memoria capítulos enteros de los evangelios, que interpreta al pie de la letra.

Por eso, para √©l, mandatos como: ¬ďSi tu mano o tu pie te es ocasi√≥n de pecado, c√≥rtatelo y arr√≥jalo de ti; m√°s te vale entrar en la Vida manco o cojo que, con las dos manos o los dos pies, ser arrojado en el fuego eterno¬Ē (San Mateo 18, 8 y 9), son escritos que no frecen la menor duda de lo que hay que hacer para conseguir la salvaci√≥n eterna.

Uno de sus hermanos cuenta que era com√ļn o√≠rlo decir que como su mujer lo rechazaba, prefer√≠a castrarse para no violar el noveno mandamiento de la Ley de Dios que dice: no consentir√°s pensamientos ni deseos impuros. Y acto seguido recitaba el vers√≠culo de San Mateo.

¬ďCre√≠amos que s√≥lo era un capricho¬Ē, dice su hermano, que mira a Alfonso con una mezcla de curiosidad y tristeza.


Delirio

Alfonso se sienta con facilidad en una de las camillas de la sala de urgencias en el Hospital Universitario de Santander. Habla con claridad y serenidad. Lleva dos días recibiendo atención médica desde que lo trajeron en taxi hasta Bucaramanga, para evitar que se le infectaran las heridas que se auto inflingió y que él mismo cerró con hilo y aguja.

Fue la ¬ĎChurca¬í quien lo encontr√≥ en medio del camino, a punto de perder el conocimiento, cuando regresaba de visitar a su mam√° el D√≠a de las Velitas. Ven√≠a con su hijo menor, que ya casi cumple los seis a√Īos de edad, el mismo tiempo que la pareja lleva durmiendo en camas separadas, una decisi√≥n que Alfonso dice, no tiene ninguna causa, o por lo menos, una que √©l entienda.

Lo cierto es que la ¬ĎChurca¬í no permite, ni siquiera, que Alfonso se le siente al lado. Y √©l afirma que no sabe explicar porqu√© lo aborrece.

El desenlace de esta historia es una mezcla de equivocadas creencias religiosas con un evidente trastorno mental que lo llevaron a planear, paso a paso, su castraci√≥n, con ingredientes ins√≥litos. Alfonso se sac√≥ los test√≠culos de la misma forma que lo hace con sus animales y como si fuera poco, los puso en un plato para que la ¬ĎChurca¬í los viera, al igual que una carta que guard√≥ entre la Biblia ¬Ėno fuera y se muriera¬Ė, donde la invitaba a pedirle perd√≥n a Dios y donde dejaba claro que √©l la perdonaba por todo su rechazo.

Eso s√≠, Alfonso se cuid√≥ de advertirle que en el caso de que ella intentara buscarle un reemplazo, hab√≠a un Dios que la estar√≠a vigilando desde el cielo. Pero como sobrevivi√≥, ahora refuerza su comportamiento diciendo que como buen disc√≠pulo se ¬ďapartar√°¬Ē para ir al servicio de Dios, como le corresponde a los eunucos. Y aqu√≠ cita el segundo texto b√≠blico que no puede sacar de su mente: ¬ďPorque hay eunucos que nacieron as√≠ del seno materno, y hay eunucos que se hicieron tales a s√≠ mismos por el Reino de los Cielos. Quien pueda entender, que entienda¬Ē (San Mateo 19,12). Alfonso hace parte del segundo grupo y lo repite con orgullo.

La valoraci√≥n del psiquiatra en el HUS fue contundente: Alfonso sufre una grave depresi√≥n que lo llev√≥ a querer quitarse la vida, por lo que necesita tratamiento inmediato porque contin√ļa¬† con ideas de muerte.

DESDE LA RAZ√ďN

Para el psiquiatra Camilo Uma√Īa, todos tenemos el potencial de desarrollar pensamientos sic√≥ticos en cualquier momento de la vida. ¬ďCada cual, cuando arranca con una idea sic√≥tica, delira con lo que tiene. El env√©s de la moneda son las religiones extremistas y m√°s estrictas, a las que acude gente que se deja influenciar m√°s f√°cilmente. Muchas usan ciertas t√©cnicas como la hiperventilaci√≥n para hacer desmayar a estos creyentes y luego decirles que a sus cuerpos entr√≥ el Esp√≠ritu Santo, o para hacerles creer que el Diablo ha encarnado en todos lados, que hay reglas muy estrictas por cumplir y si no, se condenan¬Ē.

Para Uma√Īa, el caso de Alfonso¬† fue el ¬ďgusano que colm√≥ la guayaba¬Ē. Los sic√≥ticos no sufren de dolor. As√≠ que en el momento exacto en que Alfonso extirp√≥ sus test√≠culos, estaba fuera de la realidad. ¬ďLo que hacen los sic√≥ticos es totalmente bizarro¬Ē, dice.

Por ahora, mientras se espera que sea trasladado a un hospital psiquiátrico,  Alfonso aun desconoce que aunque perdió su capacidad reproductiva, va a seguir teniendo erecciones y orgasmos mientras el cuerpo se acostumbra a que sus testículos ya no están. Así que su preocupación principal va seguir atormentándolo.

No se sabe a ciencia cierta cuánto dure este proceso, porque cada paciente es diferente, pero lo que si es cierto, es que si Alfonso supera esta crisis, muy seguramente podrá volver a tener una vida sexual normal con la ayuda de implantes. Y los podría tener mediante una acción de tutela.


Fanatismo desbordado

Es tanto el fanatismo religioso de Alfonso, que incluso tuvo que abandonar la tierra donde vivi√≥ por muchos a√Īos, porque dice, fue perseguido, al igual que su esposa, por personas incr√©dulas.

¬ďYo he sufrido muchas consecuencias por causa de Dios. Ten√≠amos grandes bienes pero los abandonamos porque se cre√≥ un conflicto entre los que le tem√≠an a Dios y los que no¬Ē. Alfonso, por supuesto, le teme, por eso no dud√≥ en dejarlo todo, porque ¬ďDios nos dar√° 100 veces m√°s¬Ē y refuerza su pensamiento con este otro: ¬ďtenemos que acostumbrarnos para que cuando Cristo venga¬Ö no nos vamos ni a llevar la ropa que tenemos puesta¬Ē.

Alfonso s√≥lo ha tenido una novia que luego se convirti√≥ en su esposa, la ¬ĎChurca¬í. Incluso, el mismo d√≠a que se casaron por la iglesia cat√≥lica, s√≥lo porque en esa √©poca no ten√≠an otra opci√≥n en San Pablo y ni siquiera hab√≠a notar√≠as, tambi√©n se bautizaron, pero no tardaron en cambiarse a las creencias cristianas y a ser parte activa de la iglesia Adventista del S√©ptimo D√≠a.

Su hermano dice que aunque su intención de castrarse era bastante conocida, no lo consultó con su iglesia, que no permite este tipo de automutilaciones.

Pero Alfonso es un chico rebelde. √Čl tampoco se considera un adventista a carta cabal. Para √©l lo m√°s importante es la pr√°ctica de los diez mandamientos, pero por ejemplo, aquello de la exclusi√≥n de comidas no le interesa, ¬ďyo como de todo¬Ē, y mucho menos la pr√°ctica del divorcio. ¬ďMujer solo hay una y por eso tambi√©n hice esas cosas¬Ē.

¬ŅY el dolor, no pens√≥ en el dolor? ¬ďEl impulso que tra√≠a pudo m√°s que el dolor. Eso fue como una victoria lograr sac√°rmelos. Yo a ella le hab√≠a advertido que le iba a dejar los test√≠culos en un plato porque lo que Dios une, el hombre no lo puede separar¬Ē.

 

Y lo hizo al pie de la letra.

Para la Iglesia Adventista del Séptimo Día, que opera en el oriente colombiano y que dirige el pastor Ezequiel Rueda Salamanca, el principio bíblico de estudio de la Biblia es muy importante para evitar llegar a estas situaciones extremas.

¬ďEl se√Īor Jesucristo utiliza una figura literaria para indicar que ese es el l√≠mite, lo que uno podr√≠a hacerse con tal de salvarse. Eso (lo que hizo Alfonso), es una aplicaci√≥n literalizada que rompe principios, que no se ajusta a lo que establece el mismo canon b√≠blico, y que ya es un comportamiento de alguien que se sale del camino que corresponde¬Ē.

El pastor Rueda confirm√≥ que en ning√ļn momento la iglesia Adventista avala el comportamiento de Alfonso y que es un extremo de lo que en realidad el Evangelio indica. Y pone un ejemplo, ¬ďes como la persona que dice, vamos a ver qu√© nos dice hoy la Biblia, abre al azar y la Biblia dice: y Judas fue y se ahorc√≥. La vuelve a abrir y encuentra que dice: ven y has tu lo mismo, y vuelve y la abre y dice: ven y hazlo pronto¬Ē.

Rueda afirma que la Biblia establece principios de interpretaci√≥n, de manera que no hay raz√≥n para el fanatismo. ¬ďEsa es una desfiguraci√≥n de personas que pierden el control mental, pero no por estudiar la Biblia, porque si hay algo que puede elevar la mente es el estudio de la Biblia¬Ē.

Para el pastor, esta problem√°tica tiene un transfondo mayor que no se reduce a las creencias religiosas sino al entorno cultural y social en el que viven personas como Alfonso.

Hace poco, en Bucaramanga un hombre que hace parte de esta iglesia, empez√≥ ayunando, levant√°ndose muy temprano y durmiendo poco, hasta que la descompensaci√≥n en el cuerpo le hizo creer que hab√≠a recibido el mensaje de anunciar, comenzando por su barrio, que todos estaban en pecado y que el mundo se destruir√≠a ese d√≠a, y que por supuesto, el √ļnico que quedar√≠a a salvo en cuerpo y alma ser√≠a √©l.

¬ďSe dice que la Biblia vuelve loca a la gente, pero no es la Biblia, es la manera como la gente decide auto flagelarse y a esto se suma que sus cuerpos no han sido bien alimentados y cuando el organismo se debilita, es muy f√°cil que se pierda el control¬Ē.

Un ejemplo del fanatismo es el de aquellas comunidades religiosas que no aceptan la donaci√≥n de sangre as√≠ sus hijos se est√©n muriendo. ¬ďEsos son caprichos. Cualquiera puede aferrarse de un texto¬Ē, dice el pastor.

En el caso de los vers√≠culos en los que Alfonso se sustenta, el pastor de la iglesia Adventista afirma que son figuras de exageraci√≥n para dar una lecci√≥n espiritual. ¬ďDios no querr√° que en el cielo tengamos mancos, mochos y ciegos, lo que est√° diciendo es que hay que manejar la mente y no dejarse llevar por las tentaciones.

De la cordura al fanatismo

Para el reconocido sacerdote Jorge Eli√©cer Garc√≠a de la iglesia cat√≥lica, el fanatismo religioso consiste en entender la palabra de Dios de manera literal. Cuenta que 600 a√Īos a.C. hab√≠a tribus que castigaban de esa forma a las personas que fallaban a ciertos mandamientos o a reglas de la comunidad. ¬ďEn este caso, ser√≠a entender que el miembro masculino es el objeto a trav√©s del cual se est√° cometiendo un pecado en contra de un mandamiento. Sin embargo, a partir del nuevo Testamento, cambi√≥ el concepto de lo que es el cuerpo para el ser humano. A partir de Jes√ļs, el cuerpo comenz√≥ a ser templo de Dios¬Ē.

Seg√ļn el sacerdote, en la Biblia aparecen las que se llaman expresiones duras de Jes√ļs, pero que tienen que entenderse dentro de un contexto, no de cortar, de quitar, sino de poner en custodia, haciendo alusi√≥n al vers√≠culo que impuls√≥ a Alfonso a castrarse.

¬ďEs muy dif√≠cil entender ese tipo de textos. Si los entendi√©ramos tal cual dice la letra, tendr√≠amos una humanidad mutilada, por dar un ejemplo¬Ē.

Por eso, la línea entre ser un creyente cuerdo y un fanático, se pierde en la práctica. Las causas que motivan ese fanatismo por lo general son los líderes religiosos, la concepción doctrinal de la secta o del grupo religioso, el entorno cultural, la vivencia social de ese tipo de creencias, y el grado de manipulación que se hace de la conciencia de las personas.

¬ďEso se da mucho en las religiones que llaman de garaje, haci√©ndoles pensar que si no hacen lo que ellos les ordenan, van a recibir un castigo. Es una manipulaci√≥n en torno al castigo¬Ē, dice Garc√≠a.

Tambi√©n agrega que las personas con trastornos mentales caen m√°s f√°cilmente en el fanatismo. ¬ďActualmente, en las sectas religiosas invitan a los d√©biles de pensamiento y a los que no tienen una formaci√≥n intelectual, para poderlos manipular emocionalmente¬Ē.

 

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad