Publicidad
Publicidad
Mié Dic 7 2016
20ºC
Actualizado 06:16 pm

Tol√ļ y Cove√Īas | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2009-12-13 05:00:00

Tol√ļ y Cove√Īas

Fiel al pensamiento de Jean-Marie Le Clezie, premio Nobel de Literatura 2008 que ¬ďescribir no es s√≥lo estar sentado en tu mesa contigo mismo, sino escuchar el ruido del mundo¬Ē, y gracias a un paseo organizado por Favuis, pude satisfacer mi larga aspiraci√≥n de visitar este fascinante rinc√≥n de Colombia.
Tol√ļ y Cove√Īas

No sólo me atraían los numerosos comentarios sobre la belleza de esos lugares, sino la trágica historia recientemente vivida por sus pobladores, víctimas de la violencia guerrillera y paramilitar. No quería opinar sobre su doloroso transcurrir, sus causas y consecuencias sin un conocimiento, así fuera superficial, de esos sitios y de la experiencia de sus habitantes.

Hicimos el largo de trayecto por tierra, transporte que permite no sólo trasladarse de lugar en lugar sino observar la topografía, el escenario socioeconómico y las formas de vida y modo ser de sus habitantes.

El trayecto hasta Bosconia por tierra hacia la Costa atlántica es conocido por la mayoría de los lectores. Desde Bosconia se emprende una travesía transversal y en línea recta hasta El Plato, donde se cruza el río Magdalena, Carmen de Bolívar y Sincelejo.

La carretera tan importante económica, estratégica y turísticamente que pasa por los departamentos de Cesar, Magdalena, Bolívar, Córdoba y Sucre, aunque de fácil conservación, se encuentra en muy regular estado.

A partir del r√≠o son numerosas las casas, negocios, albergues, bombas de gasolina abandonadas y desoladas cual despu√©s de una guerra. Sus pocos moradores son serios y cautelosos y escasea la pachanga y alegr√≠a caracter√≠sticas de la tierra caliente y del talante coste√Īo. En sus rostros todav√≠a se reflejan los miedos, las p√©rdidas, las heridas y las angustias. Los viejos comparan su actual pobreza y soledad con su anterior bonanza; las madres lloran todav√≠a a sus hijos llevados a la fuerza para la guerrilla o masacrados por los paramilitares. Los j√≥venes reinsertados o desmovilizados buscan rehacer sus vidas. Las f√©rtiles tierras otrora reservas agr√≠colas, est√°n escasamente cultivadas y los grandes hatos ganaderos han desaparecido casi en su totalidad.

Llegamos a nuestra meta agobiados por el cansancio. Pero nuestro esfuerzo sería ampliamente recompensado. Los paisajes de esos sitios son arrobadores y sus playas maravillosas dentro de un estupendo escenario topográfico.

Las playas de Tol√ļ y Cove√Īas y en general del golfo de Morrosquillo, son cual lagos interiores de aguas tibias y transparentes, donde las olas no sacuden sino que acarician, mecen y arrullan a quienes en ellas se sumergen. Los turistas, ni√Īos, j√≥venes, viejos e inexpertos en nataci√≥n, pueden adentrase en ellas con toda tranquilidad. Sus pisos son de finas y blancas arenas o est√°n cubiertos por verdes y suaves tapetes formados por las algas, suaves masajistas de los pies descalzos y cansados, aunque uno que otro cangrejo pueda turbar la tranquilidad con un leve mordisco.

COLETILLA: Invito a los empresarios nacionales y extranjeros a invertir en Morrosquillo, mina inexplotada de bellezas sin par.

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad