Los peor vestidos | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2009-12-14 05:00:00

Los peor vestidos

Hace unos días publicaron una lista con “Los 10 políticos peores (sic) vestidos de la historia”, y la autora del texto mezcló a uno que pesca sin camisa, un convaleciente, varios militares y algunos que, por razones de su cultura, se salen de la línea modal de la eterna e incómoda corbata. En el caso de los militares, es para ellos obligatorio el uso de prendas que han sido diseñadas por quién sabe qué expertos en matar personas, pero en casi todos los casos tienen muy poca valoración de la estética, y eso se refiere a todos los tiempos, porque no va a decir alguien que los uniformes militares de siempre son el fruto de un diseño bien pensado; y si no, miren los cuadros de nuestros próceres, que, además, incluían esos peinados ridículos que hoy, por supuesto, están siendo remplazados por otros peinados ridículos, como el del mango chupado y esas cosas.
Los peor vestidos

Y cómo criticar a un presidente en pelota que fue pillado por la cámara de algún infeliz dedicado a meterse en la vida privada de los personajes públicos. Y cómo criticar a un presidente (dictador, o lo que sea) porque está mamándole gallo a la muerte y no le prestó atención al cuento del glamour. Y cómo criticar a presidentes que se visten de acuerdo con su cultura y no de acuerdo con los parámetros que definen las pasarelas internacionales, las mismas que exigen cierta estatura y ciertas medidas para las reinas, y las mismas que “imponen” el uniforme de las ceremonias y las fiestas: que toca “de punto en blanco”, con “corbata negra”, traje formal o informal, y hasta serán las que se inventaron el cuento absurdo ese de que para las fiestas toca llevar dinero en efectivo en un sobre.

Ya que se metieron con la criticadera de lo que no deben estar criticando, por la oquedad del tema y porque la gente tiene derecho de vestirse como le venga en gana, se les quedó por fuera el presidentico nuestro cuando se vistió con un frac dos o tres tallas más grandes, lo que sería en términos de moda y de política que el cuento le quedó grande, y la ilustración de lo que es un verdadero “fracaso”. ¿Y por qué no criticaron a García Márquez cuando recibió el nobel vestido con liquilique? Tal vez no habían nacido entonces; o tal vez no saben quién es García Márquez, y es posible que entre tanta sapiencia de la farándula nadie haya oído hablar de ese señor.

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad