Copenhague: entre la esperanza y el abismo | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2009-12-15 05:00:00

Copenhague: entre la esperanza y el abismo

La cumbre de la Organización de la Naciones Unidas que se realiza en Copenhague, Dinamarca, con la presencia de los jefes de Estado más importantes del mundo, pone a prueba la capacidad de raciocinio y solidaridad de la civilización para unirse y enfrentar la más grave amenaza que ha tenido la especie humana: el cambio climático y el calentamiento global. Podemos decir que la alternativa está entre la sensatez o la catástrofe.
Copenhague: entre la esperanza y el abismo

Pero como siempre ocurre en las grandes e históricas decisiones, contra todas las evidencias científicas no faltan las voces de los escépticos, ignorantes o voraces, que por su codicia ilimitada se oponen a los acuerdos que puedan afectar sus intereses.

Como lo hizo en su momento la llave funesta para el medio ambiente mundial del ex Presidente Bush y su ex Vicepresidente Cheney cuando impidieron la adhesión de los Estados Unidos al Protocolo de Kioto, que con modestos objetivos ha pretendido desde su aprobación en 1997 poner algún limite a la emisión de los gases de efecto invernadero causados principalmente por la deforestación y el uso masivo del petróleo y el carbón como fuentes de energía.

El calentamiento del sistema climático global es inequívoco. La concentración en la atmósfera del bióxido de carbono equivalente a CO2 ha crecido desde la época preindustrial, de 280 partes por millón (ppm), a 387 ppm en el 2009. El gran reto es impedir que la temperatura promedio del planeta que había sido por millones de años de 14.6 grados centígrados se aumente en más de dos grados C y por ello es vital reducir para el año 2020 los gases invernadero en un 40% con relación al nivel de 1990.

Mientras tanto ya se sienten por todas partes los efectos del daño causado por el hombre sobre el clima. Aumento en frecuencia e intensidad de huracanes devastadores, olas extremas de calor, incremento de los incendios, desertificación de suelos, lluvias torrenciales e inundaciones, escasez de agua, enfermedades, derretimiento de los nevados y del hielo de los polos, aumento del nivel del mar, desaparición de especies, más miseria y millones de refugiados ambientales. Y lo que falta.

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad