¿Rivales o amigas inigualables? | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2009-12-17 05:00:00

¿Rivales o amigas inigualables?

Su niña ya no quiere vestirse de rosa, ponerse colitas en el pelo y mucho menos quiere que usted la espere a la salida del colegio.
¿Rivales o amigas inigualables?

Ella ya entró en la etapa ‘teen’ y empieza a sentirse grande. Ya le da “oso” que usted le diga “mi bebé” delante de todas sus amigas y por supuesto ante sus amigos del sexo opuesto.

Por eso muchas veces prefiere alejarse de los planes familiares y empezar a construir sus propios espacios.

Pero si usted como madre no quiere que esta situación se convierta en un dolor de cabeza, sino que al contrario sea la oportunidad perfecta para disfrutar planes juntas, debe manejar la etapa con mucha inteligencia.


Nada de dolores de cabeza

“Dónde está mi bolso, mi collar”. “Por qué no encuentro la plancha del cabello”

No se preocupe, pues no es la primera madre que se ve envuelta en este tipo de situaciones.

Incluso algunas niñas adolescentes quieren verse como sus mamás, vestirse como ellas y acuden a las blusas con escotes, las zapatillas, los leggins.

Según explicó la psicóloga chilena Irina Villagra, “si la hija adolescente opta por las cosas de la madre en lugar de los propios, se debe a que busca emularla porque la considera un referente a alcanzar. Atendiendo a esto sería importante establecer acuerdos mutuos sobre el uso y préstamo de vestimentas y accesorios que como hemos visto son significativamente importantes para el adolescente”.

La psicóloga Irma Socorro Rodríguez explicó que en estos casos es importante establecer si se trata de gustos en común y aprovechar la oportunidad para ir de compras y pasar tiempo juntas.

“Sin embargo no se puede olvidar que deben existir acuerdos como este artículo es mío, este es tuyo, tú te puedes poner mis accesorios desde que me digas con anterioridad y yo no tenga nada pendiente”.

LA VOZ DEL EXPERTO

Irma Socorro Rodríguez

Psicóloga

Muchas mamás confunden el concepto ‘ser amigas’ de sus hijas. ¿Cómo debe establecerse ese acercamiento con las hijas adolescentes?

“Una mamá no podrá ser en el sentido completo de la palabra “amiga” de su hija, pues siempre tendrá ese rol de “madre”. Por eso no debe cometer errores como caer en el ritmo de la hija, querer ganarse su confianza frecuentando discotecas con ellas o entrando en confianza con sus amigos.

Hay que ganarse la confianza, sin dejar a un lado el concepto de disciplina. Es decirle a la hija “te estoy entendiendo en ese duelo por el que atraviesas de niña a mujer, pero sigo siendo tu madre.

Eso se logra conversando”.

LISTA

No cometa errores

1 Evite las descalificaciones

2 No olvide felicitarla por sus logros.

3 No invada su intimidad y secretos

4 No incumpla las promesas que hicieron las dos.

5 No traicione su confidencialidad.

6 No olvide demostrarle que puede contar con usted.

7 No olvide establecer acuerdos, negociar, reconocer que ambas pueden equivocarse.

8 Deseche de su vocabulario frases condenatorias como “tú siempre”, “tú nunca”.

9 No deje en evidencia a su hija frente a otros cuando trata de hacerle un reclamo. Busque el lugar adecuado.

preguntas y respuestas

Irina Villagra

Psicóloga clínica, psicoterapeuta y docente

¿Qué puede hacer la madre para dejarle claro a la hija adolescente que no son competencia?

Es necesario hacer algunas puntualizaciones acerca de esta etapa de la vida, difícil y muchas veces tormentosa, tanto para el adolescente como para quienes conforman su universo inmediato.

Es un periodo de contradicciones en el que la confusión y ambivalencia determinan constantes fricciones con el medio, especialmente el familiar, por lo que los padres de adolescentes tienen ante sí varios desafíos.

La capacidad de la madre para demostrarle afecto y establecer límites claros y coherentes es determinante en esta etapa de turbulencia.

Son actitudes las que pueden demostrarle a la hija adolescente la confianza, el respeto y el amor de su madre. Demostrar interés en sus actividades, deportes, colegio, hobbies, permitir que tome sus propias decisiones ayudándole si se equivoca. Así aprenderá a hacerlo mejor la próxima vez. Decirle cuánto la quiere con palabras y gestos que expresen afectos, pero sin agobiarle.

¿De qué forma la madre debe tomar distancia con los amigos de la hija?

Si bien es responsabilidad de la madre (de ambos progenitores) conocer con quién pasa tiempo su hija y velar por su protección y seguridad, esto no quiere decir que la misma deba involucrarse de lleno en las actividades del grupo de amigos, invadiendo un espacio que simplemente no le corresponde.

La mejor manera de tomar distancia es dando herramientas que permitan a la adolescente discernir con quién relacionarse, qué cosas hacer y qué no hacer.

La confianza es un elemento clave que permite el desarrollo de una autonomía responsable.

Hay que tener bien claro que no se trata de relegar la función materna en aras de una supuesta amistad, sino de permitirle crecer manteniendo un buen canal de comunicación y no solo de control.

Si la adolescente siente celos de la madre se debe a las inseguridades que experimenta consigo misma, entonces es la madre quien debe reposicionarse en su rol.

 

Planes que no puede obviar

1. Organice salidas recreativas

2. Visitas familiares

3. Compras

4. Caminatas

5. Jornadas deportivas en el gimnasio

6. Visitas juntas a la peluquería

7. Ir a tomar un café

8. Programar un spa en casa

9. Ver películas de corte romántico o comedia, que involucren a madres e hijas.


“Eres más bonita que yo”.

No se extrañe si su hija empieza a hacerle mala cara porque sus amiguitos la miran a usted con admiración y le dicen lo bonita que está. “No parece tu mamá sino tu hermana mayor”.

De presentarse esa situación lo mejor es que usted evite involucrarse en los espacios de su hija. Está muy bien que conozca con quién se frecuenta y qué hacen, pero no termine usted siendo parte del grupo.

Según explicó la psicóloga Irina Villagra, “ella se encuentra atravesando una etapa de identificación, por lo que usted no debe olvidar que tiene el papel de adulta. Su hija la necesita como referencia de identidad y no como rival”.

La inseguridad es una característica de cualquier adolescente, debido a la búsqueda de su propia identidad y su duelo. De manera adicional, Villagra aclaró que a eso “debemos sumarle las presiones del medio por alcanzar estereotipos en boga, que determinan ilusoriamente el éxito o fracaso de la imagen física, pudiendo esto último aflorar complejos o sentimientos de inferioridad”.

A Favor: En este contexto la madre de una adolescente es figura clave para propiciar en su hija la valoración de sí misma y de sus cualidades sobre bases sólidas que le permitirán superar este periodo de crisis.

¿Por qué tienes celos de mí?

Le extrañará ver cómo su hija se muere de celos porque usted es melosa con su padre, porque usted logró un reconocimiento, porque usted sigue siendo bonita y admirada por todos.

Según explicó la psicóloga Irina Villagra, “en esta etapa los complejos de Edipo debieron quedar atrás. Pero si la situación se presenta de esa forma es conveniente ponerle palabras a todo lo que se siente, incomoda o produce malestar”. La orientación de un profesional puede ser de gran ayuda.

Para la psicóloga Irma Socorro Rodríguez también puede ser una simple forma de la niña por llamar la atención.

“Cuando la niña siente celos de los logros de su madre, de sus éxitos, puede ser porque ella ya no es el centro de atención de su padre sino su mamá. Como la niña ha crecido y ya tiene incluso libertades producto de la confianza, la madre ya ha asumido otro rol de ejecutiva y se siente realizada. Es probable que esto lleve a que la niña llame la atención”.

 

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad