Dom Dic 4 2016
21ºC
Actualizado 08:08 pm

Viviendas con alma natural | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2008-10-12 02:06:47

Viviendas con alma natural

Cambiar ladrillos por guadua.
Viviendas con alma natural

Ese es el concepto básico de las nuevas construcciones en este elemento natural.

Las mismas obras que se hicieron famosas en el proceso de reconstrucción del Eje Cafetero y que hoy en día están extendidas casi por todas las regiones del país.

Santander no es la excepción. Y en todos los estratos, en varias zonas, incluso en proyectos recreativos, la guadua empieza a ganarles espacio a los elementos tradicionales.

Y es que si una vivienda de $20 millones se entrega sin acabados y con tejas de Eternit, por ese mismo valor una casa de guadua puede tener pisos, teja de barro y todos los acabados.

Las familias e instituciones que han seleccionado hacer sus viviendas y edificaciones con guadua, han encontrado las ventajas de una construcción sismorresistente, con las comodidades de cualquier otra vivienda y con un mejor ambiente interior.

El arquitecto Janer Mauricio Rodríguez Rodríguez, instructor de construcción en guadua del Sena e integrante de la Sociedad Colombiana de Bambú, tiene cinco años elaborando viviendas en este material en Bucaramanga y Santander.

Las más recientes se están levantando en La Mesa de Los Santos, pero también se han construido en Floridablanca y en el sector de Real de Minas.

El experto explica cuáles son los beneficios de este tipo de construcción y las ventajas frente a las edificaciones en ladrillo y cemento.

La vivienda ideal

La principal preocupación cuando se habla de una casa de guadua radica en su duración y resistencia.

Y es que una de las condiciones fundamentales que debe tener una vivienda es la capacidad de ‘aguante’ a los movimientos telúricos.

El arquitecto Janer Rodríguez explica que la técnica del ‘bahareque encementado’ como se conoce la construcción en guadua, está inscrita en el título E1 de la norma de sismorresistencia.

Dicha norma señala que precisamente “el bahareque encementado es un sistema estructural de muros que se basa en la fabricación de paredes construidas con un esqueleto de guadua, o guadua y madera, cubierto con un revoque de mortero de cemento aplicado sobre malla de alambre, clavada en esterilla de guadua que, a su vez, se clava sobre el esqueleto del muro”.

Rodríguez, quien aprendió la técnica de la construcción en guadua de Simón Vélez, uno de los arquitectos con más autoridad en la materia, explicó que las características de sismorresistencia de la guadua consisten en su flexibilidad y su capacidad de volver a tomar la posición original, una vez pasado el movimiento.

“Por eso es que, por ahora, no estamos utilizando guadua de Santander, sino que se trae de Armenia y Pereira”, advirtió Rodríguez.
Dijo que no es cierto, como cree la gente, que la guadua por ser más gruesa (por tener mayor diámetro) sea más resistente. “Al contrario. El material que se utiliza tiene entre 10 y 12 centímetros de diámetro”, señaló.

Y explicó que lo realmente importante de la guadua es que haya crecido derecha (es decir, que se le haya realizado un cuidado en su cultivo) y que tenga una pared gruesa.

La pared, indicó, es la capa exterior del palo.

Ambiente natural

Una de las características más importantes de la construcción con guadua, señaló el experto del Sena, es esa condición termoacústica que le brinda el material.

“El ambiente al interior de una casa de guadua está entre 3 y 4 grados centígrados por debajo de la temperatura exterior. Mientras que en tiempo frío conserva el calor por más tiempo”, resaltó Rodríguez.

Precisamente, por no tener ladrillo, la construcción del bahareque encementado permite el flujo de aire en las paredes, que brinda esa condición.

En el ambiente visual, las construcciones que se han levantado en guadua en Bucaramanga y el área metropolitana dejan buena parte del material al descubierto, lo cual da una sensación de estar en una casa de campo, en medio de la ciudad.
Una condición que no implica, claro está, perder comodidades.

Y es que las casas de guadua permiten perfectamente la instalación de sauna, turco o jacuzzi.
Dichas obras cuentan, por este mismo hecho, con licencias de las curadurías urbanas, lo cual prueba estas condiciones y la resistencia.

En cuanto a la durabilidad del material, el experto advirtió que la guadua puede permanecer intacta durante generaciones.
Sin embargo, se debe tener en cuenta, como dice la norma, dejar la construcción de una vivienda en guadua en manos de expertos.

LISTA
Algunas experiencias

•Se ha construido en guadua un hostal en el municipio de Vélez el cual dispone de 10 cabañas.
•Algunas casas de campo en Cite, Puente Nacional, Vélez y Vado Real.
•Se entregó una vivienda pre armada en el municipio del Páramo.
•San Gil tiene un quiosco y un portal en guadua.
•Así como algunos quioscos para ventas en el parque Gallineral y en la escuela de carabineros de Vélez.

Cultivo alternativo

En el país, la guadua que se utiliza es cultivada en el Eje Cafetero, la zona de Colombia donde se ha puesto más cuidado al cultivo de esta gramínea (de la familia de los pastos).

Janer Rodríguez, experto en el tema, señala que la guadua como cualquier cultivo requiere del tratamiento técnico que se haga a la siembra.
La limpieza del terreno y el correspondiente tratamiento a la siembra permite que la guadua se desarrolle recta y no de lado (como ocurre frecuentemente en Santander).

La guadua alcanza su desarrollo en cinco años, a diferencia del pino que requiere 15 años, y como se trata de un pasto, a medida que se corta va mejorando sus características, al tiempo que se reproduce.

Esto, a juicio del experto, lo hace un cultivo sostenible.

Santander tendría zonas aptas para un buen cultivo de guadua como Aratoca, donde es llevada a cabo la única experiencia con este tipo de planta, por parte de estudiantes de la Universidad Industrial de Santander, UIS.

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad