Publicidad
Mié Ago 23 2017
27ºC
Actualizado 12:13 pm

Internet iría más rápido si la luz viajara más despacio | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2008-09-15 17:03:41

Internet iría más rápido si la luz viajara más despacio

Vivimos en un mundo cada vez más conectado, donde las personas tienen acceso a Internet desde sus casas, oficinas, laptops e incluso desde sus celulares, ahora que los teléfonos inteligentes están en el mercado.
Internet iría más rápido si la luz viajara más despacio

Los Proveedores de Servicios de Internet (ISPs) afrontan el reto de prestar a sus usuarios un servicio cada vez más veloz, confiable y eficiente, al mismo tiempo que la demanda crece.

Es urgente, entonces, encontrar una forma de hacer más sencillo el proceso de organizar la información en las grandes terminales de Internet, para que el resto del sistema no sufra las consecuencias.

El eslabón más débil

El límite de la velocidad del Internet no está dado por la rapidez con que se pueda transportar la información. Los cables de fibra óptica transportan señales a altas velocidades, y además son inmunes a la interferencia electromagnética.

El problema está en dirigir esos datos a sus variados destinos.

El tiempo que toma este tipo de procesos de ‘enrrutamiento’ es el que está poniéndole el freno a la velocidad del Internet, que como muchos otros sistemas, está limitado por su parte más lenta.

Hasta hoy, los encargados de cumplir con esta tarea han sido artefactos electrónicos de funcionamiento lento, que consumen grandes cantidades de energía. Además del espacio que ocupan y la cantidad interminable de cables que utilizan.

Un viaje con escalas

Entonces, por un lado tenemos información viajando grandes distancias a velocidades muy altas, y por el otro, terminales encargadas de distribuirla que funcionan con sistemas obtusos y despaciosos.

Dichos sistemas trabajan separando las frecuencias lumínicas en las que llega la información hacia diferentes detectores. La luz entonces es convertida en señales eléctricas que son guardadas, ‘enrrutadas’, y reconvertidas en señales de luz por medio de lasers.

Sobre este asunto el Doctor Chris Stevens, de la Universidad de Oxford comenta: “Este proceso limita la velocidad del Internet a la de los aparatos electrónicos. La luz en las fibras puede fácilmente sostener un par de terahertz, pero los dispositivos electrónicos no funcionan a más de unos cuantos gigahertz”.

En otras palabras, es como si la información viajara en avión, pero hiciera escala en un aeropuerto atestado de pasajeros, en el que tuviera que caminar grandes distancias a pié hasta subirse en el siguiente vuelo, hacia su destino final.

Una solución ‘lenta’

Siempre que tenía afán, mi bisabuela decía: “despacio que voy de prisa”. Hacía alusión al tiempo que se ahorra cuando se hacen la cosas bien, para no tener que repetirlas varias veces.
El problema al direccionar la información que viaja a través de la fibra óptica, es que va a una velocidad tan grande, que no se podría trabajar con ella de forma eficiente. Intentarlo resultaría en demoras aun mayores.

Es en este punto donde los así llamados ‘metamateriales’ (elementos artificiales con propiedades electromagnéticas especiales) serían de gran ayuda al Internet y las telecomunicaciones, pues podrían ser diseñados para disminuir la velocidad de la luz.

Este efecto se usaría para almacenar señales lumínicas, con diferentes retrasos para diferentes frecuencias, en lo que podría llamarse una ‘red completamente óptica’.

Los metamateriales servirían además para hacer el proceso de separación de frecuencias, funcionando de forma similar a un prisma, que divide la luz en los colores del espectro (formando un arco-iris).

“Con los metamateriales podría hacerse algo así como un chip único que se encargue del proceso de enrrutamiento”, dice el Doctor Chris Stevens. “Con todas las capacidades de uno de esos grandes sistemas de filtrado, pero del tamaño de una uña”.

Un paso más cerca de la invisibilidad

Durante años se ha comprobado cómo, en teoría, es posible diseñar un mecanismo que oriente la luz para que pase por su lado sin desordenarla, de forma similar al agua que rodea una piedra en un río.

Una de las aplicaciones de este tipo de dispositivos serían los así llamados ‘chalecos de invisibilidad’, esas prendas de ropa que hacen invisibles a quienes las usan en el cine y la televisión.

Los metamateriales, que juegan con las ondas electromagnéticas (y la luz es una de estas ondas), han despertado un gran interés al perfilarse como posibles soluciones al problema de dirigir la luz para que pase ‘rodeando’ a los objetos, haciéndolos invisibles.

A principios de este mes, un equipo de científicos en Estados Unidos liderado por Xiang Zhang mostró un material capaz de crear este efecto con ondas de longitudes mucho más cercanas a aquellas dentro del rango visible.

Experimentos anteriores habían mostrado resultados positivos, pero para ellos se usaban ondas con frecuencias muy lejanas a las detectadas por el ojo humano.
Se trata de los primeros pasos en busca de la invisibilidad.

Mientras que aun falta resolver qué materiales y qué estructuras deben usarse para lograr el mismo efecto con las frecuencias visibles, los científicos tendrán que enfrentar el problema de llevar la tecnología a un nivel macroscópico, antes de que la primera ‘capa de invisibilidad’, como la que tiene Harry Potter sea diseñada en los laboratorios.

Los metamateriales

Aunque no exista una definición oficial de la palabra, este término está siendo utilizando recientemente para llamar a ciertos materiales que tienen propiedades electromagnéticas inusuales.

Estas propiedades las deben a su estructura, que no es natural, sino diseñada artificialmente a niveles nanoscópicos.

Muchos estudios que se llevan a cabo hoy en día van orientados al diseño de nuevos metamateriales capaces de tener un índice de refracción ajustable, como ‘superlentes’ que mejorarían drásticamente la calidad de las imágenes para el diagnóstico médico y dispositivos que manejarían las ondas usadas en los sistemas de telecomunicaciones.

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad