¡Tan sacrificada yo! | Noticias de santander, colombia y el Mundo | Vanguardia.com
Publicidad
Vie Dic 15 2017
20ºC
Actualizado 06:07 pm

¡Tan sacrificada yo! | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2009-12-20 05:00:00

¡Tan sacrificada yo!

Asumir el papel de mártir para algunas personas suele ser fácil. Por eso todo el día se la pasan diciendo cuánto se sacrifican por los demás, todo lo que han perdido en sus vidas por pensar en los demás, lo mucho que les costó dejar pasar las oportunidades e incluso su juventud por otros.
¡Tan sacrificada yo!

Si por ellos fuera pedirían ser canonizados. Por eso son capaces de hacer un inventario de los esfuerzos que hacen hora a hora, minuto a minuto.

Las personas que elaboran un discurso para hacerle ver a los demás cuánto se entregan pueden estar atravesando por varias situaciones: buscando reconocimiento, no permitiéndole a la otra persona que asuma también responsabilidades o sencillamente confundiendo sus responsabilidades dentro del rol que le corresponde por sacrificios.

Por eso no se le haga raro escuchar en una relación que alguien se sacrifica más, se entrega más en la relación o personas que terminan diciendo que toda la vida se han sacrificado por su carrera o por sus hijos.

No olvide el reconocimiento

Según explicó la psicóloga Liceth Patricia Vargas Orduz, “hay personas que dan mucho, se entregan demasiado por otras y no son valoradas”.

La profesional explicó que esto se puede dar porque:

1. Como la persona siempre ha dado tanto se asume por los demás como algo normal.

2. Quienes están a su alrededor son indiferentes a esos esfuerzos.

Por eso, si usted no ha sido capaz de reconocer en los demás ese esfuerzo inténtelo con:

1. Un “gracias” a veces es más que suficiente.

2. Permítale a esa persona que se sacrifica tomarse un tiempo para ella.

preguntas y respuestas

Liceth Patricia Vargas Orduz

Psicóloga

¿Por qué existen personas que se entregan tanto a los demás que se olvidan de ellas mismas?

Puede ser por muchas razones. Una de ellas puede ser porque es altruista o tiene sentido de vocación. Pero también puede darse el caso de la persona que presenta falencias afectivas y por eso suelen amar demasiado en una relación, ser las que más dedican tiempo a un trabajo, las que se concentran tanto en los demás que se olvidan de sus propias necesidades.

¿Qué consecuencias pueden presentarse en esas personas que se olvidan de sí mismas por centrarse en los demás?

Esas personas deben entender que existe un equilibrio entre la vida personal y la de los demás y que el proyecto de vida no se debe descuidar. Está el caso de los hombres que se concentran tanto en su trabajo que dejan de compartir en familia. Por eso es tan importante darle orden al proyecto de vida y no quedarse en una sola área, pues de presentarse un problema en el futuro la persona sentirá ese desequilibrio y aparecerán las frustraciones, incluso las depresiones.

Lo importante es no olvidarse de sí mismo y tener claro que necesita un espacio personal, darse tiempo a sí mismo para estar bien y poder corresponderle a los demás. Pensar en sí mismo es ayudarle a la salud mental.

En el lado opuesto de la moneda se encuentran aquellos que se ufanan todo el tiempo de los grandes sacrificios que hacen por los demás y que nadie valora.

Por lo general este tipo de personas son las que quieren llamar la atención de los demás y son capaces de hacer un listado de lo que hacen todo el día por los otros. En esos casos pueden ubicarse las amas de casa que buscan reconocimiento de sus esposos por todo lo que hacen; también ocurre con las relaciones de pareja, e incluso laborales.

Una madre puede caer en el error de demostrar lo sacrificada que es para hacerse la abnegada y manipular. Detrás de esas situaciones puede encontrarse un vacío, una necesidad de afecto o incluso baja autoestima y esto hace que algunos necesiten reconocimiento.

Pero lo que se debe tratar en este punto es que no se pueden confundir los sacrificios con los roles que como padres o parejas adquirimos. Por los hijos no se hacen sacrificios, pues son responsabilidades que como adultos tenemos con ellos.

LA VOZ DEL EXPERTO

Dora Herrera

Facilitadora de desarrollo personal

Algunas personas viven la creencia del dar sin esperar

Esa es una falsa creencia  porque como seres humanos debemos dar pero también recibir porque necesitamos del otro. Si necesitamos alivianar las cargas lo decimos, si necesitamos un abrazo lo debemos pedir.

A veces es importante decirle al otro te necesito, tomar ese riesgo y no sólo quedarse en el plano de minusvalía, de sacrificada.

Se pueden presentar casos en algunas madres que manifiestan que se sacrificaron por sus hijos toda la vida y que ahora se irán. Pero así es la vida, las mujeres debemos tener la capacidad de darle vuelo a nuestros hijos y seguir con nuestras propias metas”.

¿Sacrificadas en el amor?

Usted puede tener dentro de su grupo de amigos alguno que se considere “sacrificado por la relación”. Algunas mujeres en condición de novias suelen decir que son las más sacrificadas con sus novios.

Los expertos explican que en el amor las personas suelen:

1. Manifestar que ellas sí han sacrificado ciertas cosas de su soltería, contrario a su pareja. Esa frase es una señal de que usted ve el amor diferente a su pareja. No se trata de sacrificar su tiempo libre, de sacrificar su tiempo en familia, de sacrificar sus amigos. En el amor no se debe usar la palabra “sacrificio”. De darse es porque usted está asimilando que tener una relación es decir adiós a su vida personal y de hacerlo estará cometiendo un grave error.

2. Algunas personas consideran que en el amor siempre hay una persona que se sacrifica más que otra y que esa es la que más se entrega a la relación. “No ves cuánto me sacrifico por ti, pero no importa porque yo no espero nada a cambio”. Pensar así también suele ser un error, pues todos los seres humanos que quieren una relación dentro de los parámetros de la normalidad siempre darán y esperarán ese mismo trato. Nadie puede terminar siendo un mártir en el amor, pues de presentarse no sería amor sino apego por el otro.

Pregúntese

1. ¿Usted le está dando el verdadero reconocimiento a los demás? ¿Será necesario reconocerle al otro que hace su máximo esfuerzo por amor?

2. ¿Se concentra sólo en un aspecto de su vida y eso hace que se sienta vacío y sacrificado en vano por los demás?

3. ¿Se olvidó hace rato de usted mismo y su vida sólo gira alrededor de los demás? ¿Ya no tiene vida?

4. ¿Mira todo lo que hace como una carga? Eso es señal de que no está a gusto con lo que hace.

5. ¿Es tan egocéntrico que prefiere hacer todo solo porque no confía en las cualidades de los demás? Esta puede ser la razón que lo lleve a sentirse sacrificado cuando no lo es.

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad