Gorogoro | Noticias de santander, colombia y el Mundo | Vanguardia.com
Publicidad
Lun Dic 18 2017
24ºC
Actualizado 10:30 am

Gorogoro | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2009-12-21 05:00:00

Gorogoro

Hay quienes hablan de Bernardo Hoyos por lo que sabe de cine y otros, por sus conocimientos culturales en general; y hay quienes dicen que el hombre ha aportado mucho a la labor educativa que debe cumplir un medio de comunicación. Pero también hay quienes critican posturas suyas, desde lo superfluo, como su terrible forma de combinar los colores de su ropa, hasta lo verdaderamente importante, como que crea él que son para el televidente más atractivos sus comentarios que ver la película, y así interrumpe la proyección cada cuarto de hora para pontificar sobre lo divino y lo humano, cual periodista deportivo; o como en una ocasión, que se llevó al programa a sus hijos para que lo interrogaran y mostraran todo lo importante que él es.
Gorogoro

Bernardo Hoyos tiene a favor y en contra, pero definitivamente, como el hombre está metido en su cuento desde hace mucho, sabe lo que hace y sabe lo que dice.

Pero hay uno en Bucaramanga que se le parece, o se le quiere parecer, y se pavonea en el escenario, por encima del arte y de los artistas, y cuando se apodera del micrófono no lo suelta sin haber pronunciado interminables y extenuantes discursos que narran toda su vida pasada, sus honores, sus relaciones de sangre azul, y describe con lujo de detalles cómo el mundo entero se dirige a él con el mayor de los respetos, por sus blasones, sus títulos y su linaje, como si fuera la reencarnación del Conde de Cuchicute.

Cuando habla frente al público se refiere a sí mismo, no a los artistas, y si lo hace, utiliza pasajes anecdóticos en los cuales, por supuesto, el protagonista es él. Desconoce acerca del arte, pero alardea con su manejo de la etiqueta, excepto cuando no es tenido en cuenta como invitado especial a certámenes artísticos en los cuales, sin duda, los consentidos deben ser el arte y los artistas, y no él; pero aún así se enoja.

Bernardo Hoyos y este, el local, se parecen mucho en su egolatría, aunque Bernardo Hoyos disimula, de acuerdo con las circunstancias; en cambio, este no. A favor tiene el local que no se viste tan mal como Hoyos. Pero la diferencia profunda entre los dos es que Bernardo Hoyos sabe de lo que tiene que saber en lo que hace; en cambio este, el local, no tiene ni idea; aparte de hablar de sí mismo no tiene ni idea de arte ni de cultura: esa es la enorme y fundamental diferencia.

 

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad