HAGASE OIR | Noticias de santander, colombia y el Mundo | Vanguardia.com
Publicidad
Lun Dic 11 2017
21ºC
Actualizado 05:45 pm

HAGASE OIR | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2009-12-21 05:00:00

HAGASE OIR

HAGASE OIR

La última información inductora, es la referente a la continuidad de Uribe relacionada con la “Lucha a la delincuencia”, éstos me recuerda a mi padre que me hablaba sobre la historia de un obrero, en cuyo oído tenía residenciada una garrapata; debido al tremendo fastidio, visitaba al médico y éste al igual que nuestro adorado presidente chavezofobio, para coger de ubre al campesino le aplicaba tranquilizantes y obviamente la garrapata se calmaba, sin embargo, el paciente regresaba y vuelve y juega, dejando ver claramente la intención del médico de seguir “desangrando” al cliente de marras.

La metáfora como instrumento pedagógico nos permite comprender la similitud entre la situación que vivimos los empleados, obreros, desempleados y demás desclasados infrahumanos; por un lado el gobierno (Uribe y su bandita) verdadero terrorista de escritorio (Vargas Llosa a Fujimori), que cierra la llave de paso, inversión social y atención al mínimo vital del pueblo-pueblo represando el ejército de inconformes y llevados (si el gobierno roba en prestaciones sociales y servicios asistenciales y extinciones qué podemos esperar de un miserable disparado por la droga y la ansiedad?).

Configurando así el caudal amazónico de delincuentes comunes y no comunes (inercia, como Uribito Arias) manteniendo, nutriendo igualmente el caldito o fuente de justificaciones cínicas y cobardes para continuar cabalgando en el cárcel llamado “Seguridad democrática” perpetuidad enfermiza y de transmisión directa (tu prensa, radio, consejos Comunales y realidad).

Total al campesino paciente le sacaron la garrapata con tabaco, a los colombianos 50% desempleados (no 11%) y demás flotantes quién nos curará? (ver Serpa Flórez V.L. Dic. 13/09)

Ojo! ¿Cuándo entenderán ciertos comentaristas, que son los 500.000 uniformados superarmados los más directamente responsables de la hecatombe social histórica? Y si no pregunten a los universitarios inteligentes y valientes, saboteados por agitadores profesionales y aplastados por robocops.

Nota: El médico es Uribe y su cuadrilla, la garrapata, la miseria mental y física, el campesino, obrero, paciente, es el pueblo-pueblo y el sedante la limosna social incluidos los tamales del 24 para los habitantes de la calle. No obstante todavía estamos vivos y campantes.

Feliz Navidad

Édgar Sanabria Becerra

La ley divina

Somos muy dados a quebrantar no solo las leyes humanas, sino también las leyes divinas. No obstante que la iglesia prohibió las misas de garaje, éstas se siguen oficiando sin respetar el credo que profesen otros residentes de conjuntos y edificios prestándose así, a guerras sacras como la de Irlanda del Norte e Irlanda del Sur y disgregando a la comunidad.

Mientras nuestros hermanos separados (¿separados de quién?) asisten a sus celebraciones desde los lugares más recónditos, los católicos tenemos una iglesia en cada esquina y nos da pereza caminar una cuadra, mejor oírla desde el patio de la casa y así no tenemos que vestirnos.

Hoy nuestros templos están vacíos, pues al igual que en la época del virreinato, cada familia tiene su “capilla” privada y su confesor espiritual. “Tenemos suficiente religión para odiarnos, pero no la suficiente para amarnos”. Swift.

Graciela de Salcedo

 

Novelas del Siglo XIX

En la recuperación del Patrimonio narrativo de Santander intervinieron tres destacados intelectuales cuyos nombres son a saber Gonzalo España Arenas, Alfonso Silva R, y Mario Palencia Silva. Ignoro si la investigación que adelantaron fue contratada por alguien o la hicieron gratis, como una contribución espontánea a la divulgación de nuestras letras, especialmente en lo que se refiere al género novelístico.

En Octubre del 2001 la Universidad Autónoma de Bucaramanga, Unab, publicó el primer tomo de novelas santandereanas del siglo XIX. En marzo del 2008, la Universidad Industrial publicó el segundo tomo. Este último contiene los siguientes títulos: El zapatero, El camarada y La estrella del destino, cuyo autor es Nepomuceno Navarro. La mujer infiel, cuyo autor es Cándido Amézquita, para un total de cuatro novelas. Parece que en el primer tomo se publicaron siete novelas, a juzgar por lo que dicen los presentadores del segundo tomo cuando afirman que fueron once en total las novelas que escribieron los santandereanos en todo el siglo XIX.

La finalidad de este escrito es pedirle a Mario Palencia Silva, el único escritor de los tres que está entre nosotros, que por favor luche, intrigue, reclame a las autoridades internacionales, nacionales, departamentales o municipales; al papa, al obispo, al cura o al sacristán; a la autoridad que considere conveniente, que por favor publiquen las novelas de los escritores santandereanos del siglo XX.

Las novelas santandereanas del siglo XX son puro oro. Las del siglo XIX también son de oro, pero de un oro menos fino. Además hay que rendirle un homenaje a estos últimos antes de que sea tarde, antes de que fallezcan todos.

Guillermo Reyes Jurado


Cadenas de corrupción

Dos principales cadenas/ cadenas de corrupción/ donde está la autoridad/ Ministra de educación.

Cómo se le va a ocurrir/ firmar tamaño contrato/ novelas de apología/ al crimen y sicariato.

“Cochina” televisión/ de Colombia ante su gente/ qué dicen autoridades/ y qué señor Presidente.

Escuela de corrupción/ televisión colombiana/ con su sucio albedrío/ hace lo que viene en gana.

Qué dirá el procurador/ el fiscal y el contralor/ a lo mejor tape y tape/ que así se vive mejor.

Alberto Flórez Flórez

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad