Los muertos no callan | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2008-08-24 05:00:00

Los muertos no callan

¿Qué hace ahí acostado, soldado? Estoy muerto mi capitán. No puede ser que esté muerto, los soldados a mi cargo son inmortales. Póngase de pie, en movimiento.
Los muertos no callan

Mi capitán, es inútil, no me puedo mover, el único movimiento que quisiera hacer después de muerto sería el de bailar, bailar eternamente, como cuando encontramos la mochila de aquel guerrillero llena de billetes. Vamos soldado, nos espera una buena sopa en casa. Ya no quedan casas a dónde llegar, todo son ilusiones. Maldita sea, siempre tan obstinado. ¿Quién es ese otro tirado en el suelo? Yo lo maté capitán, un guerrillero viejo melenudo y flaco, debería estar aguantando hambre. ¿Será que se pueden callar y respetar el sueño de los muertos? Además los únicos que pueden hablar son los muertos. Yo quiero a mi mamá, ¿por qué no vendrá mi mamá? Siento frío y estoy solo, ahora que no puedo chuparme el dedo, tengo miedo de los muertos. No sea tonto guerrillero viejo, si no le tuvo miedo a la guerra mucho menos a los muertos, dígame dónde están sus jefes.

¿Quiere la verdad? Siempre  me exigieron la verdad, pero con la verdad no se llega lejos, con la verdad siempre gané antipatías. ¿Quiénes son los que arman ese barullo a estas horas de la madrugada que no dejan dormir en paz? Secuestrado tonto, otra vez por aquí exigiendo  derechos, yo le corté una noche las cadenas para que huyera y lo que hizo fue dar vueltas y vueltas a un mismo árbol.  Lo tuve que matar para que yo pudiera vivir. ¿Por qué vuelve aquí otra vez?  Una  pregunta tonta, guerrillero viejo, yo fui a casa y un hombre dormía  con mi mujer, me metí entre las sábanas y escuché su conversación, todo era un murmullo de palabras almibaradas, se dieron cuenta que yo estaba allí y me echaron a patadas, por eso he vuelto a la selva, amo la selva y la soledad y ver en las noches entre los árboles la luna amarilla. Lo único que me molesta es  oír gritos en la noche, despierto y son mis propios gritos. No siga, ese hombre me horroriza. Hágalo callar Capitán. ¿Para qué quiere que lo calle guerrillero viejo, no ve que ladra de hambre y de desesperanza? Es que quiero dormir al menos una noche sin que se me aparezcan los mutilados y usted tiene uniforme y responsabilidad, al menos dígale  que tome sus huesos otra vez y se vaya lejos y no me recuerde como lo maté acuchillado.

Eso me gusta guerrillero viejo, vámonos todos a una casa donde haya sopa caliente y  nos podamos abrigar. ¿Hay alguien ahí? Alguien acaba de hablar. Sí, soy yo, la muchacha que unas veces sirvió a la guerrilla y otra a los soldados. Capitán usted tiene las ropas húmedas, tengo que abrigarlo, recuéstese aquí en mi pecho, tengo unas buenas tetas, está frío como un muerto. De verdad estoy muerto, pero guarde silencio, me ahogué pasando el Río en persecución del guerrillero viejo, no quiero que nadie sepa, sobretodo el soldado que murió tan joven y se moriría  por bailar. Está tan oscura la noche ¿dónde está mi pequeña lámpara? Se que Dios se escapó a estudiar teología y nos ha abandonado. Muchacha quiero revivir, quiero volver a la vida contigo.

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad