Nuestro clima, nuestro futuro | Noticias de santander, colombia y el Mundo | Vanguardia.com
Publicidad
Jue Dic 14 2017
20ºC
Actualizado 09:55 pm

Nuestro clima, nuestro futuro | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2009-12-23 05:00:00

Nuestro clima, nuestro futuro

La Conferencia sobre el Clima en Copenhagen-COP15- despert√≥ la esperanza de que cient√≠ficos y jefes de estado acertaran en las decisiones pol√≠ticas que pudieran impedir mayor desbarajuste del ambiente planetario. Pero esta cumbre pudo parecer m√°s un evento generador de informaci√≥n para los medios √°vidos de material para sus abonados y probablemente para algunos pol√≠ticos en busca de ¬ďslogans¬Ē para futuras campa√Īas.¬†
Nuestro clima, nuestro futuro

La observación referida generaba la impresión de que el problema analizado no comprometía a todos los habitantes, como si viviéramos en otro planeta. Al faltar sinergia en la preocupación de los habitantes por su planeta, poco importaba que el Servicio Meteorológico Británico alertase que, en el 2010, el planeta pueda alcanzar el récord de 14.58 grados centígrados de temperatura promedio global.

Esta indecisi√≥n global impide trazar un derrotero y as√≠ evitar que el siglo XXI se convierta en otro que contin√ļe debilitando la calidad de vida de nuestro planeta, nuestro hogar; por ello es v√°lido preguntarnos sobre lo que cada habitante y cada ciudad, contaminante en mayor o menor grado, debe hacer para evitar esta debacle.

El uso racional y eficiente de los recursos energéticos es una alternativa.  Dos, tres siglos atrás la cuenta bancaria de la energía era regulada por el sol; luego, con el desarrollo de la ciencia y la tecnología, al mejor estilo capitalista empezamos a girar, al debe, sobre las reservas de energía utilizando casi todas las que el planeta almacenó a lo largo de su historia, reservas provenientes de los depósitos de helechos y plancton y dinosaurios que el tiempo comprimió para formar carbón, gas y petróleo.  En el horizonte vislumbramos el agotamiento de estos recursos.  A la velocidad que los hemos usado, contaminamos.

Hoy ciudadanos y ciudades con visi√≥n de futuro, as√≠ no sean grandes consumidores energ√©ticos, tienen que dise√Īar acciones propias que mitiguen y den ejemplo, para contribuir a alcanzar los indicadores que no se concretaron en Copenhagen.¬† No se requiere ser ciudad del primer mundo para: aumentar la participaci√≥n de las energ√≠as renovables, principalmente la energ√≠a solar, en el suministro de energ√≠a primaria; reducir el consumo energ√©tico en un 20 por ciento desde ahora hasta el 2012; aprobar normas regulatorias sobre la instalaci√≥n de alumbrado p√ļblico limitando severamente el derroche de energ√≠a y promoviendo la eficiencia; estimular el ahorro energ√©tico en viviendas, oficinas, transporte e industria; comprometer las administraciones p√ļblicas en el uso racional de la energ√≠a e incluir criterios de arquitectura bioclim√°tica en las nuevas edificaciones, por lo menos.

 

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad