Publicidad
Publicidad
Mié Dic 7 2016
20ºC
Actualizado 06:16 pm

Metrolínea, un sistema “in” | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2009-12-26 05:00:00

Metrolínea, un sistema “in”

Metrolínea, un sistema “in”

Las obras de ingeniería, cuya terminación es una incógnita, en todo momento se caracterizaron por la inadecuada programación, el incumplimiento en los plazos de ejecución y la indisposición de la población que, a riesgo muchas veces de ganarse una insolación, tuvo que sortear tramos inconclusos e inconexos, sitios inhóspitos que se volvieron francamente inasequibles. Todo esto fue posible gracias a una dirección general incapaz e incompetente que pecó siempre de indolente al malestar de la gente y al reclamo tanto de peatones como de automovilistas.

A pesar de los lunares señalados, que las obras aún están incompletas y son incorrectas en varios sitios, la inepta administración de Metrolínea –presionada por los políticos que sólo buscan darse ínfulas de grandeza en época preelectoral-, organizó la inauguración de este incoherente e inservible sistema. Para ello invirtió mucha plata, se trajeron tres buses de color verde bilioso (que intimidaron a los busecitos que toda la vida habían transitado nuestras vías) y subieron en ellos, en una infortunada mañana de diciembre, a tres o cuatro gatos que invitaron para hacer de payasos en este circo.

El resultado de esta profana iniciación del transporte masivo en Bucaramanga, no pudo ser más infortunado: un trancón intolerable que nos dejó a todos insatisfechos al constatar, con claridad indiscutible, lo que es la ineficacia y la ineficiencia de los que se creen los más ínclitos dirigentes de nuestro territorio.

A estas alturas del partido, quizás el único dirigente con suficiente materia gris en el cerebro y cinturón bien ajustado en sus pantalones, es el nuevo director de Tránsito de Bucaramanga, Tomás Alberto Vargas, que, viendo el infarto vial que produjo el cierre del carril de Metrolínea para que por ahí no pasaran ni las ánimas benditas, ordenó abrirlo de nuevo para los automóviles, lo que nos permitió volver a transitar y a respirar en esta calurosa ciudad.

Como van las cosas: Metrolínea sin buses, buses sin parqueaderos y sin cómo cargar combustible, estaciones inconclusas y rampas de acceso inasequibles, va a tocar que por el carril de los articulados vayan los particulares y en las flamantes estaciones pongan ventas de frutas, juguitos, fritanga, culonas o, lo que es más “in”, la sede de campaña de algún político incansable en su intención de ir al senado.

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad