Tener un Poquito de Fe | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2009-12-27 05:00:00

Tener un Poquito de Fe

¬ďMe gustar√≠a que escribieras mi obituario, no entiendo dije. Mi obituario, replic√≥ el anciano cuando me vaya¬ÖEstas muriendo? le pregunto. No todav√≠a dijo sonriendo. Entonces porque yo? Porque creo que cuando llegue el momento sabr√°s que decir.¬Ē All√≠ se inicia una relaci√≥n de ocho a√Īos entre el autor de este libro (Tener¬† un poquito de Fe ¬ĖHave a Little Faith- de Mitch Albom) y su rabino de infancia quien le ha hecho esta extra√Īa petici√≥n.¬† Para cumplir con el recado Mitch decide conocer de cerca a su mentor¬† e inicia una serie de visitas y entrevistas con el fin de saber que decir cuando llegue ese ¬ďmomento¬Ē.
Tener un Poquito de Fe

En ejercicios de liderazgo lo ponen a uno a imaginarse que ir√°n a decir otros el d√≠a inexorable que pasemos a mejor vida. Aunque la l√≥gica del ejercicio apunta a cuestionarse su pasado ,examinar su presente y apuntarle a un futuro que lleve a que el d√≠a final haya amables palabras y concurrida asistencia , la imaginaci√≥n no deja de jugarle a uno malas pasadas. Por ah√≠ se le enreda a uno el ego pensando en un sepelio multitudinario cargado de significativas palabras de la vida y obra del finado o¬† le asalta la duda que se cumplan las palabras del rey Salom√≥n quien despu√©s de saberlo todo y tenerlo todo no pudo m√°s que proclamar ¬ďvanidad de vanidades todo es vanidad que provecho saca el hombre de tanto afanarse en esta vida?¬Ē

En estos d√≠as de final de a√Īo no vamos al extremo de pensar en futuros obituarios pero por lo menos reflexionamos sobre el a√Īo que paso y el pr√≥ximo que viene. Mentalmente¬† le ponemos nota a los 365 d√≠as. A veces nos damos cuenta que nos rajamos en algunas √°reas y con humildad hacemos el firme prop√≥sito de cambiar. O, tambi√©n es usual, se√Īalamos culpables con lo cual seguramente nos coger√° el 2010 repitiendo el mismo diagn√≥stico de todos los a√Īos.¬† Todos sin embargo so√Īamos sue√Īos y anhelamos algo nuevo y desafiante para nuestra vidas.

A Mitch le llego el día que no quería que llegara. Solamente pudo decir que encontró a una persona que con su vida le abría la perspectiva de tener un poquito de fe: en la amistad y  en que hay algo que trasciende a nosotros mismos por lo cual vale la pena vivir. Tan simple pero tan complejo.

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad