Tiempos difíciles, tiempos buenos | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2009-12-27 05:00:00

Tiempos difíciles, tiempos buenos

2009 definitivamente no fue un buen a√Īo. Si bien es cierto que en el sector bovino esperamos crecer 2% en carne y 3% en leche, es el resultado de los aumentos en productividad logrados en los √ļltimos a√Īos. Si la ganader√≠a colombiana no hubiese hecho la tarea juiciosamente, la crisis que hoy afronta habr√≠a alcanzado proporciones may√ļsculas. Crisis que tambi√©n nos deja una lecci√≥n importante en el an√°lisis econ√≥mico: que no es sostenible mantener precios internos por encima de los externos, pues las distorsiones que genera √©sta diferencia, son graves y perturbadoras cuando es desproporcionada, como se registr√≥ con el precio del ganado en pie, que alcanz√≥ al doble del precio externo.
Tiempos difíciles, tiempos buenos

Aun as√≠, cerramos el a√Īo con unas medidas que nos fortalecen y abrimos el 2010 con perspectivas muy positivas. El precio de la leche en polvo, que se situ√≥ en los mercados internacionales despu√©s de la crisis financiera en 1.800 d√≥lares tonelada pas√≥ a 3.700 la tonelada promedio para el primer trimestre de 2010. En carne, la promoci√≥n de las exportaciones con base en Acuerdos comerciales sigue su ritmo, y al finalizar 2010 esperamos haber puesto nuestra bandera en los mercados de Rusia y Centroam√©rica, iniciando as√≠, un proceso estable de diversificaci√≥n de mercados. El consumo interno es, y seguir√° siendo, nuestra principal preocupaci√≥n. Tendr√° que haberse fortalecido no solo por el mejor desempe√Īo esperado de la econom√≠a en su conjunto, sino por el fomento al consumo interno para recuperar los kilos perdidos por el alto precio al consumidor, tarea en la que Fedeg√°n no desfallece.

Fue un a√Īo de lecciones que no se nos pueden olvidar. Paralelamente a la gira t√©cnica internacional a Estados Unidos (que nos dej√≥ una buena transferencia de conocimientos), asumimos la cuenta de cobro del mercado. A la ca√≠da de los precios se sum√≥ el debilitamiento de la demanda interna, cuyo peligro ven√≠amos advirtiendo con mucha antelaci√≥n. En ese entonces la Junta del Banco de la Rep√ļblica se empe√Ī√≥, a toda costa y sistem√°ticamente, a elevar las tasas de inter√©s de intermediaci√≥n, y despu√©s a prolongar su descenso. En esa desigual contienda sali√≥ un sector financiero colombiano fuerte si se quiere, y parad√≥jicamente a manos llenas, con jugosas utilidades en medio de una de las peores crisis financieras mundiales. Mientras tanto, y pese a una inflaci√≥n baja, el resto de la econom√≠a registr√≥ un debilitamiento general.

A diferencia de los entornos internacionales, en donde las medidas de salvamento se enfocaron principalmente en el sistema financiero, aqu√≠ el Gobierno tuvo que hacerlo con el sector agropecuario (antes lo hab√≠a hecho con el industrial) para aliviar un poco la situaci√≥n del acoso de las deudas con el sector financiero, sostener los debilitados flujos de caja de los productores, reducir el impacto de los precios de los insumos, y morigerar los efectos de un temprano fen√≥meno de El Ni√Īo -que indudablemente dejar√° otra estocada grave en el sector-. Todo ello sin descontar el riesgo grave del desestimulo, que lo har√≠a cada d√≠a m√°s peque√Īo pese a sus grandes ventajas y potencialidades. Ese salvavidas fue, definitivamente, un gran logro de Fedeg√°n.

* Presidente ejecutivo de Fedeg√°n

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad