Tiempos difíciles, tiempos buenos | Noticias de santander, colombia y el Mundo | Vanguardia.com
Publicidad
Sáb Dic 16 2017
26ºC
Actualizado 03:06 pm

Tiempos difíciles, tiempos buenos | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2009-12-27 05:00:00

Tiempos difíciles, tiempos buenos

Tiempos difíciles, tiempos buenos

Aun así, cerramos el año con unas medidas que nos fortalecen y abrimos el 2010 con perspectivas muy positivas. El precio de la leche en polvo, que se situó en los mercados internacionales después de la crisis financiera en 1.800 dólares tonelada pasó a 3.700 la tonelada promedio para el primer trimestre de 2010. En carne, la promoción de las exportaciones con base en Acuerdos comerciales sigue su ritmo, y al finalizar 2010 esperamos haber puesto nuestra bandera en los mercados de Rusia y Centroamérica, iniciando así, un proceso estable de diversificación de mercados. El consumo interno es, y seguirá siendo, nuestra principal preocupación. Tendrá que haberse fortalecido no solo por el mejor desempeño esperado de la economía en su conjunto, sino por el fomento al consumo interno para recuperar los kilos perdidos por el alto precio al consumidor, tarea en la que Fedegán no desfallece.

Fue un año de lecciones que no se nos pueden olvidar. Paralelamente a la gira técnica internacional a Estados Unidos (que nos dejó una buena transferencia de conocimientos), asumimos la cuenta de cobro del mercado. A la caída de los precios se sumó el debilitamiento de la demanda interna, cuyo peligro veníamos advirtiendo con mucha antelación. En ese entonces la Junta del Banco de la República se empeñó, a toda costa y sistemáticamente, a elevar las tasas de interés de intermediación, y después a prolongar su descenso. En esa desigual contienda salió un sector financiero colombiano fuerte si se quiere, y paradójicamente a manos llenas, con jugosas utilidades en medio de una de las peores crisis financieras mundiales. Mientras tanto, y pese a una inflación baja, el resto de la economía registró un debilitamiento general.

A diferencia de los entornos internacionales, en donde las medidas de salvamento se enfocaron principalmente en el sistema financiero, aquí el Gobierno tuvo que hacerlo con el sector agropecuario (antes lo había hecho con el industrial) para aliviar un poco la situación del acoso de las deudas con el sector financiero, sostener los debilitados flujos de caja de los productores, reducir el impacto de los precios de los insumos, y morigerar los efectos de un temprano fenómeno de El Niño -que indudablemente dejará otra estocada grave en el sector-. Todo ello sin descontar el riesgo grave del desestimulo, que lo haría cada día más pequeño pese a sus grandes ventajas y potencialidades. Ese salvavidas fue, definitivamente, un gran logro de Fedegán.

* Presidente ejecutivo de Fedegán

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad