Los inocentes | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2009-12-28 05:00:00

Los inocentes

Hoy es un día muy especial en la tradición cristiana, consagrado a la memoria de tantos niños inocentes que fueron sacrificados por el imperio romano, cuando Herodes Agripa II quiso recordar a su abuelo Herodes, quien mandó a matar a todos los menores de dos años, nacidos en Belén por la época en que lo hizo Jesús, buscando evitar que Éste se convirtiera en el Rey de los Judíos, perdiendo así los privilegios que poseían y de los cuales disfrutaban sin ninguna limitación.
Los inocentes

Este político de mala calaña y muy amigo de los bacanales y las fiestas acompañadas de abundantes comidas y excesos de vino, gustó también de las sátiras, las bromas y la burla del pueblo, según nos lo describen los historiadores. Al cumplir 30 años y en remembranza de su antepasado, ordenó la celebración de una gran fiesta, con duración de una semana y resaltando como día central el 28 de diciembre, fecha de su cumpleaños, que simultáneamente simboliza la matanza de inocentes, convertidos más tarde en santos anónimos, por la jerarquía eclesiástica.

Pero este día marca varios significados para el mundo occidental, en su devenir histórico – político; pues nos muestra la manera como estaba organizado el impero romano, de quÉ forma se defendía el estado de cosas existentes, la escasa participación del pueblo a quien se le daba pan, licor y circo, para mantenerlo ausente de cualquier participación y quien solo debía poner a disposición del soberano la fuerza bruta, su capacidad de trabajo, la resignación esclavista, fidelidad al Rey, más que a su mujer y ninguna señal de libertad para los suyos.

Para quienes incumplieran sus edictos, redactó penas de muerte, torturas de todo tipo, multas en denarios, destierros, cárcel de larga reclusión, derecho de pernada para los invitados y quienes intentaron huir se encontraron con las salidas de la ciudad custodiadas por la guardia pretoriana que se encargó de hacer cumplir los antojos del Monarca. Esta situación ha sido catalogada como una verdadera inocentada del Rey hacia sus súbditos e invitados, algunos de no muy buenas relaciones diplomáticas, que terminaron pagando muy caro su asistencia; hasta con la propia vida.

Nos queda, a manera de reflexión, no ser tan inocentes en el manejo de los hilos del poder, que aún subsisten detrás de las cortinas de humo sostenidas por quienes se favorecen de su ejercicio y pretenden no ser identificados. También conviene descifrar el verdadero significado de tanto festival, en pueblos y ciudades. Que sirva para recordar la tradición, nuestras raíces, impulsar la amistad, la compresión familiar, las costumbres de la tierrita; todo por encima del puro comercio.

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad