Publicidad
Publicidad
Vie Dic 2 2016
20ºC
Actualizado 07:35 pm

Tan rimbombantes ellas | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2009-12-28 05:00:00

Tan rimbombantes ellas

Las señoras dedicadas al cuento de la “perspectiva de género”, tan atinadas en sus propósitos de defender los derechos femeninos y tan apropiadas de lo suyo, se salieron de contexto desde que se metieron con el idioma castellano con el argumento de que el español es “excluyente” porque lo universal es masculino, y “no hay derecho”, según ellas. Convencieron a los políticos de decir “colombianos y colombianas” y “niños y niñas”; y ellos lo hacen porque se pegan de un avión fallando con tal de conseguir votos, aunque no lo compartan, o simplemente ni entiendan de qué se trata el asunto. Y lo peor de todo es que dicen “los colombianos y colombianas” y “los niños y niñas”, y les queda faltando el artículo “la” para ellas: usan lenguaje “excluyente”, de todos modos.
Tan rimbombantes ellas

Pero lo peor del asunto es que se les dio por asumir que las terminaciones en ‘nte’ son masculinas. Resulta que ahora dicen “presidente y presidenta” o “gobernante y gobernanta”, siendo que ‘presidente’ es, textualmente, una persona que preside, y ‘persona’ es femenino; por tanto, hubiese sido más sensata la pelea de género si se dijera “presidente y presidento”: en ese caso les hubiera tocado el término universal a ellas; pero, obstinadas como son, han asumido que todo lo que tenga que ver con el idioma castellano es masculino: se equivocaron otra vez. Por uso, la Real Academia termina aceptando las palabras, así como ocurrió, por ejemplo, con ‘presidenta’; pero aquí, como vemos, la lógica funciona al revés.

Según esta jerga, habrá “estudianta”, “narcotraficanta”, “atacanta”, “mortificanta”, “farsanta” y “perjudicanta”. Haga cualquier persona el ejercicio con cualquier terminación ‘nte’, para que vea como queda de “rimbombanta”.

En los colegios escriben el signo de la arroba (@) para “unir” ‘o’ y ‘a’ en una sola letra, de acuerdo con la “academia” alternativa que crearon quién sabe cuándo; la misma que enseña a no decir ‘undécimo’, sino “grado once”; la misma que enseña a eliminar los guiones al final del renglón, a no usar ‘etcétera’, a escribir en mayúscula sostenida para no tener que marcar tildes, y quién sabe cuántas otras barbaridades idiomáticas.

Los líderes sociales también son guías para el manejo del idioma, y así como los políticos, a pesar de sus enormes vacíos académicos, son líderes (o ‘lideresas’–qué horror–), los profesores de colegio, los locutores y los artistas son para la sociedad modelos en muchos aspectos, entre ellos, el uso del idioma. Lo que deben hacer, como responsabilidad mínima, es aprender a hablar y a escribir.

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad