HAGASE OIR | Noticias de santander, colombia y el Mundo | Vanguardia.com
Publicidad
Sáb Dic 16 2017
20ºC
Actualizado 06:07 pm

HAGASE OIR | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2009-12-30 05:00:00

HAGASE OIR

HAGASE OIR

Que tengamos un país tranquilo, que no haya religiones, ni credos, ni políticos, sólo un Dios. Un país que se arme de valor para destacar las acciones de los que han hecho algo por ellos, un país sin críticos de lo bueno, críticos de lo malo y críticos sin fundamento y títeres de los manzanillos.

Que tomemos confianza en nosotros y rechacemos categóricamente y con toda la fuerza moral que nos asiste desde los valerosos días en los que con coraje y valor resolvimos en el Socorro sellar nuestra libertad, y acabemos con el secuestro, con el asesinato vil de hombres, mujeres y niños inocentes, por unos bárbaros que creen que efectuar esas acciones desgraciadas a la sombra, les da status de “combatientes”: qué cobardía, qué sevicia, qué ignorancia de los que creen en ellos.

Nosotros los Colombianos, debemos unirnos para defender nuestro honor mancillado y ofendido por grotescos ex-golpistas y funcionarios de un país extranjero, sin líderes, sin moral, sin sentimientos, sólo con petróleo y su sinónimo, dinero.

Los Colombianos merecemos lo mejor, pero necesitamos hacernos sentir, pero dejando a un lado nuestros actuales pseudo dirigentes, y que este 2010 nos traiga suerte felicidad y un acercamiento, aunque sea ficticio, con Dios.

Raul Sarmiento Romero

Sodoma y Gomorra

En días pasados alguien se quejaba en este diario de la invasión de vendedores ambulantes y la ocupación del espacio público en calles y peatonales del sector con la correspondiente incomodidad que se ha creado. Además, según el informante, el desorden, la basura y hasta heces y orines que dan un olor nauseabundo y presentan un desastroso aspecto para los visitantes. Hacía una comparación con las ciudades de Sodoma y Gomorra de que habla la Biblia,  en lo que se ha convertido Cabecera por causa de los vendedores de artesanías.

Si entendemos el desorden de Cabecera como una desorganización del comercio informal, no sería real hacer una comparación con estas ciudades, pues, según se conoce, eran ciudades ordenadas, no existían los vendedores ambulantes, ni existían artesanías tiradas por el suelo. El castigo que, según la Biblia, recibieron estas ciudades fue por su desorden moral, por el homosexualismo que allí era evidente.  No creo que los artesanos de Cabecera hayan llegado a tal extremo de perversión para compararlos con las ciudades mencionadas por el comentarista. La sodomía es un desorden moral sobre todo entre varones.

No será más bien falta de una autoridad con visión de futuro y de orden, teniendo en cuenta que las artesanías son la manera como muchos se ganan el pan diario, se haya ideado un lugar adecuado para estos pequeños comerciantes para que allí expendan sus trabajos y no impidan la libre circulación de peatones.

Tobías Herrera Méndez

Sobre el salario mínimo

Pobres de aquellos que dictan leyes injustas y con sus decretos organizan la opresión, y que despojan de sus derechos a los pobres de mi país e impiden que se les haga justicia, que dejan sin nada a viudas, madres, trabajadores y roban la herencia sagrada del pueblo huérfano.

¿Qué harán el día de la invasión, cuando desde lejos venga el castigo? A donde huirán, y quién los ayudará? ¿Dónde encerrarán sus riquezas? No quedará más que doblegarse entre los prisioneros o caer con los muertos.

A Yavé no se le ha pasado el enojo, aún sigue con su mano levantada. (Isaías - 10)

Néstor Vargas


Ley antisecuestro

Si los Padres de la Patria amaran un poquito su país, unánimemente se dedicarían a pensar, debatir y encontrar cómo combatir  el secuestro. A diario secuestran y matan políticos, gobernantes, empresarios; pero los políticos incólumes e “impávidos”  se dedican a otros menesteres legislando sobre otros temas; como si fueran ajenos a la situación y no les importaran  las consecuencias de una legislación laxa existente, que no contrarresta la comisión  de este delito atroz que ellos en principio deben  y tienen que combatir desde sus curules.

Pero ¿será que no pueden parar de competir al que más proyectos de Ley se le ocurran, sin importar su inocuidad como muchos; para dedicarle con carácter prioritario y urgentemente encontrar la solución hoy? Usualmente  sí pueden cambiar la Constitución para satisfacer intereses personales pero para esto, nada.

No esperemos  que se repitan hechos tan graves para luego lamentar y buscar responsables; la responsable es la Ley que, además, permite atenuación, rebajas, amnistía, indultos y gabelas. En sus manos está modificar lo pertinente  para evitar que esta barbarie golpee más puertas.

Fabio A. Ribero Uribe

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad