Publicidad
Publicidad
Sáb Dic 3 2016
18ºC
Actualizado 07:35 pm

HAGASE OIR | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2010-01-02 05:00:00

HAGASE OIR

HAGASE OIR

La responsabilidad de iluminar parques, calles, avenidas y barrios en las ciudades recae directamente en los alcaldes como máximas autoridades municipales que tienen dentro de su competencia el alumbrado público, según decreto 2424 de 2006 y la resolución de la Creg No 043 de 1995.

Edgar Sanabria Becerra

Esto pinta mal

Mal augurio para la política de seguridad democrática  fue el secuestro y asesinato del gobernador del Caquetá, Luis Francisco Cuéllar Carvajal.

Si el crimen se hubiese registrado en algún pueblo o vereda, el asunto sería pasable, pero que ocurriera, en la forma conocida por la opinión pública, eso ya es muy grave.

El gobernador es la persona más importante en su jurisdicción. Solo faltó que secuestraran al Comandante de la Brigada del Ejército.

¿Dónde estaban las autoridades de Florencia cuando los criminales derribaron las puertas de la casa y arrastraron a su víctima del tálamo a la calle para degollarlo?

Será que, como lo sugiere el ex ministro Londoño, la Fuerza Pública, especialmente el Ejército, se encuentra desmoralizado y temeroso al actuar?

¿Pensarán en lo que les está ocurriendo a los que defendieron la institucionalidad en los lamentables hechos del Palacio de Justicia?

Con una Fuerza Pública asustada y temerosa se puede echar a perder todo lo alcanzado en estos últimos siete años, lo que indica que los mamertos están por lograr su propósito desestabilizador. ¡Qué tristeza!

Luis Martín Parra Carreño

Vida de perros

En las adversidades de nuestra vida solemos decir por antonomasia que nos había ido como a los perros en misa, o que nos trataron como a un perro, o que perra vida, pero esta mentalidad ha cambiado y hoy se les lleva a misa y toca dejarles el puesto para que su amo no nos muerda.

Se les lleva al psicólogo. Se les pone ropita bien abrigadita para que no anden como las modelos, actrices o presentadores de farándula, mostrando todo menos el cerebro.

Tengo una perrita muy linda de raza gosquer pura que se llama Nemesis Serrano Gómez. Es antisocial y antipática.

Se la llevé al zooterapeuta y la encontró psíquicamente bien. Es que los perros con el tiempo resultan pareciéndose a su amo, me dijo. Pobre Nemesis.

Graciela de Salcedo


Grandeza y decoro

El Presidente de la República encarna las virtudes y grandezas del país. Y la persona que se elige para esa dignidad tiene la obligación de mantener el decoro, inherente a semejante responsabilidad.

Un Presidente elige para lograr la paz, la concordia, la convivencia, la justicia, el progreso de la nación.

Un presidente es factor de orden y de unión. A su influjo florece el país y la felicidad del pueblo. Los períodos de grandeza de muchas naciones ha sido obra de sus mandatarios.

Hombres probos, inmaculados, progresistas, con visión de futuro, incapaces de atropellar a alguien, respetuosos de la ley y demócratas integrales.

En Colombia, a lo largo de su borrascosa vida republicana, hemos tenido mandatarios que han sido paradigmas de la raza intérpretes de las mejores virtudes ciudadanas.

Jamás cometieron la menor indelicadeza, y como es el caso de Marco Fidel Suárez, un hombre pobrísimo que se vio en la necesidad de vender a un banco extranjero sus sueldos y sus gestos de representación para poder sobrevivir, al menor reproche que se le hizo por esa debilidad, resolvió renunciar a la dignidad de Presidente de la República antes que seguir soportando y sufriendo el escarnio.

El Presidente Suárez, citado a la Cámara de Representantes para que diera explicación de su conducta, en forma inmediata aceptó el cargo.

Era un hombre de carácter, de sólida formación cristiana y moral. Se dio cuenta que a partir de esa trivial acusación ya no era un factor de unión y aglutinamiento de los colombianos, sino un factor de discordia. Por esa pequeñez dejó el cargo. Hoy Marco Fidel Suárez es uno de los grandes de la patria y figura con honor en la historia.

Guillermo Reyes Jurado


Burros o inexpertos

Como residente del municipio de Piedecuesta estoy preocupado por el avance del proyecto de Metrolínea.

Recordando mis tiempos de niño, cuando uno cometía un error lo primero que decían es: “usted si es mucho lo burro”. Claro,  hoy se dice “usted si es muy inexperto”.

Esto me lleva a decirles lo mismo a los señores de Metrolínea, Inco, Planeación Nacional y en especial al señor ministro Gallegos.

Ellos no tomaron en consideración que antes de hacer una obra de esta magnitud debían diseñar la carretera de la bomba de gasolina Los Molinos a Girón, lo mismo que la vía Los Molinos a Berlín.

De esta forma  sacar de circulación el transporte de carga descongestionar la autopista Piedecuesta hasta ‘Papi Quiero Piña’

Debido a esta falta de planeación es ocurren a diario tantos accidentes y trancones

Pedro Gómez Suárez

 

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad