Jue Dic 8 2016
20ºC
Actualizado 06:16 pm

Hablemos Claro en Familia | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2008-09-30 19:35:54

Hablemos Claro en Familia

Hablemos Claro en Familia

Le llegó el momento de mostrar lo que aprendió académicamente y de ejercer su profesión con responsabilidad y decoro.

Estamos seguros de que sabrá corresponder a la educación que le brindamos en el hogar.

Queremos decirles a todos los jóvenes que valoren el esfuerzo de sus padres por sacarlos adelante, que sigan sus indicaciones, no les fallen y que busquen brillar con luz propia para llegar a ser personas de bien.

Respuesta

Distinguido señor: Mil felicitaciones. He ahí la obra sagrada de unos padres que supieron guiar a su hijo por el camino de la exigencia, dedicación, disciplina y éxito personal.

Tengan la convicción de que llenará de regocijo sus vidas porque sabrá responder a los retos que se presenten en su más inmediato futuro.

Grato es reconocer que ustedes cumplieron con eficacia y dignidad esa hermosa misión encomendada desde aquel instante que lo trajeron al mundo.

Su hijo comienza una etapa que fortalecerá su entendimiento y guiará su conducta hacia el éxito y la felicidad.

Reflexión

¿Qué puedes esperar de un hijo que carece de la presencia física y afectiva de papá o mamá?

Antes de nacer y desde temprana edad, el niño o la niña requiere su cercanía, cariño, delicadeza, ternura y amor.

Es un ser indefenso, inocente, afable, bueno, bello, que a medida que crece va estructurando un carácter y personalidad que le permitirán enfrentar el porvenir.

Debe gozar de un ambiente familiar colmado de intimidad y alegría, de disciplina, exigencia, firmeza, flexibilidad y mucho amor.

Aunque tengan diferencias como pareja y carezcan de los mecanismos adecuados para enfrentar y solucionar sus conflictos, eviten a toda costa involucrar a sus hijos.

Ellos no merecen sufrir por sus equivocaciones. Busquen ayuda y sáquenlos de la confrontación.

El consumo de droga, la prostitución, el alcoholismo, la delincuencia infantil y juvenil, son consecuencias amargas de la desintegración de la familia.

Haga un examen de conciencia y piense: ¿En estos momentos estaré propiciando la destrucción de los seres que más amo?

Sea facilitador del camino existencial de sus hijos transmitiéndoles alegría, entusiasmo, optimismo, seguridad y felicidad en cada paso que dé. Llegó la hora de recuperar el tiempo perdido.

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad