Publicidad
Publicidad
Dom Dic 4 2016
21ºC
Actualizado 07:18 pm

Los nuevos candidatos | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2010-01-05 05:00:00

Los nuevos candidatos

Este a√Īo tendr√° lugar la elecci√≥n de nuevos congresistas, la primera despu√©s del gran destape de corrupci√≥n que llev√≥ a muchos de los elegidos en 2006 a la c√°rcel o, simplemente, a la separaci√≥n de sus cargos por delitos relacionados, en t√©rminos generales, con el narcotr√°fico. Sobra decir que tendremos que tener mucho tino para no equivocarnos de nuevo, porque volver a elegir como representantes o senadores a personas cuestionadas ser√≠a verdaderamente imperdonable.
Los nuevos candidatos

No es posible todav√≠a, desde luego, so√Īar con llevar al Congreso a las figuras j√≥venes que todos desear√≠amos, pero s√≠ podemos espulgar el ambiente pol√≠tico para apoyar a aquellos dirigentes que han mantenido una conducta intachable y que seguramente estar√°n dispuestos a realizar un trabajo ajustado a las necesidades de una sociedad que anhela curar sus heridas y volver por los caminos de la dignidad. Quiz√° el listado no sea muy grande, pero que los hay los hay, son buenos, respetuosos de la ley y convenientes para el restablecimiento de la moralidad p√ļblica.

Pero cualquiera preguntar√°: si existen dirigentes de esta clase, ¬Ņpor qu√© no han tenido la relevancia que ser√≠a deseable? Y la respuesta, por supuesto, es que se trata de hombres y mujeres que, en algunos casos, pasan de los cincuenta a√Īos de edad, que ocuparon posiciones de relativa importancia en el sector p√ļblico pero que, precisamente, por ser honestos fueron rechazados, marginados por los eternos manejadores del poder, estos s√≠ corruptos y √ļnicamente dispuestos a trabajar con quienes le hayan vendido el alma al diablo. Podr√≠a nombrar a unos cuantos de estos buenos ciudadanos, pero prefiero que cada lector haga el esfuerzo de descubrirlos en la mara√Īa pol√≠tica local, regional y nacional, para que este ejercicio contribuya a definir el nuevo panorama electoral desde la conciencia.

A las elecciones de congreso de 2010 no podemos ir con los ojos cerrados, dispuestos a dejar que los malos candidatos hagan de las suyas como siempre lo han hecho, disfrazados de ovejitas: tenemos que usar, si es necesario, la linterna de Diógenes para desenterrar a los dirigentes bienintencionados que algunas veces aspiraron a cargos de elección popular— en concejos, asambleas y Congreso—, pero jamás lo consiguieron porque no llenaban los requisitos para el cargo, es decir, ser corrompidos hasta los tuétanos para alimentar el círculo de quienes eternamente han sido responsables de la guerra y el atraso social en Colombia.

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad