Publicidad
Publicidad
Mar Dic 6 2016
24ºC
Actualizado 01:09 pm

Reconstruyendo la partida | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2008-08-25 05:00:00

Reconstruyendo la partida

Reconstruyendo la partida

anuncia jaque mate al contendor y a renglón seguido desbarata el tablero impidiendo con ello evaluar cabalmente la situación y borrando cualquier huella del estado de la partida para evitar las complicaciones que se pudieran presentar en el futuro.

Con tal figura del mundo de los escaques se pretendía ilustrar la preocupación de que los referidos personajes, al ser distanciados del teatro de sus tropelías y ser juzgados únicamente por delitos de narcotráfico, o cualquier otro que afectara a la nación norteamericana iban a acallar sus confesiones acerca de las masacres cometidas en nuestro suelo, sus vínculos con la política colombiana serían un eco remoto y, lo que era más lamentable, la reparación de sus víctimas se volvería casi imposible.

Todo indica que los paramilitares extraditados continuaban delinquiendo desde las cárceles y que no se trataba de “angelitos” que merecieran algún tipo de consideración, como también es cierto que la Fiscalía y otros estamentos oficiales se apresuraron a hacer pronunciamientos en el sentido de que tales temores eran infundados puesto que se habían establecido convenios con la justicia norteamericana a fin de continuar con el proceso de Verdad y Reparación que les era exigible dentro del marco de la ley de Justicia y Paz. Sin embargo, el tiempo nos ha dado la razón puesto que han transcurrido varios meses desde aquel amanecer en que fueron llevados a comparecer ante los jueces estadounidenses y sus confesiones cesaron del todo, mientras las reparaciones a las víctimas cada vez se tornaron más improbables. En cambio se escuchan insistentes rumores acerca de posibles negociaciones en sus penas, si colaboran con los propósitos de la justicia norteamericana.

El presidente Uribe se ha preocupado por la posible benignidad de las condenas, sugiriendo un mínimo para las mismas, pero el mismo embajador Brownfield le ha recordado algo que es evidente y es que el poder judicial de su país es totalmente independiente, que en consecuencia no está obligado a tomar en cuenta las sugerencias de otras ramas del poder, y mucho menos si provienen del exterior. En tales circunstancias no sería de extrañar que los citados capos estén gozando de libertad en poco tiempo y que las víctimas de sus atropellos nuevamente se vean burladas.

Esta situación no ha pasado desapercibida para la Corte Penal Internacional, entidad supranacional que fue instituida para actuar cuando la justicia de un país no lo hace respecto de crímenes de lesa humanidad. Es por eso que las preguntas formuladas por la CPI y la presencia del fiscal Luís Moreno Ocampo deben entenderse como una reconstrucción de la partida de ajedrez inconclusa. ¿Cuál será su conclusión final?

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad