Publicidad
Publicidad
Sáb Dic 3 2016
20ºC
Actualizado 07:35 pm

La renuncia del Ministro | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2008-08-25 05:00:00

La renuncia del Ministro

Fabio Valencia Cossio no va a renunciar. El Presidente Uribe lo respaldará con gusto. Y ésta será una muestra más del relajamiento ético y moral del país.
La renuncia del Ministro

 Sus fronteras se han venido corriendo con la complacencia de una clase dirigente que prefiere guardar silencio con el argumento de que como el país y los negocios con Uribe van bien, lo demás es pura filosofía barata y no importa nada.

Pero algo va del expresidente Virgilio Barco al Presidente Uribe. Momentos antes del homenaje que en Bucaramanga se le brindaba al entonces nuevo Ministro de Justicia; de Palacio de Nariño llamaron a José Manuel Arias Carrizosa y le aconsejaron que aprovechara su discurso en el homenaje para explicar su actuación en el sonado asunto de la importación de un vehículo que como embajador en Cuba tenía derecho a traer a Colombia.

Lo que se le pedía al Ministro de Justicia no era cosa distinta a que fijara su postura ética y moral frente a lo que se había convertido en un escándalo que fastidiaba al gobierno. José Manuel Arias Carrizosa, a pesar de que no había nada de ilegal en su comportamiento, tomó la decisión de renunciar. Ese episodio sucedió hace 20 años.

Lo paradójico fue que quien fustigó al gobierno y al ministro Arias con encendidos denuncios y debates en la Cámara de Representantes, por lo que consideraba que de un Ministro no se podía tener la más mínima duda y posibilidad de un debate ético y moral y, mucho menos, si era el Ministro de Justicia, fue nadie más y nadie menos que el joven congresista antioqueño Fabio Valencia Cossio. Así, de esa manera, fue como el país conoció al hoy Ministro del Interior y Justicia: comiendo y tumbando Ministro. Y todo, con un fuerte discurso sobre ética y moral.

Hoy todo es muy distinto. Para Valencia Cossio, su discurso de hace veinte años es un asunto viejo y del pasado que no debe tener vigencia hoy. Debe pensar que los principios y valores de nuestra sociedad ya no son los mismos, y que la ética y la moral en los asuntos públicos y en sus servidores, en buena hora se han ido de vacaciones. Y, lo más chévere para él, al presidente Uribe no le importa.

Lo que le molestó fue que lo dejaran “botar corriente” en los consejos de seguridad ante el hermano del Ministro Valencia Cossio que protegía a la delincuencia desde la Dirección Seccional de Fiscalías de Medellín. El Ministro no renunciará, y menos ahora que lo ha perdonado la campeona del relajamiento ético y moral: la columnista María Isabel Rueda.

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad