O todos en la c√°rcel,o todos en la calle | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2008-08-25 05:00:00

O todos en la c√°rcel,o todos en la calle

En las c√°rceles hay miles que sin ser congresistas son inocentes y no hay una doctora Martha Pinto que interceda por ellos (V.L. Agosto 17),
O todos en la c√°rcel,o todos en la calle

ni cuentan con plata para probar su inocencia (ay del ladrón que no robe lo suficiente como para probar su inocencia), ni siquiera con doctores de la Santa Madre Iglesia que los absuelva, pero los congresistas paracos sí tienen doctores de la ley que saben quebrantarla.

Doctora Martha: el tener a los congresistas tras las rejas no es por temor a que se vuelen, aun cuando casos se han visto en altos funcionarios, sino, ¬Ņqu√© hacen con tanto congresista inocente suelto? "Confesar una falta libremente es el pr√≥ximo paso a la inocencia",
* * *
Se habla de roscogramas y nepotismo, pero hasta ahora nadie se ha pronunciado por el regionalismo de nuestro Presidente y es que ya que los Ministerios y otros altos cargos no alcanzan para todos los Departamentos, por lo menos rep√°rtalos entre algunos y no, la mayor√≠a para Antioquia. ¬ďEl hombre no debe permanecer en absoluto contentamiento¬Ē. SOUTHEY.
* * *
Pastrana est√° detr√°s de la Presidencia del Partido Conservador pero quiere que le rueguen cuando dentro de esa colectividad los hay mejores (mejores que √©l, cualquiera). ¬ďLa conquista propia es la m√°s grande de las victorias¬Ē. PLAT√ďN.

Ingrid de todo mi aprecio

Ver la verticalidad y el enhiesto postulado que la informa colocan a la líder en un grado de fortaleza moral que la faculta para acometer sus ideas frente a la defensa de posturas socialistas que se emparentan con la naturaleza en un partido Verde Oxígeno que aglutina seres distintos que se enfrentan a los detentadores del poder sin que para nada frenen la lucha por los menos favorecidos.

Ingrid Betancourt empinada sobre sus conceptos sociales dio en el Congreso debates que a√ļn recuerda la memoria pol√≠tica y que le dieron la notoriedad que parad√≥jicamente la llevaron al Cagu√°n para correr la gruesa aventura que le propin√≥ el golpe certero que la mantuvo en el filo del martirio para acentuar su alma en el fervor c√°lido de su liderazgo fren√©tico que hoy la mantiene ad portas de un triunfo en la dirigencia de los pr√≥ximos a√Īos.

Tal vez la podamos considerar como la más madura de las liderezas formadas en la consagración del infortunio que vivieron hombres de masas como Mándela, o Gandhi, de quienes seguramente tomó el ejemplo para vivir con grandeza los momentos oscuros de la horrible noche, ayer interminable y hoy llegando al final para escuchar la marcha triunfal que iluminó la mente de Rubén Darío. Con sencillez, sin posar de mesiánica y sin presumir de nada sino de ciudadana colombiana que lleva con orgullo la nacionalidad más vilipendiada de que se tenga noticia para ser catapultada a un prestigio sellado con sangre.

Julio Valdivieso Torres

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad