Los Reyes Magos | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2010-01-07 05:00:00

Los Reyes Magos

El sentido original de la celebración del Día de Reyes Magos se ha perdido tanto, que ni siquiera en el calendario, los Monarcas de Oriente llegan un 6 de enero. Es más, según la Ley Emiliani, este 2010 ellos estarán en los pesebres sólo hasta el próximo lunes.
Los Reyes Magos

Hay que advertir, eso sí, que más allá de las costumbres católicas e incluso de los festivos, el sentido de la presencia de este trío contiene un mensaje espiritual.

La fecha podrá haberse desvirtuado en la expresión popular o en el mundo comercial; sin embargo, jamás dejará de ser un acontecimiento que nos recuerda las cosas bellas que la vida nos tiene a todos.

El significado de la presencia de Gaspar, Merchor y Baltasar podría traducirse en la siguiente frase popular que reza así: “Si es para uno, le guardan”.

¿Por qué tal expresión?

Mire usted, por más que Herodes intentó evitar el nacimiento del nuevo rey de los judíos y que incluso quiso sobornar a los Reyes Magos para saber dónde estaba el heredero del trono, jamás pudo impedir que al rancho de Belén llegaran oro, mirra e incienso.

Ni José ni María, los padres del Niño Jesús, imaginaron que tales presentes podrían iluminar con su estrella al humilde hogar.

A veces pedimos muchos regalos que nunca llegan y, de manera equivocada, maldecimos. Sin embargo, si esos presentes no están en nuestras manos, es porque no eran para nosotros.

Lo que deseamos hoy, puede no gustarnos mañana. Así las cosas, no deberíamos amargarnos tanto por lo que no consigamos.

En nuestro tiempo, los Reyes Magos llegan con otro tipo de presentes que, de igual forma, contienen una riqueza que ni siquiera alcanzamos a medir.

Deberíamos entender que, el solo hecho de tener salud, no se compara con ningún oro del mundo.

Todos podemos reflexionar, de manera permanente, en regalos que tocan a nuestros corazones como la misma libertad y el amor.

El día de ayer, no sólo debe servirnos para escenificar una vez más la marcha de los Reyes Magos hacia el Portal de Belén, guiados por una estrella.

El 6 de enero que acabó de pasar nos debe servir para entender que Dios, a cada instante, nos llega cargado de dones; sólo que nosotros no queremos darnos cuenta de ellos.


REGALO amable:

Es responsabilidad de todos dejar de lado el maltrato cotidiano. El reto es ser amable, aún con quienes no lo son; eso sería un buen regalo de Reyes Magos. La idea es ser capaz de contestar de una manera cordial al que no es amable con nosotros, ser capaz de sonreír ante aquellos que están en esos días insufribles o capaces de cruzar la calle para brindarle un saludo afectuoso al vecino que ni nos vio, agobiado por la urgencia de sus problemas.

PÍDALE A DIOS

Pídale a Dios que hoy tenga paz. Que le permita confiar en que El Señor lo tiene exactamente en donde tiene que estar. Que no olvide que las posibilidades infinitas nacen de la fe. Que utilice esas gracias que ha recibido y que pase a otros ese amor que le ha sido dado. Permita que la presencia de Dios se aloje en sus huesos y que le dé libertad a su alma para cantar, bailar, alabar y amar.


BELLA HISTORIA

Dos ángeles se pararon para pasar la noche en el hogar de una familia adinerada. Y aunque les permitieron entrar, les dieron un espacio pequeño en el frío sótano de la casa. A medida que ellos preparaban sus camas en el duro piso, el ángel más viejo vio un hueco en la pared y lo reparó.

Cuando el ángel más joven preguntó: ¿por qué?, el más viejo le respondió: “Las cosas no siempre son lo que parecen”.

La siguiente noche, el par de ángeles vino a descansar en la casa de un señor y una señora muy pobres. Ellos, contrario a las personas adineradas del día anterior, eran hospitalarios.

Después de compartir la poca comida que la humilde familia tenía, la pareja les permitió a los ángeles que durmieran en su cama, donde ellos podrían tener una buena noche de descanso.

Cuando amaneció, al siguiente día, los ángeles encontraron bañados en lágrimas al señor y a su esposa. ¿La razón? la única vaca que tenían, cuya leche había sido su entrada de dinero, yacía muerta en el campo.

El ángel más joven estaba furioso y preguntó al más viejo:

- ¿Cómo pudiste permitir que esto hubiera pasado? El primer hombre lo tenía todo, sin embargo tú lo ayudaste. En cambio, la segunda familia tenía muy poco, pero estaba dispuesta a compartirlo todo, y tú permitiste que la vaca muriera.

“Las cosas no siempre son lo que parecen”, le replicó el ángel más viejo. Y continuó diciendo: “Cuando estábamos en aquel sótano de la inmensa mansión, noté que había oro almacenado en aquel hueco de la pared. Debido a que el propietario estaba tan obsesionado con la avaricia y no dispuesto a compartir su buena fortuna, yo sellé el hueco, de manera tal que nunca lo encontraría”.

“En cambio, anoche mientras dormíamos en la cama de la familia pobre, el ángel de la muerte vino en busca de la esposa del agricultor. Y yo le ofrecí a la vaca en su lugar”.

Algunas veces, eso es exactamente lo que pasa cuando las cosas no salen como uno espera que salgan. La verdad es que en la vida, “las cosas no siempre son lo que parecen”.

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad