El a√Īo de la celebraci√≥n | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2010-01-08 05:00:00

El a√Īo de la celebraci√≥n

Ya ser√°n 200 a√Īos desde que se derrumb√≥ el dominio ib√©rico sobre los pueblos de Am√©rica. M√°s como consecuencia natural del desmoronamiento del Imperio espa√Īol ocurrido por la impermeabilidad de la pen√≠nsula a las reformas borb√≥nicas que intentaron llevar la Ilustraci√≥n a esas tierras, que de la eficacia de una verdadera gesta libertadora revolucionaria.
El a√Īo de la celebraci√≥n

Aquella Espa√Īa clerical y atada al origen divino del poder del monarca, incapaz por consiguiente de aceptar el derrocamiento de Dios como fuente de autoridad pol√≠tica y la instauraci√≥n de la raz√≥n y la ciencia en la base de las nuevas estructuras sociales de Europa, vio pasar la aplanadora de la civilidad moderna (la Revoluci√≥n Francesa) y tras ella vio caer, uno tras otro sus se√Īor√≠os: el militar, el pol√≠tico internacional, el cultural y finalmente el territorial que termin√≥ con la ruina moral de Espa√Īa que se sell√≥ con la p√©rdida de Cuba y la debacle de 1898.

No tienen all√° motivos para celebrar. El Imperio de Carlos V, que quisieron modernizar los Borbones Felipe V y Carlos III, se fue derrumbando, parad√≥jicamente, por la cohesi√≥n de Espa√Īa en torno a la religi√≥n, inmune a los reformistas alemanes e ingleses. Una tragedia en pocos actos, de la que se beneficiaron franceses e ingleses, especialmente √©stos √ļltimos que coronaron su grandeza en el siglo XIX con la revoluci√≥n industrial.

¬ŅPero qu√© celebraremos nosotros? Bueno, nacimos como rep√ļblicas. Pero el salto sin paradas de Espa√Īa, desde el moribundo Medioevo hacia la contemporaneidad, sin salpicarse de Ilustraci√≥n, ciencia y era moderna, acarre√≥ para nosotros el nacimiento de ¬ďpatrias bobas¬Ē que a√ļn ahora est√°n desvertebradas y socialmente subyugadas.

Aqu√≠ el juzgamiento de malos o buenos gobiernos que pueda haber en la regi√≥n, pasa a un segundo plano. Lo relevante no es que se gobierne mal o bien, el s√≠ntoma alarmante es que todav√≠a estamos frente a l√≠deres destructores del Estado. Figuras populares que se cosechan del miedo, la miseria y la ignorancia, alrededor de las cuales se resucitan muertos como el absolutismo, la demagogia, la concentraci√≥n de poder, el despotismo; fantasmas todos estos que fueron bien decapitados en la revoluci√≥n francesa. ¬ŅA qui√©n le importa lo mal gobernante que pueda ser Ch√°vez o lo bueno que pueda ser Uribe, si alguno de ellos pone en peligro del Estado de Derecho? Las celebraciones son para reflexionar.

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad