Publicidad
Mié Mar 29 2017
21ºC
Actualizado 06:04 pm

Bumanguesa tuvo que esperar dos meses para que le autorizaran un aborto | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2010-01-08 02:26:20

Bumanguesa tuvo que esperar dos meses para que le autorizaran un aborto

Casi dos meses tuvo que esperar Juliana Argüello, una joven de 19 años que a la fecha tiene 31 semanas de gestación, para que la entidad prestadora de salud a la que está afiliada autorizara la interrupción voluntaria de su embarazo.
Bumanguesa tuvo que esperar dos meses para que le autorizaran un aborto

Luego de que se enterara a las 24 semanas que el feto presentaba ocho malformaciones, libra una batalla jurídica para hacer cumplir la sentencia de la Corte Constitucional que hace tres años despenalizó el aborto en tres casos específicos.

Y aunque ella esperaba que las malformaciones fueran causa suficiente para la interrupción (uno de los tres casos autorizados legalmente), luego de una junta médica y de debates de abogados tanto en el Hospital Universitario de Santander como en Cafesalud EPS’S, le negaron el procedimiento.

Los especialistas consideran que una vida en esas condiciones es viable, a lo que se suma su avanzado estado de gestación y otras apreciaciones que tienen que ver con la ética de diferentes funcionarios en las dos entidades.

Juliana tuvo que soportar desde el 14 de noviembre pasado, cuando afirma que expresó verbalmente a los médicos su decisión de interrumpir voluntariamente el embarazo, todo tipo de dilaciones que incluyen observaciones como “por qué alegan tanto si lo más seguro es que se muera en dos meses”, o  “por lo menos se reirá”, que han deteriorado su salud mental y en la actualidad la mantienen en estado de depresión.

Arbitrariedades

Para la abogada Viviana Bohorquez del Centro de Derechos Humanos y Litigio Internacional, Cedhul, que trabaja en el cumplimiento de derechos sexuales y reproductivos y en temas de discriminación, y además asesora este caso, Juliana ha sido víctima de arbitrariedades como la dilación injustificada en la prestación del servicio, juntas médicas y de personas que no tienen los conocimientos técnicos para autorizar o no el procedimiento, sufrimiento permanente debido a conceptos morales y éticos ajenos y el nulo interés en su condición mental.

“Han pasado por encima del concepto de salud integral de la mujer. Nunca quisieron ver que lo que se estaba argumentando era el riesgo para la vida y la salud de la mujer y eso se manifiesta en la depresión que tiene Juliana”, dice la abogada.


Derecho a la salud

Por todas estas razones, el 31 de diciembre se instauró una acción de tutela contra Cafesalud EPS’S y el HUS, argumentando que a Juliana le están violando el derecho a la salud, a la integridad personal y a la dignidad humana porque se encuentra en condiciones mentales inestables y además tiene los requisitos legales para interrumpir su embarazo.

Uno de ellos es un certificado de un ginecólogo de Profamilia que recomendó la interrupción porque “es un riesgo para la salud de la mujer y por las malformaciones fetales múltiples”.

En medio de esta tragedia y de la espera, otra noticia llegó ayer, cuando Juliana fue notificada por Cafesalud sobre la autorización de adelantar la interrupción de su embarazo que se realizará hoy, antes de conocerse el fallo de la tutela.

“Luego de una reunión con auditores médicos informaron que autorizaban el procedimiento en la Clínica Cañaveral, que se realizará (hoy) a las 9:00 a.m.”, explicó la abogada de Cedhul.

Vanguardia Liberal  intentó conocer los motivos por los cuales Cafesalud EPS’S dilató la autorización para interrumpir el embarazo de Juliana. No obstante, el auditor médico de Cafesalud EPS’S, Germán Rubiano, se abstuvo de dar cualquier información por ser confidencial. Al cierre de esta edición, la entidad no se había pronunciado.

Para Cedhul, el hecho de que a mayo de 2009, luego de indagar a 10 instituciones públicas sobre el número de mujeres que solicitaron voluntariamente el procedimiento, tan sólo un caso reportó la Personería en  Bucaramanga en 2008, evidencia la falta de compromiso de las instituciones y la ausencia de políticas públicas nacionales y locales en la materia.

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad