Mié Dic 7 2016
25ºC
Actualizado 01:36 pm

En Tona la fiesta es hasta el amanecer | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2010-01-10 05:00:00

En Tona la fiesta es hasta el amanecer

Durante este puente festivo las ferias en Tona se tomarán las calles del municipio santandereano. Son 41 años de historia en que personajes del ámbito nacional y regional se han dejado tentar del delicioso guarapo de frutas que no tiene costo. Pero no siempre fue así. Antes no faltaba el muerto durante las celebraciones.
En Tona la fiesta es hasta el amanecer

En 1968 los ciudadanos de Tona quisieron cambiar el destino de la única fiesta que unía a la comunidad.

Para la celebración del Corpus Cristi llegaba gente de los cuatro costados (oriente, occidente, norte y sur) con los más exquisitos frutos de la tierra, motivo de orgullo, y el cura oficiaba dándole gracias al Todopoderoso por las maravillas de sus suelos.

Todo era alegría hasta que caía el día porque la más mínima tontería terminaba en desacuerdo, y ello en el fallecimiento de algún cristiano.

Esto pasó en todos los Corpus durante años y por esta razón amigos toneros buscaron otra celebración que permitiera compartir con alegría y jolgorio –sin muerto alguno–, buscando unir en torno de la alegría y el desparpajo a propios y a los pocos extraños que llegaban de Bucaramanga.

Encabezaron la lista Solón y Darío Navas, Luis Laguado, los hermanos García, Neftaly Gutiérrez, José Herrera, Aristóbulo González, Félix Jerez y Ernesto Vanegas, entre otros, y de Bucaramanga Leonidas García, un comerciante de la época.

El gusto por los toros permitió que inicialmente se hicieran unas corralejas en los predios de lo que es hoy el colegio Rafael Uribe Uribe y luego se inició una construcción elemental, encerrando con guadua y amarrando con alambre un entablado que brindaba comodidad cuando se hacían las corridas.

Pero luego, con la ayuda de un pequeño grupo liderado por jóvenes, con pico y pala fueron levantando la monumental plaza de toros San Isidro de Tona, una de las pocas plazas de concreto en Santander.

En la medida en que la comunidad compartía, empezaron a hacerse famosos los caballos de los hermanos Carreño de Rionegro, que motivaron a mejorar la raza en la región. También fueron muy conocidos Ariel y Libardo Gómez, que llegaron hasta Tona acompañados por gitanos.

En 1971 se hace un acuerdo para crear la junta de ferias y fiestas, y se unen el alcalde, el médico, el cura, el odontólogo y la comunidad en general para vivir las festividades agregándole un reinado cuya reina tenía que cumplir como únicos requisitos, ser buena anfitriona, demostrar respeto por sus coterráneos, acompañar a los expositores y reunir dinero para apoyar las ferias.

Las medidas de 90-60-90 fueron lo de menos en este concurso; era el reinado de la simpatía.

La población fue creciendo al ritmo de la motivación y se instituyeron tres días de fiesta. Pero estos tres días han tenido tropiezos y la feria ha sufrido desplazamientos por época electoral.

La posesión en los cargos públicos no permitía el inicio de la feria, que empezó como regalo de los reyes magos. Pero la ley Emiliani dejó la Feria en el puente de Reyes para mantener la sana costumbre de la reunión con amigos y familiares que han salido del terruño.

Planes de feria

* Despescuezado de gallo: esto se hace en un recorrido en que el jinete al galope de su caballo debe despescuezar el gallo; quien pierde paga la cuenta de sus compañeros de juego.
* Riña de gallos: con influencia mexicana, los criadores y cuidadores de animales en la región ya comparten esta afición con galleros de otras regiones.
* El deporte une: lo dejan ver las carreras en bicicleta guiadas por Carlos Emiro Gutiérrez, orgullo tonero que representó al municipio en lejanas tierras.

Rodeado de conservadores

Las luchas partidistas no permitían que un tonero se sentara con un chartero o un matancero, lo que hacía que la colonia en Bucaramanga llevara participación ‘sentida’ a las ferias. Con el paso del tiempo, Charta y Vetas empezaron a hacer presencia con sus animales, con demostraciones artísticas, en el recorrido de los lecheros y el día a día comenzó a dejar amigos y a alejar rezagos partidistas.

Bebedero de los bumangueses

De Tona llega el agua bendita que toman los bumangueses. El primer embalse es el de Golondrinas, con más de 90 años, luego, la quebrada de San Antonio y el embalse del Carrizal, que toma todo el río hasta dejar la cuenca seca. Hoy, los nacimientos y el cauce del río Tona no tienen algún cuidado, porque no se ha hecho por parte de la Cdmb el seguimiento; por esta razón es preocupación del tonero cuidar sus nacimientos de agua para que se le pueda pedir al citadino que no pierda el preciado líquido.

La organización de la Feria tiene como bandera rescatar la importancia de Tona y la preservación del recurso natural e institucionalizar programas para promover su cuidado con ayuda de la comunidad en general, y ante todo llamar la atención de los entes a los cuales corresponda la labor de proteger, para no vivir sin agua.

De los que hace 41 años acompañaron esta causa aún viven Luis Laguado, Miguel García G. y Solón, para quienes sigue siendo motivación mostrar la calidez de sus gentes, el progreso de sus tierras y, hoy, más que nunca, el cuidado de su agua, porque no debe olvidarse que es un recurso no renovable.

Tona cultural

Afortunadamente desde antes se amenizaban las reuniones sociales con música de cuerda, maracas y aún con Vanegas, que de un par de cucharas arrancaba melodías. De esa generación nacieron Antonio Visuco, Los Guatanana y la esencia de Fernando ‘el Gato’ Sanabria, violinista reconocido de nuestro pueblo tonero.

Los velorios también permitían la compañía de estos músicos.

La pintura, la escultura, el trovador y el poeta han hecho historia porque para inspirarse en estas tierras sobran razones para llevar su trabajo a otros rincones de la patria. Entre las obras importantes de los artistas toneros cabe destacar las esculturas de la iglesia San Isidro Labrador y sus bueyes, el Bolívar del parque esculpido por don Alcides Barroso y don Rito Hernández, que con su bombo le ponía carnaval a la Feria, mientras lo acompañaban matachines de colores.

El temperamento del tonero es netamente liberal; hay libertad de cultos: allí hay iglesias adventistas, cristianas y católicas. Y hay que saber que en Tona las fiestas son hasta el amanecer y el parque da cobijo y diversión a todo el que llega.

Son 41 años de historia en la que políticos y actores sociales de ámbito nacional y regional se han dejado tentar del delicioso guarapo de frutas que no tiene ningún costo; se toma gratis para pasar la resaca de todas las fiestas de fin de año.

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad