Publicidad
Publicidad
Jue Dic 8 2016
20ºC
Actualizado 06:16 pm

Estamos solos | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2010-01-10 05:00:00

Estamos solos

Recientemente se dio a conocer un documento del Ministerio de Defensa en el que se indica el destino de los recursos del impuesto al patrimonio recientemente aprobado por el Congreso. Los cerca de 11 billones de pesos que se recaudarán hasta el 2014 se invertirán en dos líneas: seguridad ciudadana y defensa estratégica del país.
Estamos solos

Los recursos para la defensa estratégica serán para la modernización de nuestros aviones de combate K-fir, las fragatas y los submarinos. El propósito de estas actualizaciones es mantener una capacidad de disuasión creíble, es decir, que si algún país tiene la intención de atacarnos, prefiera no hacerlo ante la magnitud y eficacia de nuestra probable respuesta.

Algunos analistas han considerado que tales gastos son innecesarios y basan su confianza en la tradicional postura colombiana de apego al derecho internacional público, con el supuesto de que si uno se porta bien no tendría por qué verse agredido y que si es atacado encontrará inmediatamente la solidaridad de la comunidad internacional. Otros se basan en el hecho de que terceros países nos defenderían en caso de una ataque militar, dando a entender que existe el interés político de otros para intervenir con sus equipos en la defensa de la integridad territorial de nuestro país.

Creo que tales posiciones parten de una incorrecta apreciación de la situación colombiana, además de que delegan en terceros (los organismos internacionales u otros Estados) la primera función del Estado: garantizar la independencia nacional y la integridad territorial. Frente a una agresión externa, Colombia está sola. Las predicciones sobre el aislamiento colombiano por desarrollar una política exterior pro-estadounidense en perjuicio de otros escenarios, se ha cumplido plenamente. Ningún país Sudamericano intervendrá a favor de los intereses colombianos, en caso de una eventual confrontación tal y como quedó claro por las actitudes demostradas durante las diferentes cumbres de Unasur, donde ni siquiera países afines como Perú o Chile se mostraron activos para contribuir a la defensa de los intereses colombianos.

Así mismo, ante las declaraciones provocadoras del gobernante venezolano, instando a su país a una guerra exterior con Colombia, Sudamérica ha guardado un silencio cómplice que nos advierte sobre la calidad de su apoyo. Lo más preocupante de todo ha sido la actitud del gobierno brasilero que no condena las palabras incendiarias del mandatario venezolano y paralelamente logra el ingreso de Venezuela al Mercosur. Es evidente que no podríamos encontrar en Brasil un apoyo militar en contra de uno de sus socios comerciales.

Respecto a los Estados Unidos, la situación no es menos preocupante. En primer lugar la historia nos ha enseñado el poco valor que daEU a sus aliados cuando van en contravía de sus intereses. En 2006 advertíamos que este país abandonó al Reino Unido y a Francia en la crisis del canal de Suez de 1956 y lo propio hizo con Vietnam e Irán. Hoy, además, EU está comprometido en dos frentes de guerra: Irak y Afganistán, por lo que es poco probable que asumiera un tercer frente, considerando además el grado de impopularidad de la guerra en su agenda interna. Por tales razones, es un error fatal creer que el acuerdo militar con EU es un paraguas disuasivo para Colombia. Esa creencia nos podría costar la Guajira.

Estamos solos. Es un hecho. Colombia debe insistir en el diálogo constructivo para salir adelante en estas dificultades y prepararse para que si nuestra conducta y nuestras razones no son obstáculo para la agresión, por lo menos lo sea contar con una Fuerza Pública con capacidad de disuasión.

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad