“Me quedo mudo cuando quiero decir lo que siento” | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2010-01-14 05:00:00

“Me quedo mudo cuando quiero decir lo que siento”

“No sé por qué me sigo sorprendiendo cada vez que te quedas callado ante cualquier situación”. “Por qué no dices nada, me haces sentir impotente cuando te quedas muda y no sé qué pensar”. “¿Crees que nuestra relación anda mal? Dime qué te está pasando por la cabeza”.
“Me quedo mudo cuando quiero decir lo que siento”

Estas frases suelen ser usuales en una relación de pareja, cuando una de las partes no es capaz de expresar su rabia, su tristeza, su malestar, su impotencia.

Pero algunos, así quisieran gritar, estallar, decirle al otro todo lo que piensan, no son capaces. Sienten una mordaza que les impide abrir la boca, no encuentran las palabras y prefieren callar.

Si usted está al otro lado y es el que espera una respuesta, no puede entender cómo su pareja no es capaz de decirle qué siente. Le parece absurdo y no le cree cuando dice que “no es capaz de expresar lo que siente”. Pero es cierto y en ocasiones se necesita la ayuda de terapeutas para aprender a exteriorizar eso que tanto duele o hace falta.


Aunque te ame no soy capaz de decírtelo

Otras personas se quedan mudas cuando de manifestar esos sentimientos de amor, de placer, de cariño, se trata. Algunas personas sienten pena, temor, se sonrojan o sencillamente no son capaces de decirle al otro cuan importante son para ellos y prefieren el silencio.

Por eso es habitual escuchar en algunas parejas “nunca te he escuchado decir lo que sientes por mí, dime cuánto me amas”. Cuando se escucha al otro lado un silencio rotundo llega la decepción.

Y muchas veces no es porque la persona no ame al otro sino porque no es capaz de decírselo, contrario a otros que lo gritan a los cuatro vientos.

Para expresar sentimientos también se debe aprender. Seguramente si nunca lo vio en casa le costará trabajo hacerlo ahora, pero no es imposible. Sólo necesita tener la disposición y en algunos casos la ayuda terapéutica para decir cuánto ama o cuánta rabia le da algún suceso de su vida.

LA VOZ DEL EXPERTO

Juan Gabriel Sánchez

Psicólogo

“Las personas que no son capaces de expresar lo que sienten son aquellas que no tuvieron ese aprendizaje desde su infancia, que no dijeron las cosas claras en el momento preciso, no hablaron con asertividad, no utilizaron el lenguaje apropiado o lo hicieron en los momentos menos oportunos. Eso suele pasar con las personas que no exteriorizan. Por lo general estallan cuando más duele, cuando no es el lugar.

El no saber exteriorizar los sentimientos, ya sean de amor o de ira, dolor, puede generar incluso enfermedades físicas que se reflejan en las articulaciones, en la espalda. Todas esas cargas se van acumulando en el cuerpo y resintiéndose. El no expresar lo que sentimos tarde o temprano puede acabar con una relación de pareja que valga la pena”.

 

Él no es nada expresivo, pero sé que cambiará

No pierda las esperanzas. Si usted tiene una pareja fría, poco expresiva, puede cambiar.

No crea ese refrán que dice que “loro viejo no aprende a hablar”.

¿Cómo conseguirlo?

Lo primero que debe descartar es “la cantaleta”, las lágrimas porque usted cree que él no la ama, la discusión, la cara de molestia y el reclamo porque nunca le dice lo que siente.

Aunque no lo crea, él puede estar haciendo su máximo esfuerzo pero no logra que las palabras fluyan y las pocas veces que lo intenta usted se ríe o le dice que le suena algo fingido.

Según explicó el psicólogo Juan Gabriel Sánchez, algunas personas crecieron en hogares donde las manifestaciones de afecto eran pocas, por no decir nulas.

“Sobre todo en los hogares santandereanos de la época, los padres eran muy secos y toscos, eran recios y no expresaban los sentimientos a sus hijos, ni a sus esposas delante de otra persona”, explicó el profesional.

Por eso usted como pareja debe tener claro que manifestar sentimientos también necesita de un aprendizaje y puede ayudar.

¿Cómo hacerlo?

Los expertos explican que es importante que usted busque el momento propicio, incluso desde la privacidad. No le pida que lo haga en público, pues no tiene la capacidad para hacerlo.

Empiece por escribir papeles con sentimientos y déjeselos en la mesa de noche, en la nevera, envíele un mensaje de texto, un correo, dedíquele una canción.

Muéstrele de qué forma puede empezar a exteriorizar sus sentimientos más profundos.

Si la primera vez él sólo puede decir dos o tres palabras, no importa. Es un avance. Permita que él mismo sea quien establezca la fluidez y el tiempo de su discurso. No lo presione.

Existen otros métodos que requieren de terapia profesional.

Según explicó Sánchez, “se realizan una serie de ejercicios con la persona, como hacer un proceso mental cuando quiera o necesite decirle algo. Poco a poco podrá verbalizarlo y será más fácil”, agregó.

Aprenda a exteriorizar lo que siente

1. Reconozca por qué es importante decir lo que siente.

2. Empiece por evaluar su saludo. ¿Cómo lo hace ante los demás?

3. Analice cómo da un abrazo, cómo da un apretón de manos.

4. Empiece por preguntarle a los demás cosas tan sencillas como ¿cómo amaneció? ¿qué tal estuvo su día?

5. Si no puede decirle a alguien lo que siente en ese momento, realice el ejercicio mentalmente.

¡Estoy que estallo!

Si usted tiene claro que le cuesta enormemente decir lo que siente y está a punto de estallar con tantos sentimientos encontrados, no se preocupe. Ese es el primer paso.

Los expertos explican que la persona que no es capaz de exteriorizar debe sentir la necesidad de hacerlo y buscar ayuda.

“Sólo si la persona quiere lo puede lograr. Cuando se sienten las ganas de encontrar ese cambio la persona puede pasar a corregir su forma de relacionarse con otras personas”, indicó Sánchez.

¿Qué nos cuesta trabajo decir?

Más que decir, llorar ante el otro. Decir que nos sentimos débiles. Decirle la verdad en la cara a otra persona y que pueda sentirse herida o lastimada. Para esto lo mejor son las palabras con sabiduría.

los extremos son malos

Existen también algunos casos en los que no hay nada qué decir, pero una de las partes insiste en que algo pasa.

Si hay un silencio por parte de su pareja, la sospecha de que algo guarda o trae entre manos, se convierte en un martirio.

Por eso es importante que usted tenga claro cuándo hay que hablar y cuándo sobran las preguntas o sencillamente no hay por qué alargar la conversación .

Según explicó la psicóloga Irma Socorro Rodríguez, “de base es inseguridad, pero también se da porque una de las partes quiere escuchar algo especial y no lo que en realidad le diga su pareja. Esa persona que pregunta y pregunta es porque quiere tener las respuestas que ella desea sin darle espacio a la otra persona que hable”.

¿Qué puede hacer la pareja que se sienta acosada en estos casos?

“Lo mejor en estos casos es abordar a la otra parte y decirle qué quiere escuchar, por qué hace tantas preguntas. Pero lo más importante es no herir susceptibilidades”, agregó Rodríguez.

Además fue clara en manifestar que ese tipo de situaciones de preguntar y preguntar lo que generan no es que la persona no responda, sino que al contrario reaccione de forma agresiva.

LA VOZ DEL EXPERTO

Irma Socorro Rodríguez

Psicóloga

“Las personas que no saben decir te quiero, te amo, muchas veces tienen un miedo profundo al rechazo porque ven a la otra persona muy idealizada o superior y ellas se sienten menos ante el otro, por eso prefieren callar.

Pero también se puede dar el caso de la persona que no lo dice porque cree que su pareja debe suponerlo.

En el caso de las personas que no son capaces de manifestar su ira, su rabia, su tristeza, pueden tener un problema de crianza, porque de niño no le permitieron expresar sus sentimientos negativos. También puede ser una forma de escapismo porque no quieren decir las cosas, por miedo a que el otro los deje y prefieren callarse todo lo que les incomoda”.

 

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad