Mar Dic 6 2016
24ºC
Actualizado 03:07 pm

Barcelona, de todo para todos | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2008-09-02 15:56:43

Barcelona, de todo para todos

Nunca entend√≠ por qu√©, √ļltimamente, se hablaba tanto de Barcelona. A mi entender la capital catalana simplemente ¬ďestaba de moda¬Ē.
Barcelona, de todo para todos

No me imaginaba que sus encantos abarcaran todas las épocas, satisficieran todos los gustos.y enamoraran a todas las generaciones.

Y es que la ciudad, al igual que el territorio que abarca su comunidad autónoma, lo tiene todo. Es antigua y moderna, tranquila y dinámica, sencilla y orgullosa, catalana hasta los tuétanos y cosmopolita.

Llegué a pensar que el catalán era una lengua muerta o un idioma de minorías. Pero quedó claro que no. Basta con saber que lo hablan 8 millones de personas.

Pues bien, ¬°Benvinguts a Barcelona!

El aeropuerto del Prat es un hervidero de turistas, ya que la ciudad es una de las m√°s visitadas de Europa.

La manera m√°s pr√°ctica de introducirse en el coraz√≥n de la metr√≥polis es dirigirse a la estaci√≥n Plaza Catalu√Īa.

Desde allí, todos los visitantes optan por comenzar su visita a la capital catalana a través de un recorrido por la Ramblas. Este largo pasaje se extiende entre la Plaza y el mar. Es, sin duda, el sitio más animado de la ciudad con espectáculos callejeros, kioskos de souvenir, terrazas de bares, cafés, restaurantes y árboles que hacen mucho más agradable la caminata.

La belleza de la Ciutat Vella

Sumergirse sin un mapa en las enmara√Īadas calles de la antigua Barcelona es perderse en un laberinto medieval que nos conduce a tiendas, restaurantes, caf√©s bohemios y de vez en cuando nos saca sorpresivamente a una tranquila plaza.

En el barrio G√≥tico se funden la √©poca romana y medieval de la ciudad. All√≠ se encuentra, la Plaza Sant Jaume, se√Īalando el antiguo centro de la Colonia Iulia Augusta Paterna Faventia Barcino, fundada a finales del siglo I a.c. Hoy la plaza est√° dominada por dos edificios: el Palau de la Generalitat y el del Ayuntamiento, los cuales conservan sus fachadas g√≥ticas.

Son muchos los lugares para visitar al interior del barrio Gótico, pero algunos salen siempre a relucir en la agenda de los viajeros. El Museo de Historia de la Ciudad, por ejemplo, se destaca porque es el mejor sitio para conocer la Barcelona romana.

Pero dicen los barceloneses que el verdadero barrio gótico de la ciudad es la Ribera. Hoy es famoso porque en su corazón se encuentra la Catedral de Santa María del Mar, orgullo del gótico catalán y protagonista de la novela de Idelfonso Falcones.

Una historia diferente se vive al otro lado de la Rambla: mientras en el G√≥tico y la Ribera se manejan altos precios y un turismo de ocio, en el barrio el Raval se pueden conseguir ¬ďkebaps¬Ē por dos euros y se escuchan las voces azaradas de inmigrantes pakistan√≠es, africanos y latinos que se ganan la vida d√≠a a d√≠a.

A√ļn as√≠, este sector es cada vez m√°s demandado para el turismo cultural, puesto que all√≠ se encuentran importantes edificios medievales y nuevas infraestructuras culturales como el Museo de Arte Moderno y el Centro de Cultura Contempor√°nea de Barcelona.

Casi sin darnos cuenta podemos llegar a la Rambla del Raval, donde se encuentra la escultura de El Gato, del artista colombiano Fernando Botero.

El legado de tiempos m√°s recientes¬Ö

Barcelona lo tiene todo. En medio de la metrópoli, o en sus cercanías, podemos encontrar lugares tranquilos amenizados por bosques, jardines, palacios o templos, en los cuales se puede caminar libremente.

Montj√ľic, por ejemplo, es una monta√Īa en donde se re√ļnen varios atractivos como el Palacio de Montj√ľic, sede del Museo Nacional de Arte de Catalu√Īa, el Pueblo Espa√Īol, la Villa Ol√≠mpica o el Castillo de Montj√ľic.

En la Sierra de Collserola, que cuenta con diferentes lugares para caminar al aire libre, se encuentra el lugar m√°s alto de la ciudad: el Tibidabo, donde se encuentran espacios que destacan y contrastan: la Iglesia del Sagrat Cor y el parque de atracciones El Tibidabo.

Buen gusto¬Ö

Barcelona es cosmopolita, incluso la comida. En la capital catalana se pueden encontrar restaurantes franceses, italianos, argentinos, pakistaníes, chinos o colombianos, entre otros.

Sin embargo, lo primero que hay que hacer es probar la comida de la casa. El arroz negro con sepia, los caracoles a la llauna, o el pan con tomate, hacen parte de las entradas m√°s famosas.

La Butifarra con alubias, o los pies de cerdo y los faves a la catalana destacan entre los platos fuertes. Inclusive aparecen postres con marca regional, como la crema catalana o los panellets.

Sin embargo, entre los platos t√≠picos m√°s buscados se encuentran los famosos cal√ßots, cebollas cocinadas a la brasa, ali√Īadas con una salsa especial.

Y para estas alternativas existen gran variedad de restaurantes de pinchos vascos, entre los que se destacan el Sagardi y Euskal Etxea, en la Ciutat Vella.

Por √ļltimo, si se trata de bebidas, el orgullo catal√°n es el cava, un vino espumoso que se bebe a borbotones en el tradicional bar La Champa√Īer√≠a, en el barrio G√≥tico.

As√≠, entre valles y monta√Īas, entre r√≠os y playas y entre acentos y comidas de todos los lugares, Barcelona nos invita a regresar una y otra vez. Es una ciudad que no puede agotarse en una sola visita.

Publicada por
Contactar al periodista
Obituarios


Publicidad
Publicidad