Hemos aprendido de Metrolínea | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2010-01-16 05:00:00

Hemos aprendido de Metrolínea

¿Era necesario que el Área Metropolitana sufriera Metrolínea para lograr experiencias que pudieron preverse? ¿Era necesario aprender con Metrolínea? Desde el inicio del proyecto, a partir de su diseño, han sido múltiples los análisis críticos derivados de este desarrollo.
Hemos aprendido de Metrolínea

El producto de estos análisis son ahora lecciones aprendidas para una ciudad que, en su proceso de desarrollo, abordará nuevos proyectos relacionados con la movilidad; proyectos que no deberían iniciarse sin suficiente claridad en el diseño, en su planificación, cuestiones que van más allá de de lo puramente ingenieril. Es inaceptable sufrir otro Metrolínea, a menor escala, por los proyectos próximos a desarrollarse. Fallas en la planificación que conduzcan a fallas en la adjudicación y a consecuentes fallas en la ejecución no tiene por que aguantarlas de nuevo el ciudadano común y corriente. Fallas para las cuales se da como excusa que, en aras del progreso urbanístico de la ciudad, el ciudadano debe someterse al duro impacto de ellas. Sin mitigación alguna el ciudadano sufre los embates de obras mal planificadas y, por ende, ejecutadas con múltiples problemas por contratistas que corren el riesgo de abandonarlas a mitad de camino en un marco que raya con lo antiético; y lo que es peor, que no obstante la paciencia de cuatro años, se encuentre con que las obras complementarias se finalicen con características diferentes a las que fueron concebidas en los diseños originales.

Las nuevas obras que se emprenderán en la ciudad deben ser reanalizadas con transparencia, en lo ambiental, en lo social y en lo financiero. Planificadores, diseñadores, ejecutores e interventores deben tener las competencias que exigen las obras de una ciudad que aspira a tener futuro. La solución para los problemas de movilidad debe proyectarse más allá de la simple solución de los problemas entre peatones y vehículos. La calidad de vida del peatón, del ciudadano, debe estar en el ápice de la solución; su seguridad y su confort son prioritarios.

Metrolínea deja lecciones específicas para lo que debe ser el proceso de diseño y ejecución de los futuros ejes viales de la ciudad; sin embargo, la lección más importante se centra en que este tipo de obras debe concebirse con visión integral de ciudad cuyo desarrollo se oriente con criterio de sostenibilidad, pensando más en el ciudadano que en el automóvil. Visión producto de una política urbanística planeada a largo plazo que adecue el urbanismo al medio.

Son lecciones aprendidas que están obligados a asimilar quienes pretendan dirigir la ciudad en un futuro y en especial quienes aspiren a gerenciar los megaproyectos de Bucaramanga. El ciudadano no quiere lidiar más con la incompetencia.

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad