Devaluación venezolana, “fatal” para la frontera | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2010-01-17 05:00:00

Devaluación venezolana, “fatal” para la frontera

Para unos, hay serias repercusiones, paro otros, los efectos son mínimos, pero indiscutiblemente la implantación de un régimen de doble cambio en la República Bolivariana de Venezuela, tiene consecuencias.
Devaluación venezolana, “fatal” para la frontera

La noticia ocurrió el pasado 8 de enero, cuando Hugo Chávez ordenó la devaluación del Bolívar, implementando un régimen especial de tasa de cambio en su país.

Quedaron establecidos tres tipos de valor  para el dólar en el país vecino.  El primero correspondiente al dólar preferencial conocido como dólar Cadivi, que pasó de 2.15 bolívares fuertes por un dólar a 2.60, lo que, para algunos analistas, implica una devaluación del bolívar  del 20.93 por ciento. Será vendido para la importación de alimentos, elementos para la salud, maquinaria y uso del sector público especialmente.

El segundo establecido con el nombre de Dólar Petrolero que podrá ser adquirido para la importación de todos los bienes no contemplados en el anterior; queda a un valor de 4.30 bolívares fuertes por un dólar; no existía antes de la devaluación, pero como los productos que se podían importar eran adquiridos con dólar de 2.15, se puede decir que su valor es el resultado de una devaluación del bolívar del ciento por ciento.

El tercero es el dólar permuta, exento de devaluación por decreto ya que su valor ha venido  y seguirá fluctuando de acuerdo a la oferta y la demanda, que se cotizaba el viernes pasado a 6.25 bolívares fuertes por un dólar, mientras que en Colombia el dólar en casas de cambio se vendía a $1.950 pesos. El resultado de dividir el valor del dólar en casas de cambio en Colombia por el valor del dólar permuta en Venezuela, debe dar como resultado el valor del bolívar en las calles de las ciudades colombianas limítrofes con Venezuela.

De acuerdo con cifras de Corredores Asociados, Comisionista de Bolsa, la tasa de cambio anterior (2.15 bolívares por dólar) se mantuvo durante cinco años, y la actual representa una devaluación de 63.7%.

Para expertos de esa firma, la devaluación del bolívar “fuerte” en Venezuela es la válvula de escape o la medida de último recurso del presidente Hugo Chávez para ocultar los graves problemas económicos del país y a su vez para generar una ilusión de riqueza a los venezolanos que piensan votar en las próximas elecciones parlamentarias el 26 de septiembre de 2010.

“La economía venezolana se encuentra en un riesgo de estanflación, la combinación de un estancamiento económico y alta inflación. En el tercer trimestre la economía venezolana registró una variación de -4.5% en su Producto Interno Bruto (PIB) por encima de las estimaciones de los analistas, lo que dejó a la economía en recesión por primera vez en 5 años. Por su parte, la inflación cerró el 2009 en 25%, uno de los niveles más altos del mundo”, anotaron.

El efecto

Las consecuencias para Venezuela y sus vecinos y socios comerciales son varias.

Para el ex ministro de Hacienda, Juan Camilo Restrepo, la medida no es más que el reconocimiento de una devaluación que ya se venía dando.

“Por ello su el impacto verdadero sobre Colombia será de mínimas consecuencias. No creo que sea una medida que vaya traumatizar las ya deterioradas relaciones con Venezuela. Quizá el impacto se verá sobre un sector mínimo de la población, como poblaciones fronterizas”, expresó Restrepo.

Rodolfo Mora Mora, de la Junta Directiva de Fenalco Cúcuta, es de similar parecer. “Las cifras nos dicen que los productos que se importaban en Venezuela con dólar suministrado por Cadivi y ahora se tienen que importar con dólar Petrolero tendrán un aumento del ciento por ciento. Esto  pondría al comercio fronterizo en una situación muy competitiva pero no es tan cierto porque para una buena parte de importación de esos productos ya se estaba utilizando dólar paralelo.

Indiscutiblemente si habrá aumento de precios en Venezuela pero no al extremo que nos dicen las cifras de devaluación”.

Incluso, se atreve a asegurar que esto no motivo para perder la confianza en los negocios con ese país. “Nuestra invitación es a mantener la calma en nuestro comercio y a continuar nuestras labores con optimismo e invitar a quienes han tenido en mente las inversiones en frontera que lo hagan y se unan al esfuerzo que todos queremos hacer para  continuar las mejores relaciones con Venezuela e integrarnos al desarrollo de toda Colombia, manteniendo una actitud vigilante para que los compromisos del Gobierno Nacional, se cumplan en esta frontera”, anotó Mora Mora.

Juan Carlos Echeverry, ex director de Planeación, es de la opinión que el efecto, definitivamente, se sentirá en la frontera, por lo que es indispensable que el gobierno diseñe planes de choque en esas regiones para resguardar su economía.

“Gran parte de la demanda que hay en la zonas de frontera viene de Venezuela. Si ahora las personas del otro lado de la frontera tienen la mitad del poder adquisitivo, pues van a comprar mucho menos. Ese es el efecto que genera la devaluación. Entonces la demanda va a ser mucho menor”, explicó Echeverry.

Para los analistas de Corredores Asociados, los efectos de la medida para Venezuela tienen algo de ilusión en el corto plazo y de destrucción en el mediano y largo plazo.

“En el corto plazo, los venezolanos podrán recibir cada vez más bolívares por cada dólar pero a un costo muy alto de pérdida de poder adquisitivo, no solo frente al dólar, sino también frente al peso colombiano y otras monedas del mundo que se deprecian o se devalúan a un menor ritmo que el Bolívar fuerte.

Por otra parte, la devaluación de la moneda hace que los bienes importados, entre estos los esenciales, sean más costosos, lo que presiona en promedio los precios de los bienes y servicios al alza, es decir mayor inflación”, anotaron.

Los expertos de la entidad agregaron que para Colombia la consecuencia será una menor demanda de productos de exportación hacia Venezuela.

Javier Márquez, cambista en Cúcuta, asegura que para ellos la decisión es grave, pues pierden mucho dinero. “Estábamos comprando bolívares, pero no lo haremos más, pues se pierde el valor del cambio; creemos que perdemos entre un 25% y 35% de lo que ya tenemos”, dijo.

Los cañicultores de Norte de Santander, también están preocupados. Édgar Hernán Fuentes Camacho, presidente de Coopecaña, aseguró que las pérdidas superarán el 25%.

“Con la tasa de cambio anterior ese dinero equivalía a unos $1.000 millones. Ahora, al hacer la conversión al dólar devaluado, vamos a dejar de percibir aproximadamente el 25%”, dijo.

Por su parte, El titular de la Asociación del Sector Automotor y sus Partes, Asopartes, Tulio Zuloaga, señaló que las medidas agravarán la situación de los empresarios de ese rubro, uno de los más afectados por las restricciones comerciales.

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad