Cambio, carrusel y contrabando | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2010-01-17 05:00:00

Cambio, carrusel y contrabando

No se sabe qué es peor para Colombia: si el remedio o la enfermedad, referidas a las nuevas medidas cambiarias en Venezuela y a la situación de su economía.
Cambio, carrusel y contrabando

Ambas resultan indefectiblemente funestas, pues mientras persista en esa latitud el uso de instrumentos desuetos como el control de cambios y de precios, amén de la regulación o selectividad que ejerce Cadivi para el acceso a dólares oficiales, nuestras posibilidades de exportación son limitadas, y lo que es más grave aún, permite el contrabando hacia Colombia.

Las medidas cambiarias en Venezuela  incluyen dos precios oficiales para el dólar y un mercado libre que legaliza el acceso al dólar permuta. El primero lo estableció en 2,60 bolívares fuertes por dólar (antes a BsF 2,15), y se aplica a los sectores de alimentos, salud, importación de maquinaria y equipos, ciencia y tecnología, y todo aquello relacionado con el sector público; y el “dólar petrolero” cotizado a BsF 4,30, que aplicará para las demás importaciones, en especial las del sector industrial.

Esta determinación evidencia la necesidad del gobierno venezolano de recuperar su capacidad de gasto público, que se vio reducida de una parte, por los incrementos en la inflación (que se ubica en 25%), y de otra, por la insuficiencia de ingresos por exportación petrolera para cubrir la demanda de importaciones. No hay que hacer muchas conjeturas para advertir que estas medidas desencadenarán una mayor inflación, debido al incremento en el precio de los bienes importados y a la expansión del gasto público.

Pero además, el dólar libre estimula el contrabando de ganado hacia Colombia, en una operación que adquiere, por sus réditos, una dinámica endiablada. Veamos:

Hoy un ganadero o un comercializador en Venezuela tiene la opción de vender ganado y recibir 5.5 bolívares por kilo en pie o traerlo a Colombia y venderlo a US$ 1.27 el kilo. Con estos dólares, este individuo puede acudir al mercado paralelo en Venezuela (mercado libre), donde la tasa de cambio bolívar por dólar es de 6.25 y, en consecuencia, recibiría 7.93 bolívares, valor muy superior a los 5.5 bolívares. Esto configura un negocio muy rentable –un carrusel-, que perdurará mientras Venezuela mantenga su política de control de cambios.

Pero no se trata sólo de los efectos que produce el contrabando en los precios internos (mayor oferta, menor precio), sino el mayor riesgo al importar la aftosa y con ello vulnerar nuestro estatus de país libre de aftosa con vacunación. En consecuencia, no podemos guardar la esperanza de que Venezuela nos vuelva a comprar, ni permitir que nuestras autoridades de control y vigilancia bajen la guardia para combatir el contrabando.

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad