Civilizado o completo cavernícola | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2010-01-21 05:00:00

Civilizado o completo cavernícola

Para ser cavernícola no necesita andar en taparrabos ni usar una lanza. Sólo debe analizar si su pensamiento va al ritmo del mundo contemporáneo o se quedó relegado al pleistoceno.
Civilizado o completo cavernícola

Tampoco necesita tener un coche de la edad de piedra para decir que usted es todo un Pedro Picapiedra.

Pero lo cierto es que sí existen personas que asumen el papel de Vilma, Pablo, Betty y Pedro frente a la vida.

Sus mascotas no son dinosaurios ni usan el cuernófono como teléfono o lavan los platos con la trompa de un elefante de la prehistoria. Pero el esposo sí grita a su esposa con un molesto: ¡Vilmaaaa!, como lo hace Pedro cuando necesita un quehacer doméstico.

Su perfil no es ajeno al de este personaje si se deja llevar por el instinto, si es obstinado, egoísta y ruidoso.

Estos rasgos pueden permanecer en algunas relaciones emocionales en las que poco aparece la racionalidad.

Incluso hay casos más delicados en los que al igual que los cavernícolas todo se soluciona con el “golpe de su mazo”.

Puede ser que para usted eso resulta bastante exagerado en esta época contemporánea y que sólo lo escuche en las noticias.

Pero usted también puede ser un completo cavernícola si es de las personas que no piensa antes de hablar, todo funciona a partir de las causalidades, se descarga en frases como “por algo tenía que pasar” o espera que todo se dé producto de la “buena suerte”.

Así como esta forma de ver la vida sigue siendo bastante arcaica, existen comportamientos como los celos y las competencias desleales entre género que lo convierten en todo un hombre de la era prehistórica.

no puedo, mis padres piensan como cavernícolas

Es posible que más de una vez usted haya entrado en confrontación con sus padres porque ellos no piensan como usted o no ven el mundo como usted lo hace.

Incluso usted se considera un joven “open mind” y a ellos los ve como “retrógrados”.

Pero lo cierto es que es importante lograr acuerdos. Según explicó el sociólogo Chalo Flórez, “ese caso se veía incluso en la serie norteamericana ‘Los años maravillosos’, a pesar de que los padres eran hippies y los hijos más  yuppies. Eso hace que los padres se queden con el pensamiento y la visión de mundo los arrasa porque no contextualizan”.

Por eso para evitar esa brecha, Flórez enfatizó en la importancia del diálogo entre padres e hijos. “Vemos que cuando no son tercos los hijos, son tercos los padres. Se necesita un diálogo ideal para que haya mucha racionalidad y se puedan resolver los problemas”.

¿Lógica cavernícola?

Para usted sería todo un insulto que alguien se acercara a usted y le dijera “creo que estás aplicando la lógica cavernícola al manejar este asunto”, o “sólo te falta el mazo y el taparrabo para ver la vida como en la Edad de Piedra”.

Y es que no resulta ajeno para los investigadores analizar por qué el hombre a pesar de vivir en un mundo contemporáneo sigue pensando como en la época del dinosaurio.

Para el profesor norteamericano Hank Davis, “nuestros cerebros son cada vez más obsoletos porque seguimos razonando de manera primitiva, alegremente inmersos en “la superstición, la magia, y la fe ciega, en lugar de quemar las calorías mentales extras que se requieren para pensar de manera crítica y llegar a conclusiones racionales”.

Por eso es importante que usted piense de forma civilizada y deseche de su discurso frases como “por algo tenía que suceder”.

Tal y como dice el estudioso del tema, no recurra a cómodos atajos lógicos. Eso era válido sólo en la edad prehistórica porque no había otros recursos para enfrentarse a la naturaleza.


preguntas y respuestas

Paloma Bahamón

Socióloga

¿Qué siguen teniendo de ‘Los picapiedras’ las personas de esta época?

Yo creo que Pedro Picapiedra y Pablo Mármol, Vilma y Betty están más civilizados que nosotros. Lo que nos queda de cavernícolas en nuestra civilización occidental es la parte emocional. Seguimos fallando mucho en esa teoría de la racionalidad que viene desde procesos históricos como la Ilustración. Es la forma como aplicamos criterios racionales para la toma de decisiones y la forma de obrar, pero hay una ruptura en nuestros comportamientos, tal y como dicen las abuelas “Del dicho al hecho hay mucho trecho”.

Por lo menos en Colombia y en la región donde vivimos seguimos siendo literales, teniendo comportamientos infantiles, caprichosos. Esa pauta se da incluso desde nuestro propio proceso de cultura como nación, porque nos llegó la civilización de Europa.

Nos sigue costando hacer ese discurso práctico sobre todo en nuestras relaciones interpersonales, en esa parte tan complicada de nuestras emociones y sentimientos.

¿Cómo se evidencia precisamente ese pensamiento arcaico en nuestras relaciones interpersonales?

Un gran porcentaje de la población tiene una noción de lo que es correcto y conveniente. Los celos son un rasgo troglodita, cavernícola. Precisamente para evitar esos comportamientos el ser humano debe interiorizar pautas de comportamiento con mucha más conciencia, puesto que esos valores de la civilización sólo son posibles si uno asume una actitud de responsabilidad hacia sí mismo.

Otra forma de pensar de manera cavernícola es no siendo conciliadores ni sensatos, terminar conversaciones con discursos infantiles.

Cómo ser civilizado

1.Sea capaz de reconocer a los otros, aunque tengan hábitos diferentes a los suyos.

2.Ser civilizado no es leer y considerarse una persona culta si no lo lleva a la práctica.

3.Ser civilizado no es usar corbata, traje, saber usar los cubiertos en la mesa. Recuerde que aunque el mono se vista de seda, mono se queda.

4.Ser civilizado no es hablar y hablar sin llevar el discurso a la práctica.


¿Pedro Picapiedra o demonio Taz?

Ninguno de los dos les resultará atractivo. Taz no piensa para hablar, de una vez reacciona, arrasa con todo a su paso, es demasiado impulsivo.

Para la socióloga Paloma Bahamón, “algunos seres humanos son como el demonio de Taz. Sólo reaccionan, no entran en razón, no preguntan  y responden con un simple “Agrr”. Algunos hombres asumen así las situaciones, de manera infantil, dicen estoy molesto, no quiero hablar y se enojan por completo”.

Frente al papel de Pedro Picapiedra contemporáneo enfatizó que “a veces el Pedro Picapiedra que conocimos es más civilizado que las personas de esta época. Pedro al final  es más sensato, es más como un niño mimado grande, pero hay otros que no logran entrar en razón”.


Al estilo del capitán cavernícola

Es posible que usted también tenga rasgos o comportamientos del Capitán Cavernícola.

Si usted utiliza la fuerza física para resolver sus problemas, como esta caricatura que todo lo soluciona mediante la “súper fuerza”, no hay nada más que decir.

En ocasiones podrá haberle dicho a alguien que es necesario que estrene las neuronas.

El Capitán Cavernícola también tiene un rasgo muy particular y es que se alimenta de cuanto artefacto encuentra. Ese es uno de los malos hábitos que tiene, tanto así que puede comer televisores, bicicletas, lámparas. Lógicamente usted no se alimenta de este tipo de cosas, pero sí lo hace de la comida chatarra que no le alimenta para nada. La racionalidad también es importante dentro de sus hábitos alimenticios.

preguntas y respuestas

Chalo Flórez

Sociólogo

¿Seguimos teniendo actitudes cavernícolas?

Pienso que en la educación sentimental es donde aún tenemos ideas de cavernícolas, hay atrasos por falta de educación en ese aspecto.

¿En qué hechos específicos podemos evidenciar ese comportamiento cavernícola entre hombres y mujeres?

Desde el mismo hecho de entrar a competir es un pensamiento errado. Cuando entro a competir en términos laborales, de poder económico, sociales, políticos, incluso en aspectos morales, sólo dejo ver una sociedad absurda y sin sentido.

¿Cómo se podría modificar ese pensamiento cavernícola hacia uno contemporáneo y acorde con la época?

Pienso que sería importante que la educación que se adquiere en la familia y la escuela fuera de la mano y no cada una por su lado porque eso hace que se den las contradicciones, que los seres humanos se enfrenten.

¿Se trata de ser de mente abierta?

Se trata de ser contemporáneo, de ver que los tiempos pasan, que cada década trae ganancias en el desarrollo humano y que por eso no debemos quedarnos con el pensamiento de los 50’s, incluso de los 70’s. Sencillamente la racionalidad y el pensamiento van evolucionando.

 

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad