Solidaridad en la desgracia | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2010-01-21 05:00:00

Solidaridad en la desgracia

Conmovedora la situación creada por el terremoto en Haití, al punto de hacer llorar al periodista de RCN - TV Felipe Arias cuando, en vivo y en directo, mostraba la tragedia tan horrenda, empezando por la cantidad de cadáveres.
Solidaridad en la desgracia

Bebés, niños, jóvenes, adultos llorando de dolor, hambre,... miseria, todo unido a la impotencia de atender a las víctimas, ante las dificultades logísticas perennes en la Isla e incrementadas ahora con la destrucción causada por el sismo, que golpea no solo las instalaciones físicas sino también la de por sí deficiente organización administrativa.

Ahora bien, como en la desgracia en el hombre aflora la solidaridad, es valioso destacar cómo el mundo entero se moviliza en variadas formas de ayuda a Haití, igual a lo ocurrido con otras tragedias.

Lo anterior me lleva a considerar que si la solidaridad fuera una virtud permanente en el hombre, como lo predica Jesús en el Evangelio: todo lo que hiciste por uno de estos hermanos míos más humildes, por mi mismo lo hiciste (Mt. 25;31-40), solo somos administradores de un mundo que pertenece a todos, otra sería la situación humana, del mundo y no tendríamos la miseria permanente que viven Haití, y otras regiones del mundo.

La miseria no es exclusiva de Haití; a modo de simple ejemplo valgan hechos puntuales en Colombia: los rostros de miseria de personas dedicadas al rebusque en el pandemonio del comercio de San Victorino en Bogotá, en la calle 35 en Bucaramanga; los tugurios de Morro Rico y Regadero en Bucaramanga, donde muchos seres humanos viven en la edad de las cavernas, para no hablar de quienes duermen debajo de los puentes o donde los coge la noche....

Entender la situación en lo económico y lo social, sería otro análisis, pero como todo lo anterior tiene connotaciones políticas, recordemos que Haití fue exprimida por Francia en la época colonial, país que en la actualidad protege como “exiliado” a Nene Doc, quien junto con su padre, Papá Doc, oprimió a Haití de 1957 a 1986. Ahora Nene Doc, con cinismo, “dona” a Haití 8’000.000 de euros provenientes de dineros que allí robó, y que en la actualidad se encuentran en cuentas confiscadas en Suiza.

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad