Publicidad
Publicidad
Dom Dic 4 2016
20ºC
Actualizado 09:45 pm

HAGASE OIR | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2010-01-21 05:00:00

HAGASE OIR

HAGASE OIR

Sencillamente no les alcanzó el tiempo para prefabricar más pruebas  y condenar inocentes. Ahora ¿qué pasará con los 27 militares que fueron dados de baja con ocasión del mismo error? Porque ahora no podemos decir que no lo hubo y grande. ¿Quién paga? ¿Quién responde? La historia nos seguirá contestando estas preguntas.

Fabio A. Ribero Uribe

¡Ya regresamos a trabajar!

Así es, ya regresó la gran mayoría de viajeros que salieron de vacaciones, lo mismo los turistas que tan gentilmente nos visitaron.  Por más que la Policía Nacional hizo una gran campaña para que se respetaran las normas de tránsito, siempre se presentaron varios infractores que terminaron unos en la morgue y otros en los hospitales regionales. Debido a la imprudencia, se pierden vidas inocentes, enormes daños materiales y trastornan sus vacaciones; no se presentaron  las llamadas pescas milagrosas en las carreteras nacionales , gracias a la política de la seguridad democrática. En cuanto al transporte urbano, esperemos que con este nuevo servicio todos nos beneficiemos, especialmente los estudiantes y trabajadores utilizando Metrolínea y sus alimentadores.

Diego Serrano Acevedo

¿Y por qué a nosotros?

La tragedia que azotó a Haití y tiene a esta nación sumida en la más inmensa tristeza, ha despertado la solidaridad de todo el mundo; también ha dado pie para otros comentarios y que se resalte que es el país más pobre de América, como si fuera esta condición inhumana la única que merece resaltarse.

Antes no fue tan notorio que este país sufriera de numerosas falencias; fue necesaria la trágica situación actual para que nos diéramos cuenta de que existen en nuestras propias narices millares de humanos que sufren  miseria, hambre, enfermedad, analfabetismo, etc. Y que es muy poco lo que hacemos para mejorar su situación. Le oí decir a alguien que “por qué la naturaleza se ensañó precisamente con este país tan pobre”, pues la naturaleza no se para a hacer esta clase de discriminaciones, en cualquier momento y a cualquier  país, pobre o rico, le puede suceder que las fuerzas naturales le toquen las fibras más sensibles y vengan las lágrimas y la desolación.

Más bien esto debe hacernos sentir que somos tan frágiles y estamos expuestos a una trágica situación similar o peor. Que esto sirva para que se despierte nuestra solidaridad con nuestros hermanos en desgracia y que no es la tragedia la que hace pobres a los hombres, es más bien lo que hace que nos sintamos más hermanos y que Dios la permite como una forma de recordarnos que las buenas obras valen más que los rezos. Cada quien ayudará a su manera y Haití se levantará de sus cenizas.

Tobías  Herrera Méndez

Haití

Mirando las noticias del cataclismo ocurrido en esta isla, con tantas secuelas físicas y mentales para toda esa comunidad, la humanidad está presenciando momentos tristes. Tantas tragedias vividas obviamente, en el pasado por culpa del mismo hombre o de la naturaleza como en este caso, y ver tanta destrucción, desventura y desesperación, le tocan el corazón a cualquiera. Solo el tiempo nos dirá la magnitud de la desgracia ocurrida.  Humanos somos todos, solo nos queda buscar la manera de ayudar a este pueblo caribeño.

Hugo Leon Salcedo


¿Cuándo es un país rico o pobre?

Un país no solo depende de la riqueza de los recursos naturales que posea en cuanto estos sean administrados y explotados bajo intereses egoístas, individuales o al beneficio de partidos políticos, monopolios extranjeros o castas de familias excluyentes. Un país no cuenta con la riqueza principal que es el ser humano cuando éste no ha sido formado con los valores  éticos y morales, espirituales y científicos que lo capaciten para crear riqueza según su desempeño en sociedad. Un país que en sus planes educativos no le dé la importancia a  la  investigación científica en todos los campos, jamás podrá salir de su subdesarrollo y la explotación que le impongan las grandes potencias.

Cuando un país carece de la riqueza que implica la preparación tecnológica para su desarrollo industrial o de sus recursos naturales, otros se encargarán de  explotar esta riqueza. Cuando un país carece de la formación de administradores y gerentes especializados en los diferentes campos que el país exige con condiciones éticas y morales, continuaremos con esta serie interminable de politiqueros leguleyos,  oportunistas improvisadores e  ignorantes en campos  administrativos, cometiendo errores ya que para ellos la política es un negocio para llenar sus bolsillos, antes que gobernar con patriotismo.

Un país no es rico por el oro o el petróleo que posee sino por los hombres sanos y honestos que posea.

Luis Alberto Parra

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad