Dom Dic 4 2016
25ºC
Actualizado 03:29 pm

ADN del alma | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2010-01-21 01:51:09

ADN del alma

¬ŅHoy est√° triste? Cierre los ojos y, por un instante, traiga a su memoria la gracia inocente de cuando era¬† ni√Īo.
ADN del alma

√Čchele memoria a todo lo que le hac√≠a feliz. Ahora, con esos bellos recuerdos, intente recuperar el matiz de su rostro.

 

All√≠, en esas historias pasadas de su infancia, aquellas que le regalaban muchedumbres de ensue√Īos, usted tiene almacenadas las verdaderas ¬Ďmol√©culas¬í de la felicidad.

Aunque no lo crea, en los juegos del escondite, en las pilatunas del colegio, en el algod√≥n de az√ļcar, en las pi√Īatas y en las tiras c√≥micas de la ¬Ďtele¬í, por citar s√≥lo algunos episodios infantiles, se depositan las secuencias que marcan su ¬ĎADN espiritual¬í.

Pese a que esos recuerdos representan la gran herencia que tiene para los tiempos futuros, usted los olvida. En cambio, prefiere¬† ponerse el manto de tristeza que casi siempre lo acompa√Īa.

¬ŅQu√© es lo que pasa?

Lo que sucede es que, con los problemas de la vida, se le franquea el estado de √°nimo; lo suficiente como para que ese legado alegre se le vuelva esquivo.

La vida es algo más que dolores de cabeza. La esencia de ella consiste en reír y, por supuesto, en enfrentar cada una de las cosas que el mundo le depara.

Siguiendo los pasos de su ADN, podría entender que los besos no son contratos, ni mucho menos exigencias; son esos grandes gestos de amor que recibe del cielo.

Con relativa frecuencia se olvida de que cada d√≠a puede ser el √ļltimo que se luzca en el horizonte. Usted no goza del presente y, en cambio, se empecina en labrar un futuro cada vez m√°s incierto.

Recuerde c√≥mo fue cuando lleg√≥ por primera vez a la escuela: en ese entonces usted dec√≠a que era aburridor y se la pasaba esperando que finalizara el √ļltimo d√≠a de clase, para salir a vacaciones.

Sin embargo, con el paso de los a√Īos y ya con algunas canas, hace remembranzas de lo bueno que fue la vida en el colegio.

Hay que aprender que la gente que lo rodea sigue creciendo a pesar de las distancias; y que no importa qué es lo que tenga, sino a quién tiene en la vida.

También descubre que los buenos amigos, que casi siempre son sus padres y sus hermanos, se convierten en la familia que usted se permite cultivar.

No importa en cuántos pedazos esté partido su corazón, siempre se tiene la medicina precisa para repararlo.

El ¬ĎADN¬í del que hablamos hoy en esta p√°gina le ense√Īa que, a la hora de enfrentar la derrota, nunca lo debe hacer con la cara del pesimista, ni del orgulloso. M√°s bien, le corresponde enfrentarla con la cabeza arriba y con la mirada puesta en el porvenir.

Además, esas moléculas de la felicidad le recuerdan que, tal vez sin sospecharlo, usted se preocupa demasiado por bobadas.

¬ŅNo le gusta el trabajo que tiene?

¡Haga algo para enamorarse de él!

¬ŅDetesta los rumores?

¬°No les haga caso y evite a los intrigadores!

¬ŅNo le agrada lo que dicen de usted?

¬°H√°gase querer!

¬ŅAlgo le incomoda?

¬°Pues, sac√ļdase!

La verdad es que se enreda con situaciones que le molestan m√°s de la cuenta. Y lo peor es que les hace verdaderos ¬Ďmonumentos¬í a esos estorbos que, lo √ļnico que logran es amargarle la existencia.

Debería tener presente que, el sol quema si se expone demasiado a él.

Si tiene alguna angustia, enfréntela con gallardía.

Un consejo: hablar con alguien en el que usted confíe, le puede aliviar los dolores del alma.

Los obst√°culos que usted mismo se pone, siempre lo dejar√°n est√°tico, casi que ¬Ďquieto en primera base¬í.

¬ŅCu√°ntos lazos est√°n apretando hoy su vida?

¡Le llegó la hora de desatarlos!

Recuerde que no se debe comparar con los dem√°s, excepto si quiere imitarlos para mejorar.

Tenga presente que hay mucho m√°s en los consejos que le dan sus padres de lo que usted supone.

Tampoco obligue a nadie a que lo ame, no tiene sentido esa actitud tan mezquina.

Redescubra las moléculas de su felicidad; no se quede quejándose, ni tampoco deje todo en manos de los demás.


¬ŅEN QUI√ČN CREeR?

¬Ö Crea en los hombres de buena voluntad, en las mujeres que aman de verdad, en los ni√Īos que r√≠en y en los j√≥venes que aprenden a estudiar con gusto.

¬Ö Crea en el sol, en el viento y en la magia limpiadora del agua.

¬Ö Crea en sus hermanos y en los amigos que le demuestran cu√°nto lo quieren.

… Crea en la mujer que lo parió; así ella esté errada, jamás desea nada malo para su vida.

… Crea en ese padre que lo engendró o lo adoptó.

¬Ö Crea en los cari√Īos de sus abuelos; con esos mismos afectos ellos cuidaron a sus pap√°s.

¬Ö Crea en el m√©dico que lo sana, no s√≥lo por su salud, sino porque hace que pueda ver la vida con la esperanza de un mejor ma√Īana.

¬Ö Crea en la ternura de la gente buena y jam√°s intente hacerle da√Īo.

¬Ö Crea en la maestra que le ense√Īa y en el ¬Ďprofe¬í que lo invita a pensar y a no ¬Ďtragar entero¬í.

¬Ö Crea en la mano que le ayuda a levantarse.

¬Ö Crea en todos los que pasaron por su vida y le dejaron bellas huellas.

¬Ö Crea en la verdad; deje atr√°s los chismes.

… Crea en su trabajo, no sólo porque lo dignifica, sino porque él lo hace crecer.

¬Ö Crea en la vida, crea en su Dios y, sobre todo, crea en todo aquel que sabe decir: ¬Ďgracias¬í.

 

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad