Paradojas del amor | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2010-01-23 05:00:00

Paradojas del amor

Angustia, depresión, violencia, suicidio, son algunos de los indeseables efectos secundarios que suele producir el amor, aspecto éste considerado por la gran mayoría como el más bello de los sentimientos que puede albergar un ser humano. ¿Y cómo es que algo tan hermoso y puro puede llevarnos a sentir tanto dolor o a cometer el peor error de nuestras vidas?
Paradojas del amor

Según Osho Rajneesh -uno de los místicos más originales del siglo XX- esto suele suceder porque no hemos entendido el amor, lo concebimos como una posesión, siendo que “el amor nunca es exclusivo, porque si amamos verdaderamente, entramos en un estado en que abrimos el alma a la totalidad de la existencia y no a un ser particular. Así, el amor viene a ser una forma de vida y no una mera atracción que está destinada, con el tiempo, a convertirse en repulsión producida por el aburrimiento o el hastío”.

De manera que el amor no es un sentimiento, es un estado de consciencia, un estado del ser “que está más allá de la atracción y la repulsión, que son propias de la pasión. Y es esta pasión la que ha sido confundida con el amor, vale decir, nuestra cultura habita en una comprensión errónea del amor”

Una paradoja del amor, dice Osho, es que quienes se sienten “enamorados” no están en posesión del amor, por eso no son más capaces que del eco y las sombras de la pasión. Y por no tener amor, no pueden entregarlo. Por eso es que una persona inmadura sólo se enamora de otra persona inmadura, puesto que sólo ellas están en condiciones de comprender su lenguaje. Por otro lado, únicamente una persona madura ama a una persona madura. Es por ello que el secreto del amor reside en madurar primero, sólo entonces encontraremos una pareja madura; mientras que la gente inmadura nada nos inspirará.

Otra paradoja acontece “cuando dos personas maduras se enamoran, pues como es natural permanecen juntas y comparten, sin embargo, están, de algún modo, solos, pero a la vez, tan unidos que casi son uno. Pero su unión no anula su individualidad; al contrario, les da mayor esplendor, porque les hace ser más ellos mismos. Así, podemos comprender que las parejas maduras enamoradas se ayuden mutuamente a ser más libres”.

El amor, bien entendido, podría ser la redención del mundo como tantos lo han pregonado. Para ello es necesario que seamos amor y nos olvidemos de considerarlo como una más de nuestras posesiones.

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad