El sentido de la solidaridad | Noticias de santander, colombia y el Mundo

Miércoles 22 de Octubre de 2014
Publicidad
Publicidad
Columnistas
2010-01-23 05:00:00

El sentido de la solidaridad

El sentido de la solidaridad
Cada vez que las fuerzas de la naturaleza resuelven hacerse sentir en cualquier lugar del mundo, la reacción más notoria ante cualquier catástrofe es la solidaridad.  Desde todos los rincones del planeta se registran voces invitando a la solidaridad con las víctimas, tal como generalmente lo hacen los gobiernos y los organismos internacionales a quienes les corresponde por derecho propio atender las emergencias.

Este sentimiento humanitario que es uno de los valores humanos por excelencia, ha venido ense√Ī√°ndonos que es el √ļnico que puede mitigar en parte, el dolor y la angustia que dejan las cat√°strofes y las miserias humanas.

El mundo globalizado del Siglo XXI, nos ha hecho entender que nuestra solidaridad debe ser de igual o de mayor tama√Īo al de cualquier tragedia.¬† As√≠ lo hemos venido registrando ante la dimensi√≥n que dej√≥ el terremoto que enluta a la hermana rep√ļblica de Hait√≠.

Es altamente satisfactorio saber que el pueblo sobreviviente de Haití, no está solo en su dolor.  La mayoría de las naciones del mundo han hecho manifiesto su propósito de colaborar en la reconstrucción total de esta nación que merece una segunda oportunidad sobre la tierra. Así los recursos que se requieran sean grandes, las cifras en este caso son solamente un punto de referencia para saber cuánto hay necesidad de reconstruir, pues parece que el 95% de las edificaciones colapsaron por el terremoto.

Pocas veces en nuestra ya larga existencia habíamos tenido noticia de un terremoto tan devastador en una nación Americana.  Esta es la razón de nuestro asombro y de nuestro compromiso.

La solidaridad presente ha hecho renacer la esperanza, tal como lo confirman las im√°genes de los sobrevivientes recibiendo ayuda humanitaria en campamentos improvisados.

Así lo hemos sentido los colombianos cuando nos ha correspondido dar nuestra cuota de dolor en las tragedias de Armero en los terremotos de Popayán y Armenia.  La solidaridad ha permitido también, volver a sentir la alegría de un mundo nuevo y renovado, tal como lo deseamos en un futuro próximo para Haití.

La par√°bola del evangelio del Buen Samaritano practicada con cari√Īo en todos los rincones del mundo, se ha convertido en un nuevo s√≠mbolo de nuestra modernidad.¬† Con ella no solamente hemos ganado una identidad, sino que adem√°s estamos dejando ventanas abiertas para que entren vientos de renovaci√≥n human√≠stica en un mundo idealizado por las m√°quinas.

Sentir y vivir la solidaridad es la mejor recomendación para darle un sentido a la existencia.

Publicada por
Alfonso Marín Morales
Publicidad

Zona Comercial

Publicidad
Todos los derechos reservados Galvis Ramirez & Cia S.A. - 2014 - Bucaramanga - Colombia. Prohibida su reproducci√≥n total o parcial, sin autorizaci√≥n escrita de su titular. Términos y condiciones