Publicidad
Publicidad
Sáb Dic 3 2016
18ºC
Actualizado 07:35 pm

“Me impresionó el silencio, la oscuridad y el olor a muerte” | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2010-01-23 05:00:00

“Me impresionó el silencio, la oscuridad y el olor a muerte”

Con esta frase, el director general del Área de Socorro de la Cruz Roja de Colombia, Carlos Iván Márquez Pérez definió a Vanguardia Liberal los ocho días que pasó brindando ayuda a los habitantes de Haití, afectados por un terremoto de 7,0 grados en la escala de Richter.
“Me impresionó el silencio, la oscuridad y el olor a muerte”

De regreso al país, luego de permanecer en la isla La Española en el rescate de sobrevivientes, siente que cumplieron con el deber humanitario de ayudar a las miles de familias haitianas que se quedaron sin techo y sin comida en menos de un minuto.

“Unidos trabajamos con el propósito de cumplir con la labor humanitaria que nos identifica. Acompañamos física y psicológicamente a las familias y ahora nos queda retomar esas cosas que salieron mal y reforzar aquellas en las que actuamos de manera correcta…”, precisó Márquez Pérez.

preguntas y respuestas

VANGUARDIA LIBERAL: ¿Qué le impresionó cuando llegó a Haití?

CARLOS IVÁN MÁRQUEZ: Llegué en la madrugada a la isla. Me impresionó el silencio, la oscuridad y el olor a muerte. Rondó la incertidumbre y la impotencia de no arrancar desde ese momento en la ayuda a las personas. Nos tocaba esperar a que amaneciera para trabajar. Es una sensación un poco de desespero, pero que tocaba estar en calma.

Cuando amaneció, la experiencia fue muy triste. Impactó ver gran cantidad de cadáveres en las calles, algunos recogidos en cajones de basura, mientras otros estaban a la intemperie pudriéndose sin dolientes. Lamentablemente, el cuerpo de un muerto, según la cultura del haitiano, no genera  preocupación porque el espíritu se aleja del cadáver.

V.L.: Pero en medio de esa tragedia ocurrieron milagros de vida, incluso Colombia fue protagonista. ¿Qué caso recuerda con satisfacción?

C.I.M.: El 16 de enero, cuatro días después del terremoto, a las 6:50 de la tarde, los colombianos rescatamos a una señora, de 60 años, que estaba enterrada bajo los escombros. Le brindamos los auxilios necesarios y de inmediato la trasladamos para que el personal médico la atendiera. Esa fue una gran satisfacción. Igualmente, compartimos la alegría del rescate que hizo el Cuerpo de Bomberos de Bogotá de la niña de 22 días de nacida.

V.L.: ¿Cómo trabajan ustedes con las familias de los tres colombianos desaparecidos en Haití?

C.I.M.: Nosotros acompañamos a la familia de uno de los colombianos, que están atrapados en los escombros. Son los parientes de Sandra Rivera, ellos recibieron apoyo psicológico nuestro y los acompañamos permanentemente.

V.L.: ¿Qué sensación le queda luego ocho días en Haití?

C.I.M.: Como Cruz Roja de Colombiana tuvimos la oportunidad de aportar un grano de arena en estos momentos tan difíciles en Haití. Nos queda la satisfacción de contribuir a salvar vidas. Tener la oportunidad de ayudar a las personas que han sido afectadas física y psicológicamente es algo que enriquece.

V.L.: ¿Sintieron impotencia de no poder hacer más ante la magnitud del desastre y el número de víctimas que pedían ayuda?

C.I.M.: Estamos formados para actuar de manera humanitaria, pero también preparados psicológica y físicamente para trabajar en medio de una tragedia.

No sentimos impotencia. Cuando ya se está allá, en la zona del terremoto, se siente una fortaleza para asumir frentes de trabajo para rescatar a las personas sepultadas. Se siente fortaleza para trabajar en la parte médica apoyando a un hospital todos los días, las 24 horas.

V.L.: ¿Pero la tragedia de Haití no superó esa voluntad de ayuda? ¿El dolor de los haitianos, según lo registraron los medios de comunicación, quebró el espíritu?

C.I.M.: El proceso de los médicos haciendo amputaciones fue muy triste y doloroso. Ver ese escenario impacta. Realmente es drama humano. Hay mucho sufrimiento. La gente en Haití pasa por una situación de trauma desde el punto de vista psicológico pero también social.

V.L.: ¿Qué sigue ahora que ustedes ya salieron de la zona?

C.I.M.: Suspendimos las labores de búsqueda el miércoles a medio día. El jueves regresamos a Colombia. Otro grupo de personas de la Cruz Roja de Colombia continuará atendiendo el servicio de salud en el Hospital Universitario La Paz, especialmente los casos post operatorios y las urgencias. Haití nos dejó muchas lecciones. Tendremos que  sistematizar la experiencia, buscar mejorar las condiciones que de pronto no fueron como las esperábamos y también resaltar las fortalezas que hemos tenido.

Publicada por
Contactar al periodista
Ahora en Whatsapp
Publicidad
Publicidad
Publicidad