Publicidad
Publicidad
Jue Dic 8 2016
24ºC
Actualizado 03:37 pm

País de mentiras | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2010-01-28 05:00:00

País de mentiras

El escritor ingles Thomas S. Eliot en uno de sus ensayos afirmaba que ¬ďlos humanos no soportan una dosis muy alta de realidad¬Ē. Para el caso nuestro, lo que sucede es que hay verdades que son tan crudas que quisi√©ramos creer que son mentiras.
País de mentiras

Pero el argumento del ingl√©s, bien utilizado por cualquier r√©gimen pol√≠tico, permite soslayar, es decir, pasar por alto las dificultades que a diario agobian a los pueblos. Colombia y sus gobiernos no han sido ajenos a este comportamiento. A los ciudadanos en este pa√≠s nos manejan con mentiras, no nos dicen la verdad, el enga√Īo es el mecanismo ideal para sostener el poder. No solo el poder pol√≠tico, tambi√©n el econ√≥mico, el de los medios de comunicaci√≥n, el poder espiritual y religioso, el que se encuentra en los centros de ense√Īanza, en las fuerzas de seguridad del Estado, en los gremios; a√ļn el poder que manejan los que patrocinan la violencia.

¬ŅQu√© tal que nos enter√°ramos de parte de la verdad que se oculta al interior de esos poderes?¬† De pronto se evitar√≠an tantos esc√°ndalos, tanta corrupci√≥n y tantos errores cuyos costos se trasladan sin ning√ļn pudor a los ciudadanos del com√ļn. Siendo la mentira una parte de nuestra cotidianidad ¬Ņdebemos acostumbrarnos a soportar los informes y estad√≠sticas que hablan de un mejoramiento de la econom√≠a; de avances de los procesos de paz, de mejores condiciones para nuestras exportaciones, de un sistema carcelario eficiente; de una canasta familiar al alcance de todos, etc.? Creo que no. Quien enarbole hoy esas banderas para defender cualquier inter√©s o aspiraci√≥n, es un mentiroso. En este medio es muy f√°cil aplicar la m√°xima latina ¬ďfalsus in uno falsus in √≥mnibus¬Ē: quien miente en una cosa, faltar√° a la verdad en todas.

A este pa√≠s solo lo podr√°n salvar aquellos l√≠deres que tengan el valor y el car√°cter para decirnos la verdad de lo que se proponen para enfrentar tantas mentiras. Esas mentiras que otrora han servido a muchos dirigentes inescrupulosos para montar sobre ellas su tinglado de desaciertos y descalabros en todos los √°mbitos de la funci√≥n p√ļblica.¬† La verdad es la hija del tiempo, empieza a avanzar lentamente, pero no por eso, con paso menos seguro, por ese camino en el que los hombres honrados, cualquiera que sea su fe o doctrina tratar√°n de encontrarse. A eso aspiramos hoy los colombianos y esperamos que en la hora de ahora, quienes aspiran a representarnos, lo tengan bien presente.

 

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad