A propósito de Haití | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2010-01-28 05:00:00

A propósito de Haití

En mi columna anterior, Solidaridad en la Desgracia, expresaba el sue√Īo sobre la solidaridad como valor permanente en el hombre; por razones de edici√≥n, en la publicaci√≥n del art√≠culo falt√≥ el √ļltimo p√°rrafo que dice: En este caso la invitaci√≥n a la solidaridad permanente es a que juzguen a Nene Doc en forma que viva en prisi√≥n y no en las playas de Francia y que Suiza entregue los dineros que tiene confiscados y que sabe pertenecen a Hait√≠, para ser invertirlos en alg√ļn proyecto concreto y auditado internacionalmente, para menguar la miseria nacional.
A propósito de Haití

A prop√≥sito de todo lo anterior, recuerdo la invitaci√≥n del ¬ďDi√°logo Norte-Sur, Un programa para la supervivencia, 1980¬Ē, de la Comisi√≥n Internacional liderada por Willy Brandt, donde se invita a los pa√≠ses desarrollados a hacer inversiones que generen desarrollo en los pa√≠ses de m√°s bajo desarrollo, analizando c√≥mo ello redundar√≠a a la larga en beneficio de todos. Alerta el Di√°logo sobre los abusos del sector financiero internacional como factor preponderante del marcado contraste entre ricos y pobres y, podemos agregar ahora, abusos que han sido causa preponderante de las profundas crisis econ√≥micas internacionales en 1929 y la m√°s reciente del 2009.

En 1980 la Comisi√≥n llama la atenci√≥n sobre el gasto armamentista, que indudablemente para el siglo XXI se ha multiplicado de manera desaforada en el mundo entero, como gasto no solo improductivo que √ļnicamente beneficia a los fabricantes de armas, y tambi√©n que s√≥lo genera destrucci√≥n.

Factor preponderante al largo plazo del Di√°logo lo constituyen estas palabras: ¬ďLos j√≥venes necesitan fe en el hombre, en la dignidad humana, en los derechos humanos, creer en los valores de la justicia, libertad, paz y respeto mutuo, en el amor y la generosidad, en la raz√≥n m√°s que en la fuerza.¬Ē

Ahora bien, conscientes de que, como es consuetudinario en el mundo, ante un nuevo desastre, muy pocos volver√°n a recordar a Hait√≠ y la imperiosa necesidad de su reconstrucci√≥n y mejor a√ļn su construcci√≥n, la verdad es que volver a su condici√≥n de subdesarrollo de antes no ser√≠a mucha ganancia; lo que necesitamos es convertir la solidaridad en un valor perenne, buscando aplicar las recomendaciones del Di√°logo Norte-Sur, eso s√≠, adapt√°ndolas en forma permanente, acorde a los cambios de los tiempos.

A prop√≥sito, valgan estas palabras: ¬ďS√≥lo progresa quien no est√° vinculado a lo que ayer era, preso para siempre en ese ser que ya es, sino que puede emigrar de ese ser a otro. Pero no basta con esto: no basta que pueda libertarse de lo que ya es para tomar una nueva forma, como la serpiente que abandona su camisa para quedarse con otra. El progreso exige que esta nueva forma supere la anterior y, para superarla, la conserve y aproveche; que se apoye en ella.¬Ē (J. Ortega y Gasset, Historia como sistema).

 

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad