Reconciliarnos | Noticias de santander, colombia y el Mundo | Vanguardia.com
Publicidad
Jue Dic 14 2017
20ºC
Actualizado 08:51 am

Reconciliarnos | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2010-01-28 05:00:00

Reconciliarnos

“Y he aquí yo estoy con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo”
Reconciliarnos

Cuando una pareja, una familia o una comunidad practican la reconciliación y el perdón en su trato diario, se respiran en ese ambiente paz y gozo, o sea, un pequeño paraíso. Pero cuando, por el contrario, esas personas permiten anidar en sus corazones pensamientos de amargura el uno contra el otro, donde se disiente y no se perdona, es un infierno.

Es un hecho que Jesús es misericordioso. Él comprende la situación, sabe cuán difícil es reconciliarse con alguien que nos ha ofendido y humillado injustamente. O cuando han dicho cosas que han arruinado nuestra reputación y lastimado a la familia. El Señor sabe cuántas veces despertamos en la noche y seguimos viendo a esas personas y el daño que nos han hecho.

Sí, nadie comprende todo esto tanto como Jesús, pues Él pasó por la misma experiencia, la diferencia es que Él pudo perdonar, orar y bendecir a Sus enemigos. Y eso nos dijo que debíamos hacer nosotros también. Cuando guardamos rencor, Dios no oye nuestros ruegos, pero el perdón y la reconciliación nos abren el camino al corazón de Dios. El perdón es la única manera de sanarnos.  Elegir perdonar es sentir compasión con nosotros mismos, es dejar que se marche el resentimiento y declarar: ya basta, no me hago más daño, no vuelvo a ser juez en contra de mí mismo, no volveré a maltratarme, no volveré a ser la víctima.

Al perdonarnos desaparecerá el autorechazo de nuestra mente. Empezaremos a aceptarnos, y el amor que empezamos a sentir por nosotros será tan fuerte, que al final acabaremos aceptándonos por completo como somos.  Así comienza la libertad en los seres humanos y el perdón es la clave.

Para saber si he sido capaz de perdonar a alguien debo fijarme en la actitud que asumo frente a la persona perdonada y las reacciones emocionales que aparecen en mi.

Cuando alguien me toca lo que antes eran heridas para mi y ya no siento dolor, entonces sabré que realmente he perdonado.

El gran problema de los seres humanos es perder el control de las emociones y dejarse manejar por ellas.

Padre Celestial: Yo sé que el rencor es un pecado que me separa no sólo de mis semejantes sino también de Ti. Quiero ser libre del rencor, por eso recibo de Ti el poder de perdonar a los que me han hecho mal. Bendícelos, Señor, y glorifícate en mi vida, en el Nombre de Jesús. Amén.

 

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad