Publicidad
Jue Mayo 25 2017
23ºC
Actualizado 10:03 pm

El principio y el fin de una propuesta | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2010-01-29 05:00:00

El principio y el fin de una propuesta

Cuando en la d茅cada del 60 hab铆a diversas manifestaciones de rebeld铆a, unos j贸venes se met铆an de lleno en los meandros del existencialismo y otros apuntaban al marxismo en sus diversas manifestaciones tem谩ticas. Los ide贸logos de la izquierda eran unos excelentes puritanos, criticaban la corrupci贸n gubernamental, atacaban con severidad la drogadicci贸n,聽 a los traficantes y ten铆an una moral muy recia que llamaban revolucionaria. Empezaban el ELN y las Farc con un andamiaje doctrinario que f谩cilmente compet铆a con el fundamentalismo cristiano. As铆 empez贸 todo, pero ellos nunca otearon que muchos a帽os despu茅s esas organizaciones revolucionarias se alimentar铆an de la droga.
El principio y el fin de una propuesta

El se帽or Isidro Carre帽o, funcionario del gobierno en San Juan Bosco de la Verde hace muchos a帽os, organiz贸 un sistema de protecci贸n a los campesinos que evitara las avanzadas de los alzados en armas. Ese hombre delgado y peque帽o nunca pens贸 que a帽os despu茅s esa precaria organizaci贸n campesina terminara al lado de traficantes y se convirtiera en uno de los aparatos de delincuencia m谩s grandes del mundo. Hoy todas las organizaciones de seguridad luchan contra la llamada parapol铆tica y contra las organizaciones revolucionarias. Estos controles severos tienen un comienzo, pero nunca se sabe cu谩nto duran y cu谩l ha de ser su final. Muchas veces el remedio resulta peor que la enfermedad.

Es por eso que seguramente con buena voluntad, la idea del gobierno actual de organizar unos informantes entre la juventud es un sistema que requiere de mucha reflexi贸n. De entrada, podemos decir que es muy peligroso. Poner a los j贸venes estudiantes a enfrentarse a las mafias organizadas, es meterlos en el conflicto. Es vincularlos a algo de lo cual ya forman parte, as铆 sea tangencialmente. Es llevar a la juventud a un moderno paramilitarismo, con todas sus secuelas de horror y de fundamentalismo.

Es preciso entonces que el mismo Gobierno, la Procuradur铆a, el Defensor del Pueblo y el Congreso tomen partido y hagan un exhaustivo an谩lisis de esta propuesta, porque no podemos a帽adir a los males que aquejan a la Rep煤blica uno m谩s. Esos informantes pueden volverse peligrosos y los delincuentes tambi茅n pueden apuntar contra ellos convirti茅ndolos en verdaderos chivos expiatorios.

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad